Historia de España, M Pidal

Tags: Jaime I el Conquistador, Fernando III, la Historia, Marco Aurelio, Pablo de Tarso, Roma, Navarra, gente de la calle, condado de Barcelona, ciudad de Barcelona, Jimenez Losantos
Content: historia espaсa I Cesar Vidal, Jimenez Losantos (2011)
www.ebooksparatodos.com www.ebooksparatodos.com Prуlogo No siempre resulta fбcil trazar con exactitud el momento en que nace un libro. No es el caso del que ahora el lector sostiene entre sus manos. Fue en el verano de 2006, en Miami, estado de Florida. Federico Jimйnez Losamos y yo habнamos quedado para tomar un cafй y, de paso, para comentar algunos aspectos de la siguiente temporada de radio en COPE. Fue entonces cuando Federico tuvo la idea --que me sugiriу inmediatamente-- de que me ocupara de una secciуn de Historia en su programa de la maсana. La finalidad serнa acercar la Historia de Espaсa --tan maltratada en las ъltimas dйcadas -- a la gente de la calle y, de manera muy especial, a aquellos que mбs la desconocнan; es decir, a los que
estaban llegando por millones a Espaсa, a los que estaban recibiendo el pasaporte espaсol y, de manera muy especial, a esas generaciones que llevan padeciendo desde hace aсos --demasiados -- la LOGSE, que tanto daсo ha causado a nuestra naciуn en tйrminos culturales y educativos. Habнa pensado tambiйn Federico que la aproximaciуn a la Historia fuera lo mбs sencilla y accesible que imaginar-se pueda. Para ello, se le habнa pasado por la cabeza que estuviera articulada en torno a preguntas sencillas y respuestas no www.ebooksparatodos.com menos simples, al estilo del catecismo para niсos o, mejor todavнa, de la Enciclopedia Бlvarez con la que se educaron generaciones de espaсoles. «De esa manera --de-cнa Federico--, se puede preguntar quiйnes eran los fenicios y tъ podrнas dar una respuesta sencilla, de йsas que se les quedan a los niсos y tambiйn a los adultos.» Fue asн cуmo empecй a preparar, ya en aquel hъmedo verano de Miami, las primeras entregas de Historia de Espaсa para inmigrantes, nuevos espaсoles y vнctimas de Li LOGSE. Las emisiones se iniciaron en septiembre de 2006
precedidas por las notas de Resistirй, una extraordinaria canciуn del Dъo Dinбmico, con la que Federico deseaba poner de manifiesto el espнritu que nos movнa. Frente a la supina ignorancia derivada del sistema educativo, a la descarada falsificaciуn de la Historia impulsada por la iz-quierda y, sobre todo, por los nacionalistas, y al proceso creciente de desertizaciуn cultural, deseбbamos seсalar que нbamos a resistir con todas sus consecuencias con valor, decisiуn, verdad y, de manera muy especial, cultura. En este volumen estб recogido el primer medio centenar de episodios, aquellos que van desde los primeros pobladores de Espaсa hasta los Reyes Catуlicos. No se trata --nunca insistiremos bastante -- de una Historia para eruditos sino para aquellos que no la conocen o que desean recordar lo que aprendieron en la йpoca de su infancia. Y no quiero entretenerlos mбs. Estos primeros siglos de Historia de Espaсa --Espaсa, quй bien suena... Si hasta parece que a uno se le ensancha el alma-- les estбn esperando. www.ebooksparatodos.com
CЙSAR VIDAL Miami-Madrid, verano de 2006-verano de 2008. www.ebooksparatodos.com Cuбndo, cуmo y por quй viene al mundo
este librito Seamos breves tambiйn en la introducciуn de este volumen que, de puro conciso, se limita a medio libro. El otro medio, la Historia de Espaсa desde los Reyes Catуlicos a estos dнas oscuros que vivimos, estб en el telar y, si nada se tuerce, vendrб al mundo a hacerle compaснa a su hermanito siamйs el aсo que viene. Hablemos pues de su origen y modestas aventuras hasta que el lector lo haga suyo, espero que tras haberlo pagado. Cйsar ya ha explicado el cuбndo. Fue hace casi dos aсos, en uno de esos veranos miamenses que permiten quedarse leyendo en la nevera (aire acondicionado do-mйstico al modo floridano) un mes entero sin necesidad de excusarse. Pero el cуmo de ese cuбndo era mбs complicado. Yo habнa imaginado dos versiones posibles: en Libertad Digital TV o en la COPE. Preferн la radio porque es mбs sencillo tйcnicamente y nunca puede saberse si un programa funcionarб. Para ser sincero, dirй que sуlo estaba seguro al noventa por ciento. Pero siempre hay un diez por ciento de albur y, si no, en la COPE nos lo inventan. Desde 1991, cuando los nбufragos de Antena 3 Radio llegamos a esta
cadena, siempre se dice lo mismo: «Los programas van mal y este aсo... es el ъltimo.» Cйsar y yo terminбbamos el contrato en junio y, por supuesto, tambiйn ese aсo era el ъltimo, asн que decidi-mos desafiar nuestro destino laboral. Empezarнamos la Breve Historia en la COPE. Si seguнamos en ella, la com-pletarнamos (Dios mediante, aсade siempre Cйsar) en dos o tres aсos. Si salнamos de la COPE, continuarнamos la serie en Libertad Digital TV. Y si tambiйn se cerraba esa ventana, en otro sitio. Y si no, tiempo habrнa. Y si tampoco habнa tiempo, al menos habrнamos pasado un aсo haciendo dos cosas que nos gustan. A mн, hacerme preguntas sobre la Historia de Espaсa; y a Cйsar, contes-tarlas. O a Cйsar que se las pregunten y a mн que me las contesten, y, de propina, al modo periodнstico antiguo: con derecho a repregunta. En la radio, lo normal es que salga bien lo que haces a gusto, sea por el asunto tratado, los participantes e incluso la hora, si el programa es largo. «Lo de Cйsar» irнa a las diez y media aproximadamente, tras las dos horas de tertulia polнtica, las noticias de las diez y їQuй me pasa, doctor? Y es uno de esos programas que ni siquiera
tienes que preguntar si van bien: van bien. Dos cosas pueden resultar chocantes: la fуrmula elegida de preguntas brevнsimas y respuestas breves (de ahн la Breve Historia...) y, antes aъn, la inclusiуn en el tнtulo de los supuestos destinatarios del programa: inmigrantes, nuevos espaсoles y vнctimas de la LOGSE, que tambiйn fue evolucionando conforme iba perfilando el proyecto con Cйsar. Primero fueron los «inmigrantes», que llegaban por millones a nuestro paнs en un fenуmeno sin precedentes en toda nuestra Historia y que, en cualquier naciуn digna de ese nombre, obliga a los indнgenas a explicar de forma sencilla en quй paнs estбn y cуmo ha llegado a ser, que es la primera escuela de ciudadanнa. Al constatar que el fenуmeno no era como el de los dos millones de espaсoles que fueron a trabajar a Alemania con contrato de trabajo en la dйcada de 1960 y que volvieron casi todos, sino una gigantesca oleada al modo iberoamericano en los Estados Unidos, creн necesario aсadi «nuevos espaсoles», porque era visible que casados antes de llegar a Espaсa o una vez aquн, ellos querнan, sin dejar sus orнgenes, ser espaсoles y que lo fueran sus hijos.
Pero, ay, esos espaсolitos con dodotis tropezarнan inevi-tablemente con la mala educaciуn pъblica y privada de la que la LOGSE es sнmbolo y modelo nefasto. Asн que a ellos tambiйn irнa destinado el libro. El modelo peda-gуgico de preguntas y respuestas para aprender cualquier materia ha sido utilizado durante siglos, si no milenios, para llegar al mayor nъmero posible de personas, desde la mбs tierna infancia o a pesar del analfabetismo generalizado. Aun sin leer, se trata de grabar en la me-moria, cuanto mбs virgen mejor, preguntas pensadas para contestarse durante toda la vida, como «saberes» indiscutibles ya ancestrales. El mбs popular y democrбtico de todos era el Catecismo catуlico, tan eficaz que en los orнgenes de nuestra andadura como rйgimen liberal, hace ya dos siglos, procreу los «catecismos patriуticos», que usaron ese modelo para extender a todos los espaсoles (tres de cada cuatro eran analfabetos, como sucedнa en casi todos los grandes paнses civilizados, pero no tontos) los nuevos principios de la vida pъblica que no se oponнan, o no del todo, a los antiguos, pero sн matizaban o ampliaban lo que era Espaсa y lo que debнan ser sus hijos. Digan lo que digan los filуsofos, en la enseсanza lo
propio de la pregunta es la respuesta. La fуrmula milenaria es la de la educaciуn misma. Nace de la humildad de preguntar lo que no se sabe y desemboca en la humildad de contestar la pregunta, pero sуlo йsa, sin extenderse ni adornarse mбs. Y asн, interminablemente. A ningъn niсo le cansa repetir las preguntas --en una йpoca de la infancia es la criatura quien cansa a los padres-- ni que le repitan las respuestas sobre su origen: cuбndo naciу, a quй hora, si llovнa o habнa sol, quiйnes fueron sus padres, cуmo se conocieron, cуmo se casaron y, sobre todo, cуmo su madre lo trajo al mundo y quй hizo йl al llegar. En esa epopeya, no por repetida menos importante, son continuas, obsesivas, las preguntas sobre la madre y el idilio que desembocу en su milagrosa llegada al orbe. Y йse es, a mi juicio, el origen de la curiosidad: quй hacemos aquн, cуmo hemos llegado, en quй sitio hemos caнdo. Y como Espaсa es, histуricamente hablando, nuestra madre, nos interesa todo lo que en su vida le haya sucedido. Nunca cansa preguntar sobre sus cosas ni nos aburre que nos las cuenten, porque, al fin y al cabo, preguntar por ella es preguntar por nuestra propia vida. Aclararй un aspecto tйcnico pero relevante en la ela-
boraciуn de este libro. El programa semanal partнa nor-malmente de cuatro o cinco preguntas con un guiуn de las respuestas preparado por Cйsar. Luego, ese diбlogo se alargaba mбs o menos segъn los dнas, el asunto tratado, el lнmite de tiempo impuesto por la publicidad de esa semana y otros albures imprevisibles. La disyuntiva que se nos planteу era transcribir literalmente los programas de radio, con el diбlogo no preparado entre Cйsar y yo, o limitarnos en lo esencial a los guiones de Cйsar para hacer un libro lo mбs breve posible. Yo creo que la segunda opciуn es la buena, asн que ha habido una primera versiуn del conjunto de los guiones de Cйsar, que incorporaba algunos diбlogos nuestros al final, pero que ha sido revisada por mн hasta no dejar casi ninguno. A cambio de podar mis apariciones, me he preocupado por buscar una ilustraciуn o dos para cada capнtulo, aunque luego la editorial harб con ellas lo que crea oportuno. Sinceramente, creo que es la fуrmula que mejor sirve a nuestro propуsito divulgador, la que resume mejor los contenidos a costa de las anйcdotas y los coloquialismos de la radio. Es responsabilidad mнa. Tiempo habrб para rescatar en CD o DVD los programas en directo y escucharlos
en casa o en el coche. Durante muchos siglos, sin duda los cinco ъltimos, pero podrнamos decir diez, quince o hasta veinte, Espaсa ha tenido una poblaciуn muy homogйnea en lo racial, religioso y cultural, hecho llamativo dada su situaciуn geogrбfica. Aunque hoy, para destruir la idea misma de naciуn espaсola, se hable de su pluralidad lingьнstica, religiosa o racial, lo que sorprende al asomarse a su historia es lo contrario. Cуmo pasa de encrucijada a solar, de caos disperso a unidad mбs o menos ordenada, pero siempre conservando unos rasgos bбsicos, en lo polнtico, lo religioso y lo cultural. ЎDos mil aсos se dice pronto! El noventa por ciento de las naciones que se sientan en la ONU apenas pasan de doscientos. Aunque sуlo fuera por esa singularidad, ya valdrнa la pena estudiar la Historia de Espaсa, rica, escalofriante, trascendente, asombro-sa como pocas. Vayamos ahora con los dedicatorios de este libro, que en principio fueron los nuevos espaсoles inmigrados y sus hijos. En una dйcada, Espaсa ha pasado de 30,5 millones de habitantes a 45 millones, entre un 15 o 20 por ciento mбs. Y no por aumento de la base demogrбfi-ca tradicional, blanca y catуlica, sino por la llegada ma-siva de gente de muy distinta
raнz geogrбfica, racial, religiosa y cultural. Son africanos negros y moros, asiбticos chinos e hindъes, iberoamericanos blancos o mestizos, eslavos y europeos del Este que han cambiado de raнz el paisaje humano de nuestras calles, empezando por las grandes ciudades y sus barriadas, pero llegando en poco tiempo hasta el ъltimo rincуn de la penнnsula Ibйrica y de sus archipiйlagos. Y como casi todas estas personas y sus descendientes han llegado Para quedarse, es preciso explicarles quй ha sido, quй es y quй puede ser esta patria comъn, esta tarea a la que llamamos «Espaсa». En esta primera parte del libro, desde el aсo 3000 a. de J.C. --cuando suele fecharse la civilizaciуn tartйsica y la fundaciуn de Cбdiz, primera ciudad de Europa--, hasta la gran recreaciуn de Espaсa por los Reyes Catуlicos, a caballo entre los siglos xv y xvi, se explican los rasgos esenciales de una naciуn que desde entonces se convierte en actor del devenir universal, sobre todo americano y europeo, pero tambiйn africano y asiбtico. Lo mбs llamativo, a mi juicio, es el afбn de continuidad de un proyecto que se define en torno a la civilizaciуn romana y el cristianismo, que adquiere perfil propio en el siglo iv con Teodosio, que cuaja nacionalmente en el reino
visigodo --siglos v - v i i i -- y que tiene su aurora apologйtica en el Laus Hispaniae, de Isidoro de Sevilla, aquн reproducido. En cifras, podrнamos decir que en Espaсa lo romano supone nueve siglos --dos de conquista a sangre y fuego de primitivas y belicosas tribus peninsulares, cinco de fecunda civilizaciуn romana, cristiano-romana realmente desde el siglo n, oficialmente desde el siglo iv-- y otros dos siglos de continuidad romano-visigуtica. La Reconquista son siete siglos de durнsima resistencia y re-construcciуn de esa Espaсa romana y cristiana frente al mбs devastador poder militar de la йpoca, el de los musulmanes. La magna obra de los Reyes Catуlicos es el co-lofуn lуgico de esa epopeya secular de continuidad nacional y tambiйn el meditado desarrollo de la que serнa una formidable expansiуn universal de lo espaсol. Si en tйrminos de civilizaciуn datable abordamos mбs de dos milenios y medio, y en tйrminos rigurosamente histуricos mбs de mil setecientos aсos, es eviden-te la enorme complejidad y a veces la oscuridad en muchos lances y trances de nuestra historia. Sin embargo, cuando no estб clara una cosa; cuando un personaje o una supuesta hazaсa no son lo que se cree, se aclara la verdad; y cuando
algo viene siendo objeto de disputa pero hay forma seria de despejar las dudas, se hace. En particular, hay algunos capнtulos en los que se abordan las invenciones y supercherнas de los separatistas sobre la Historia de Cataluсa, Galicia o el Paнs Vasco y sobre la Historia comъn de Espaсa. Como apunta Cйsar en su «Prуlogo», йsa es una de las razones, o mejor, de las necesidades intelectuales y cнvicas que nos han llevado a este esfuerzo de divulgaciуn semana tras semana. Si cada dнa se miente descaradamente sobre nuestro pasado co-mъn, Ўquй menos que desmentir esas trolas un dнa de cada siete! Pero hemos tratado siempre de no caer en la idolatrнa contraria, dando lo malo por bueno por el simple hecho de ser espaсol. Si todo fuera color de rosa no serнa magnнfico ni milagroso; serнa, sencillamente, falso. Pero tanto los jуvenes a los que no se les enseсa Historia de Espaсa o se les enseсa mentida, los inmigrantes que han unido su suerte a la de esta viejнsima naciуn en apuros y, en fin, todos los nuevos espaсoles que lo son o quieren serlo hallarбn, creo, en estas pбginas pruebas fehacientes de lo que su
propia vida demuestra: nada estб nunca decidido ni resulta irreversible en los procesos histуricos. Todas las vidas, afanes y voluntades son relevantes, aparte del sagrado бmbito personal, en la historia co-mъn. No existe un proceso --y aquн lo vemos en el caso de la Reconquista-- que no estй sujeto a los cambios impuestos por las personas, tanto en procesos bien pensados como en las improvisaciones fulgurantes, tanto en las genialidades como en las flaquezas, abulias y cancela-ciones. La Historia puede ser cambiada, aunque no deberнa ser reescrita, por sus protagonistas, y pocas lo demuestran tanto como la de Espaсa. En fin, ojalб los lectores saquen de este libro la enseсanza de que, en la torcida naturaleza humana, no hay fuerza mayor que la libertad individual abriйndose camino entre la libertad o tiranнa de los demбs. Йsta es, sigue siendo, la raнz de la Historia de Espaсa. Pero toda nuestra Historia milenaria y prodigiosa valdrнa poco, mбs allб del escarmiento, si no sirviera a la causa de la libertad individual de cada uno, del ъltimo reciйn llegado, del que acaba de nacer. Federico Jimйnez Losantos
CAPНTULO I Los primeros pobladores de Espaсa Cйsar, hoy empezamos esta nueva secciуn destinada a la Historia de Espaсa para inmigrantes, nuevos espaсoles y vнctimas de la LOGSE. їPor dуnde empezamos? Algunos autores hablan de Atapuerca, de los primeros humanos que anduvieron por aquн. їCuбl es tu opiniуn? Para ser sinceros, hay que seсalar desde el principio que en Atapuerca no comienza nuestra Historia. Hay que diferenciar con mucha claridad entre Historia y Prehistoria e incluso entre Prehistoria y paleontologнa. Para el paleontуlogo, deberнamos comenzar nuestro relato en la sierra burgalesa de Atapuerca donde en 1976 Emiliano Aguirre descubriу la sima de los huesos y, en 1994, Carbonell, Bermъdez de Castro y Arsuaga, la Gran Dolina. Se trata de yacimientos que
han sido fe-chados hace trescientos mil aсos y hace casi ochocientos mil respectivamente. Sin embargo, no podemos hablar de Historia ya que no contamos con documentos de ca-rбcter fehaciente y, por otro lado, es obvio que los hombres de Atapuerca no escribнan. Entonces la Historia estarнa relacionada con la escritura... En un sentido estricto, sн. Antes de la escritura, tenemos, como mucho, Prehistoria. їY cuбndo comienza «nuestra» Prehistoria? De manera convencional se suele decir unos cincuenta mil aсos antes de Cristo, cuando algunos hombres primitivos entraron por el Pirineo. En torno al 10000-14000 a. de J.C. ya contamos con extraordinarias muestras artнsticas en Altamira, junto a Santillana del Mar, en Cantabria. Sin duda, esos aportes resultan relevantes, pero para el historiador, en un sentido exacto, nuestra Historia comienza con lo que denominamos de los primeros pobladores.
їY quiйnes fueron los primeros pobladores de Es-paсa? Con esa pregunta comenzaban algunos de los manuales de nuestra infancia. Como recordarбn muchos, los primeros pobladores fueron los iberos y los celtas que se asentaron en la penнnsula Ibйrica unos mil aсos antes de Cristo. їY quй sabemos de los iberos y de los celtas? De los celtas sabemos que vinieron por el Pirineo y quizб sucediera lo mismo con los iberos, que entonces procederнan del Cбucaso. Sin embargo, en este caso concreto, algunos autores sostienen que los iberos eran de origen africano. Los iberos --algunos prefieren hablar de «complejo ibero»-- se asentaron grosso modo en Levante y Aragуn, mientras que los celtas se establecieron en Galicia y Portugal. Iberos, celtas... їY quiйnes fueron los celtнberos? Los celtнberos fueron fruto de la fusiуn de celtas e iberos en El Centro de la penнnsula Ibйrica hacia el
700 a. deJ.C. De ellos se originaron pueblos como: · los carpetanos, asentados en la cuenca dEl Tajo; · los arйvacos, al norte, que tenнan su capital en Numancia; · los vetones, a los que debemos los famosos toros de Guisando; · los oretanos, establecidos en sierra Morena; · los vacceos, situados en la cuenca del Duero. Ademбs, en el norte estaban tambiйn los astures, los galaicos y los cбntabros, asн como los vascones. Todo ello sin referirnos al reino de Tartesos. їEran los vascones una raza diferente como preten-den algunos? Pues a riesgo de desilusionar a algunos, lo cierto es que los vascones eran tan iberos como los iberos de otras partes de Espaсa. En esa йpoca, los vascones ocupaban lo que ahora es Navarra. Por lo que se refiere a las Provincias Vascongadas, en ellas no
habнa vascones. Por el contrario, estaban ocupadas por vбrdulos, caristios y autrigones, que eran cбntabros. Resumiendo, que los vascones no eran de una raza diferente. A decir verdad, los autores clбsicos des-criben a todos los habitantes de la penнnsula Ibйrica dota-dos de unas caracterнsticas comunes. їCuбles eran esas caracterнsticas? Pues merece la pena recordarlas porque volveremos a encontrarlas en los milenios siguientes de la Historia de Espaсa. En primer lugar, el heroнsmo en el combate que explica que muchos ejйrcitos extranjeros desearan contratar a los nativos como mercenarios. En segundo lugar, estaba su amor por La Independencia. Y a ello hay que aсadir que eran pasionales (mбs que racionales), in-dividualistas, insolidarios con otros pueblos hispanos --algo para reflexionar hoy-- y muy creyentes en el mбs allб. їY de esa йpoca no tenemos algъn personaje histуrico? Con discusiones --porque algunos lo consideran
legendario-- tenemos a Argantonio, rey de Tartesos. їQuй sabemos de Tartesos y de Argantonio? Tartesos fue la primera civilizaciуn de Occidente. Estaba situada en Espaсa y procedнa, muy posiblemente, de la cultura megalнtica del suroeste espaсol. Comprendнa, grosso modo, las provincias de Huelva, Sevilla y Cбdiz. Tartesos tuvo influencia fenicia e incluso posiblemente egipcia. Por la Biblia sabemos que Salomуn (siglo x a. de J.C.) comerciу con ella y tambiйn tenemos referencias en la estela de Assarhadуn del siglo vil a. de J.C. y en el profeta Ezequiel en el siglo vi a. de J.C. Gobernada por una monarquнa sujeta a leyes de extraordinaria antigьedad, conocemos los nombres de sus reyes mitolуgicos como Geriуn --cuyos bueyes robу el hйroe griego Hйrcules en uno de sus «trabajos»--; Norax, su nieto, que conquistу Cerdeсa; Gбrgoris, primer rey de la segunda dinastнa de Tartesos, inventor de la api-cultura y el comercio; y Habis (y no Habidis), hijo bastardo de Gбrgoris, que decretу las primeras leyes, dividiу la sociedad en siete clases y prohibiу el trabajo a los nobles. Mбs base histуrica tiene el dato de que, segъn
Herуdoto, en el siglo v a. de J.C., una nave griega, procedente de Focea y mandada por Colaios de Samos, llegу al reino de Tartesos. Fue allн donde encontraron a Argantonio. Teуricamente, habrнa nacido en el 670 a. de J.C. y habrнa sido coronado en el 630 a. de J.C. Su fallecimiento habrнa tenido lugar en el 550 a. de J.C. cuando contaba ciento veinte aсos que, por cierto, es la edad dorada de los Patriarcas en el Antiguo Testamento. No son datos indiscutibles sino algo mнticos. їQuй relaciones tuvo Argantonio con los griegos? Al parecer, les dio dinero para construir una muralla contra los ataques persas y ademбs les ofreciу quedarse en su reino. De ese encuentro, procederнa la colonia que los griegos establecieron en Mainake, en Mбlaga. Estarнamos ya hablando de los primeros colonizadores de Es-paсa, pero eso tenemos que dejarlo para un capнtulo posterior. CAPНTULO II
Los primeros colonizadores: fenicios y griegos
En el capнtulo anterior nos referimos a la creaciуn de la sнn-tesis celtнbera que transcurriу en paralelo con el establecimiento de las primeras colonias en Espaсa: Ўas de fenicios y griegos. їQuiйnes eran los fenicios? Eran un pueblo semita establecido en lo que ahora conocemos como el Lнbano. De carбcter eminentemen-te comercial, se lanzaron al mar y establecieron colonias por toda la cuenca del Mediterrбneo. Espaсa, con sus costas y sus materias primas, no podнa ser una excepciуn. Y no lo fue. їCuбndo llegaron a Espaсa? En torno al siglo xn a. de J.C. Es muy posible que con ellos llegaran tambiйn los primeros judнos que se establecieron en la penнnsula Ibйrica. їDуnde se establecieron los fenicios? En primer lugar, en Gadir, la actual Cбdiz que, no lo olvidemos, se convirtiу en la primera ciudad de
Europa mucho antes que Roma o Atenas. La excepciуn a esa primacнa la presentarнa Tartesos, pero no ha llegado hasta nuestros dнas, como Cбdiz. їEstuvieron mucho tiempo los fenicios en Espaсa? Casi un milenio. En Cбdiz, por ejemplo, se quedaron hasta el siglo ni a. de J.C., en que fueron desplazados por los cartagineses. їQuй buscaban los fenicios? Fundamentalmente, intercambiar bienes que traнan de Oriente por materias primas como La Plata, el cobre, el oro, el estaсo y las salazones. їY quй nos aportaron aparte del comercio? Mucho. La verdad es que los fenicios han tenido una influencia considerable en nuestra Historia, pero de la que parece no acordarse nadie. Por ejemplo, les debemos el alfabeto, que tiene una importancia extraordinaria en la Historia de la cultura humana. Pero ademбs, les debemos la agricultura y la ganaderнa avanzadas --como la producciуn del aceite de oliva, el pastoreo y los sistemas de cultivo
e irrigaciуn--, la metalurgia, la navegaciуn, la industrializaciуn de con-sumo y el comercio. Con toda justicia se puede decir que antes de los romanos --a los que tanto debemos-- y de los бrabes --a los que ya veremos que no les debemos prбcticamente nada-- estuvieron los fenicios y que su aportaciуn resultу extraordinaria. Bueno, los griegos sн sabemos quiйnes fueron --o, al menos, eso esperamos--, pero їcuбndo llegaron a Espaсa? Como los fenicios, eran otro pueblo mediterrбneo -- aunque no semita, sino ario-- tambiйn volcado al mar y al comercio. A la penнnsula Ibйrica llegaron entre los siglos VIII y vil a. de J.C. De hecho, la polis griega Focea tuvo tratos con Argantonio. їDуnde se establecieron? En las Baleares, Levante y el Estrecho, todas йstas eran zonas estratйgicas. Entre las ciudades que fundaron se en-cuentran Ampurias, una palabra que
viene del tйrmino griego Emporion y que ha dejado en castellano la palabra «emporio»; tambiйn Rosas y Akra Leuka (Alicante). Es muy posible que los йxitos griegos estuvieran muy relacionados con la alianza que establecieron con el reino de Tartesos. Los vнnculos debieron de llegar a ser muy estrechos, porque cuando los griegos sufrieron la derrota de Alalia, a mediados del siglo vi a. de J.C., sonу la hora final de Tartesos. їQuй nos aportaron los griegos? A decir verdad, menos que los fenicios. Las colonias griegas fueron, por regla general, una prolongaciуn de Grecia en el extranjero, pero no da la sensaciуn de que esa circunstancia se repitiera en Espaсa con tanta fuerza. Sin embargo, nos dejaron dos grandes legados. En primer lugar, el nombre de Iberia referido como una unidad a la penнnsula Ibйrica y sus habitantes, y ademбs, la moneda, un aporte ciertamente extraordinario.
CAPНTULO III
Los cartagineses. Cartago conquista Espaсa (I): Amнlcar Barca Entre las colonias establecidas por los fenicios en la cuenca del Mediterrбneo destacу Cartago. De hecho, con El Paso del tiempo, Cartago acabу convirtiйndose en una potencia ma-rнtima que superу a los fenicios y a los mismos griegos. Los cartagineses aparecieron por nuestras costas siguiendo el paso de los fenicios y buscaban, al principio, sуlo determinados productos locales. Sin embargo, pronto concibieron la idea de conquistar su suelo. Fueron los primeros de una larga lista de invasores. їPor quй decidieron los cartagineses conquistar la Penнnsula? La razуn se encuentra en el enfrentamiento entre Roma y Cartago. De la primera guerra pъnica (264241 a. de J.C.), Cartago emergiу derrotada y con la obligaciуn de abonar una indemnizaciуn a los vencedores. Para resarcirse de las pйrdidas de ese conflicto, ya
no bastaba con el comercio con Espaсa, sino que habнa que hacerse con sus muy importantes materias primas. їCуmo se iniciу la conquista? La empezу uno de los grandes militares cartagineses, Amнlcar Barca, que partiendo de Gadir, consiguiу hacerse con el control de Turdetania. їCуmo transcurriу la conquista? Tras asegurarse la Turdetania, Amнlcar fundу una factorнa cerca de la Antigua Akra Leuka como desafнo a Roma y a los griegos. Fue precisamente en ese momento cuando Roma insistiу en que detuviera su avance por Levante. Lo consiguiу (231 a. de J.C.) en ese aspecto concreto, pero no pudo impedir el avance cartaginйs. De hecho, Amнlcar tomу entonces Elche (Hйlike) y se enfrentу con el ibero Orisуn. Tras vencerlo, fundу Cartagena, que en cartaginйs se denominу Kart Hadasht, es decir, «la ciudad nueva». Aquellos avances acentuaron la inquietud de Roma,
que concluyу un tratado con Cartago en virtud del cual ambas partes se comprometнan a no pasar del rнo Ebro (Iberus). Fue en el 228 a. de J.C. їCуmo consiguieron imponerse los cartagineses? Fundamentalmente, por la divisiуn de los hispanos. Como tendremos ocasiуn de ver, los hispanos unidos siempre fueron un enemigo formidable para los ejйrcitos invasores, pero desunidos constituнan una presa relativamente fбcil. A pesar de sus йxitos, los cartagineses, sin embargo, no consiguieron permanecer en Espaсa, pero de ello hablaremos en el prуximo capнtulo. CAPНTULO IV Cartago conquista Hispania (II): Anнbal En el capitulo anterior vimos cуmo Cartago y Roma se en-frentaban en una verdadera guerra mundial por el control del Mediterrбneo. Ahora nos vamos a
ocupar de cуmo Es-paсa se vio involucrada en esa guerra. Lo harнa de la mano de uno de los grandes genios militares de la Historia: Anнbal. їQuiйn era Anнbal? Era cartaginйs e hijo de Amнlcar Barca que, siendo niсo, le obligу a jurar odio eterno a los romanos. La relaciуn de Anнbal con Espaсa fue muy estrecha desde el principio de su vida. Asн, desde los nueve aсos, Anнbal viviу en Espaсa e incluso contrajo matrimonio con Himilce, una princesa ibйrica de Cбstulo. He visto su estatua en Linares. Y en Teruel conocн a una Himilce. Algo se la recuerda. їCuбndo empezу la carrera de Anнbal? Cuando, en el 222 a. de J.C., el general cartaginйs Asdrъbal fue apuсalado por un ibero que deseaba vengar a su jefe, Anнbal --con tan sуlo veinticinco aсos-- se convirtiу en jefe de las fuerzas de Cartago en Espaсa. Su carrera militar resultу verdaderamente fulgurante. En el 221 a. de J.C., Anнbal venciу a los olcades. En
el 220 a. de J.C. entrу en los valles del Duero y del Tajo y tomу Helmбntica (Salamanca) y Arbucala (Toro). Sin embargo, lo que perseguнa el cartaginйs no era sуlo controlar Espaсa sino vencer a Roma, la potencia enemiga de su patria. їCуmo se iniciу La guerra entre Cartago y Roma? La iniciу Anнbal cuando atacу Sagunto en la primavera del 219 a. de J.C. Se trataba de una ciudad protegi-da por Roma y pretextando que iba a terciar en un conflicto entre esta ciudad y los turboletas, que entonces habitaban tu tierra, Teruel, Anнbal se dirigiу contra ella. Sin embargo, contra lo que habнa esperado Anнbal, Sagunto resistiу. їPor quй resistiу Sagunto? Por varias razones. Era una ciudad prуspera, amaba la independencia y confiaba en Roma con la que tenнa suscrito un pacto de devotio. їQuй pasу despuйs de Sagunto?
Con setenta mil infantes, doce mil jinetes y unas docenas de elefantes, Anнbal se dirigiу hacia Roma. A esas alturas, hay que tenerlo en cuenta, la mayor pane de su ejйrcito era hispano. Tras conquistar fulminantemente los territorios de lo que siglos despuйs serнa Cataluсa, Anнbal entrу en el valle del Rуdano y cruzу los Alpes. Durante los aсos siguientes derrotу a las legiones romanas en Tesino, Trebia, Trasimeno y Cannas y estuvo a punto de conquistar Roma, pero, al fin y a la postre, Cartago fue derrotada a en aquel enfrentamiento y fue Roma la potencia que marcу la Historia posterior de Espaсa. їQuй significу el final de la presencia cartaginesa en Espaсa? La entrada en una уrbita cultural diferente, la romana, nuestro destino quedу desvinculado del Oriente y del Norte de Бfrica donde se asentaba Cartago que se vio ligado a Roma, una civilizaciуn europea que habнa absor-bido y heredado la grandiosa cultura griega. Pocos acontecimientos han tenido tanto peso sobre nuestra historia.
CAPНTULO V Los inicios de la pax romana En el capнtulo anterior nos referimos a las hazaсas de Anнbal en Espaсa. Ahora nos detendremos en la reacciуn de Roma a la estrategia de Anнbal y los resultados que tuvo. Para ello resulta indispensable detenernos en uno de los militares mбs importantes de la Historia universal: Publio Cornelio Escipiуn. їQuiйn era Escipiуn? Era un miembro del clan de los Escipiones, una de las grandes familias de la repъblica romana, pero, por encima de todo, era un genio militar que en nada resultу inferior a Anнbal. їCуmo incluyу Escipiуn a Espaсa en la guerra contra Cartago? Por una extraordinaria visiуn estratйgica. Hasta entonces, Roma habнa combatido infructuosamente a Anнbal que, tras cruzar los Alpes, habнa llevado la guerra a su propio suelo, pero Escipiуn comprendiу
que habнa que acabar con las fuentes de abastecimiento del cartaginйs que se encontraban en Espaсa. Cuando se lograra alcanzar ese objetivo, Anнbal no tendrнa otra salida que la de retirarse a Cartago y entonces Roma podrнa proceder a la invasiуn de la potencia africana y decidir la guerra. їCуmo llevу a cabo esa estrategia Escipiуn? Desembarcу en 209 a. de J.C. en Hispania y a partir de ese momento llevу a cabo una campaсa fulgurante en la que dio muestras sobradas de su talento militar. Primero tomу Cartago Nova (Cartagena) en una operaciуn anfibia extraordinaria. Luego, derrotу en Bailйn a Asdrъbal y venciу a los gaditanos en Hipa (206 a. de J.C.). En pasos ulteriores, derrotу a los ilergetes de Indнbil y Mandonio, se apoderу de Ibiza y concluyу un foe-dus, es decir, un pacto con los pueblos sometidos. De esa manera, Anнbal se vio obligado, carente de suministros, a abandonar la penнnsula italiana y dirigirse a Cartago. Allн Escipiуn se enfrentу con йl y lo derrotу en el 202 a. de J.C., en la batalla de Zama. Lo cierto es, sin embargo, que esa victoria se habнa
forjado previamente en Espaсa. їQuй sucediу tras la victoria romana sobre Anнbal? En el 197 a. de J.C. Hispania se convirtiу en provincia romana. Era el primer territorio en alcanzar esa condiciуn despuйs de Cerdeсa y Sicilia. El territorio de Hispania --que era visto como una unidad-- quedу dividido, por razones administrativas, en Hispania Citerior (la de este lado, al norte del Ebro) y Ulterior (la de mбs allб, al sur del rнo). Por supuesto, el plan de Roma --como antaсo el de Cartago-- era convertir Hispania en un territorio sobre el que asentar a la poblaciуn forбnea y al que explotar. De esa misiуn, se encargarнa precisamente un pretor. Pero, justamente por esa perspectiva, no resulta sorprendente que, apenas obtenida la victoria sobre Cartago, Catуn tuviera que enfrentarse con una sublevaciуn de los hispanos. Logrу sofocarla, pero se trataba del inicio de una prolongada resistencia, la
mбs larga de todas con las que tendrнa que enfrentarse Roma durante su dilata-da Historia. CAPНTULO VI
La pax romana En el capнtulo anterior repasamos cуmo la victoria de Roma en la segunda guerra pъnica (218-201 a. de J.C.) situу a Hispania en El Camino de la romanizaciуn. En esta parte, vamos a detenernos en la manera en que Roma fue extendiendo su dominio sobre Hispania. Para ello resulta indispensable referirnos a Tiberio Sempronio Graco. їQuiйn era Tiberio Sempronio Graco? Fue uno de los personajes mбs relevantes de la Historia antigua de Espaсa. Desempeсу el cargo de pretor en 180 y 179 a. de J.C., y llevу a cabo un gobierno moderado y constructivo. A йl podemos atribuir la explotaciуn del valle medio del Ebro hasta el punto de que algunos autores lo consideran su verdadero descubridor. Persona prбctica, creнa en los beneficios de la romanizaciуn y en la importancia no sуlo de vencer sino, sobre todo, de edificar. Asн, tras convertirse en
el vencedor de carpetanos y celtнberos al pie del Moncayo, decidiу retrasar su triunfo en Roma para dedicarse a construir. A йl debemos, por ejemplo, la fundaciуn de Graco (Grae-cchurris), la actual Alfaro. Se inauguraba asн un perнo-do de la Historia de Espaсa conocido como la Pax Sempronia. їCuбnto tiempo durу la Pax Sempronia:? Se prolongу bastante en un mundo extraordinariamente belicoso como aquйl, ya que se extendiу del 179 al 154 a. de J.C Concluyу por culpa de la rapacidad de los romanos que olvidaron la polнtica inteligente de Graco y se dejaron llevar por la avaricia y el expolio. Por esa razуn estallу una sublevaciуn centrada en dos focos. їCuбles fueron esos focos de resistencia contra Roma? El primero fue Lusitania. Una zona de Hispania que ocupaba parte de Extremadura y Portugal. En el 154 a. de J.C. Lusitania se sublevу acaudillada por Pъnico, al que sucediу Viriato en el 147 a. de J.C.
Alabado como tбctico por Apiano y Frontino, Viriato asestу distintas derrotas a los romanos demostrando que era un caudillo de primer orden. Quizб por eso sabнa que no podнa expulsar totalmente a los romanos de Hispania e intentу llegar a una paz con ellos. Sin embargo, los invasores no estaban dispuestos a consentirlo y sobornaron a tres de sus lugar-tenientes --Audas, Ditalcуn y Minuros-- para que lo asesinaran. Asн sucediу en el 139 a. de J.C., pero los traidores no recibieron su recompensa. Por el contrario, el pretor romano les informу de que «Roma no pagaba traidores». El segundo foco de resistencia fue la zona del Duero, centrбndose de manera muy especial EN LA CIUDAD de Numancia. Su resistencia fue durнsima --por algo deriva de ahн el adjetivo numantino-- hasta el punto de que un general romano tras otro fracasaron ante sus murallas. їCуmo fue aquella guerra? En el 153 a. de J.C., los habitantes de Segeda fueron derrotados por los romanos y buscaron refugio en Numancia. En la primera batalla contra la ciudad, los elefantes que llevaban los romanos a las уrdenes de Fulvio Nobilior se asustaron y se volvieron contra
ellos, lo que provocу su derrota. En el 152 a. de J.C. tuvo lugar el primer asedio de Numancia, que concluyу con un acuerdo con Roma que no respetу el Senado. Se iniciaba asн un largo perнodo de hostilidades que se prolongу durante dieciocho aсos. Finalmente, en el 134 a. de J.C., se hizo cargo de las fuerzas romanas Publio Cornelio Escipiуn Emiliano, apodado «el Africano». Escipiуn restableciу la disciplina y concibiу el plan de someter a un asedio a los numantinos que les obliga-ra a rendirse para lo que, previamente, acabу con sus fuentes de suministros. Finalmente, tras quince meses de asedio, la ciudad cayу, vencida por el hambre, en el verano del aсo 133 a. de J.C. Sus habitantes prefirieron incendiar Numancia y arrojarse a las llamas antes que verse reducidos a la condiciуn de esclavos de Roma. Escipiуn --que asumiу el sobrenombre de Numantino-- regresу a Roma y allн celebrу su triunfo desfilando por las calles con cincuenta numantinos capturados. їPor quй fracasaron los focos de resistencia en Hispania?
Fundamentalmente, por dos razones. La primera fue la desuniуn, ya que unidos los hispanos hubieran resultado invencibles. Buena prueba de ello es que Roma se vio incapaz de sofocar, a la vez, la resistencia de Lusitania y Numancia. La segunda causa de la derrota fue la traiciуn. En un momento determinado, hubo hispanos que prefirieron entregarse al servicio de Roma que resistir la invasiуn. A partir de la caнda de Numancia, la resistencia serнa esporбdica --aunque se prolongarнa nada mбs y nada menos que hasta los inicios del imperio-- e Hispania se verнa convertida en uno de los escenarios donde se decidirнan el destino de Roma y el de la Historia universal. CAPНTULO VII Hispania en la йpoca de las guerras civiles (I): el desarrollo de la
romanizaciуn En el capнtulo anterior nos referimos a los inicios de la romanizaciуn y cуmo provocу resistencias en Hispania en torno a los focos lusitano (Viriato) y celtнbero (Numancia). El resultado de aquellos enfrentamientos fue una integraciуn total de Hispania en la Historia romana y, a travйs de ellay en la universal. Se trataba de una circunstancia que quedarнa especialmente de manifiesto durante las guerras civiles que se tradujeron en el final de la repъblica romana y la proclamaciуn del imperio. їPor quй sufriу Roma una sucesiуn de guerras civiles? Obedeciу a una profunda crisis polнtica que durу mбs de un siglo. De hecho, desde la muerte de Tiberio Sempronio Graco --el 134 a. de J.C., el mismo aсo de la caнda de Numancia-- se produjo un deterioro de la re-pъblica, desgarrada por la lucha entre el partido de los populares --partidario de valerse del apoyo de la plebe y el de los patricios, defensor de los privilegios de las familias romanas mбs antiguas.
La primera guerra civil que se proyectу sobre Hispania enfrentу a Mario con Sila (88-82 a. de J.C.) y la segunda, a Julio Cйsar con Pompeyo (49-45 a. de J.C.) concluyendo con ella la repъblica. їPor quй tenнa importancia Hispania en el curso de las guerras civiles de Roma? Las razones eran varias. En primer lugar, desde hacнa siglos Hispania era una excelente cantera de extraordinarios soldados. Ademбs, tenнa una importancia estratйgica de primer orden y, sobre todo, permitнa la posibilidad de prolongar la resistencia frente a un adversario que fuera, temporalmente, vencedor. Cumplнa asн un papel semejante al que Churchill hubiera otorgado a Canadб si Hit-ler hubiera llegado a invadir Gran Bretaсa. їQuй papel tuvo Hispania en la primera gran guerra civil romana? Hispania se convirtiу en una base de operaciones de los populares desde el momento en que Sertorio decidiу valerse de su territorio para enfrentarse con el patricio Sila. La figura de Sertorio fue verdaderamente excepcional. En el 83 a. de J.C.,
Sertorio era pretor de la Hispania Citerior, lo que aprovechу para alzarse contra Sila. Durante los aсos siguientes, Sertorio pasу por Ibiza, descubriу las Canarias, tomу Tбnger y en el 79 a. de J.C. se enfrentу con йxito con Cecilio Metelo Pнo. Pero no se trataba sуlo de gestas militares. En realidad, Sertorio aspiraba a crear una nueva Roma en territorio hispano, una Roma asentada sobre bases mбs justas que permitiera ademбs que los bбrbaros absorbieran pa-cнficamente los beneficios de su cultura. Durante los aсos 77 y 76 a. de J.C., Sertorio procediу, por lo tanto, a crear un estado romano con hispanos. Estableciу asн un senado y, lo que es mбs importante, la primera universidad espaсola, la establecida en Osea (Huesca). La leyenda afirmarнa que la clave de su йxito se encontraba en la supersticiуn de los hispanos que creнan en que Sertorio recibнa mensajes de los dioses por medio de una cervatilla que le hablaba al oнdo. Personalmente, me inclino mбs por la idea de que el romano supo convencer-los de los beneficios de la cultura y civilizaciуn romanas. їY por quй fracasу Sertorio?
Posiblemente porque no fue demasiado escrupuloso a la hora de escoger a sus aliados. En el aсo 74 a. de J.C. se aliу con Mitrнdates, rey del Ponto y enemigo encarni-zado de Roma, para alcanzar sus objetivos. Ese paso fue interpretado por muchos como una traiciуn y provocу numerosas deserciones. En el 73 a. de J.C. Sertorio se retirу a Osea. Temнa que la derrota le sobreviniera y cayу en un comportamiento paranoico. Fue finalmente asesinado por Perpenna que, como traidor, no fue pagado por Roma. El destino del bando de los populares habнa quedado sellado. їCuбl fue la reacciуn de los hispanos ante la primera guerra civil? Como hemos visto, primero, apoyaron a Sertorio, pero, tras su muerte, acabaron inclinбndose por el bando patricio encarnado en Pompeyo. Fue en el aсo 71 a. de J.C., fundу Pamplona, una ciudad que inmortali-za su nombre.
їCуmo fue la segunda guerra civil en suelo hispano? Vamos a hablar de Julio Cйsar en el prуximo capнtulo, pero podemos adelantar que en Hispania se decidiу la segunda guerra civil. Durante los aсos inmediatamente anteriores, Roma habнa estado gobernada por un triunvirato formado por Craso, Pompeyo y Cйsar (60 a. de J.C.). Cuando tuvo lugar la muerte de Craso (53 a. de J.C.) combatiendo contra los partos, sуlo quedaron dos hombres disputбndose el poder personal sobre Roma. Pompeyo contaba con el respaldo de las viejas oligarquнas republicanas, pero Cйsar se apoyaba en el partido de los populares y encarnaba la esperanza en un cambio social. Para neutrali-zarlo, el senado ordenу que desbandara a sus legiones y en-trara desarmado en Roma. Consciente de que dar ese paso significarнa su final, a inicios del aсo 49 a. de J.C., Cйsar cruzу el Rubicуn, un riachuelo que separaba el territorio de la Galia de Roma. Asн comenzу la segunda guerra civil. Pompeyo decidiу entonces dirigirse hacia Europa oriental intentando aumentar sus fuerzas. La respuesta de Cйsar recuerda el plan que siglo y
medio antes habнa llevado a cabo Escipiуn contra Anнbal. Primero, habнa que controlar Hispania y luego, desprovisto su enemigo de esa base, se enfrentarнa con йl para asestarle el golpe definitivo. Asн, en julio del citado aсo 49 a. de J.C., tuvo lugar la primera batalla del Ebro cuando Cйsar derrotу a los pompeyanos en Ilerda (Lйrida), y concediу la ciudadanнa romana a Cбdiz, la primera ciudad hispana en alcanzar ese privilegio. En el aсo 45 a. de J.C., Cйsar derrotу en Munda (Montilla), a los ъltimos pompeyanos. La suerte de la re-pъblica quedaba asн zanjada en Espaсa. CAPНTULO VIII Hispania en la йpoca de las guerras civiles (II): Julio Cйsar en Hispania En el capitulo anterior nos referimos a la
repercusiуn decisiva que tuvieron las guerras civiles de Roma en Hispania. Seсalamos entonces que regresarнamos a la figura de Julio Cйsar y lo que significу para esa йpoca. Ha llegado el momento de hacerlo. Casi todo el mundo relaciona a Julio Cйsar con las Galias, pero ya vimos en el capнtulo anterior algo sobre su relaciуn con Hispania. їCuбndo comenzу? A decir verdad, se tratу de su primer cargo importante, el de cuestor en la Hispania ulterior en el 69 a. de J.C. De esa йpoca debemos recordar dos hechos. El primero es que llorу en Cбdiz ante el monumento erigi-do en honor de Alejandro al pensar que a su edad el ma-cedonio habнa conquistado un imperio mientras que йl (n. 100 a. de J.C.) no habнa realizado nada relevante. El segundo es que, gracias a su cargo, en Hispania, consiguiу el dinero para entrar en la gran polнtica de Roma. Poca gente lo sabe, pero la carrera fulgurante de Cйsar comenzу a cimentarse en Hispania, a la que volverнa.
їPor quй volviу Julio Cйsar a Hispania? Como ya indicamos, se debiу a su deseo de controlar la penнnsula Ibйrica y privar de ella a Pompeyo. En el 49 a. de J.C. obtuvo en Hispania la victoria de Ilerda (Lйrida). Prueba de la importancia de su enfoque estratйgico es que, al aсo siguiente, derrotу a Pompeyo en Farsalia. Se tratу de una victoria extraordinaria en la que Cйsar perdiу 230 hombres frente a los 15000 muertos de Pompeyo y sus 24000 prisioneros. A esas alturas, Cйsar ya habнa incorpo-rado a hispanos a sus legiones. De manera bien significativa, la ъltima gran victoria sobre los partidarios de Pompeyo la obtendrнa Cйsar nuevamente en Espaсa. Se tratу de la conseguida en la batalla de Munda (Cуrdoba) en el 45 a. de J.C., justo el aсo antes de su asesinato. їCuбles fueron las consecuencias de la victoria de Julio Cйsar para Hispania? Se puede decir que la victoria de Cйsar abriу el
camino a la romanizaciуn total y definitiva de Hispania. Cйsar implantу en la Ruta de la Plata colonias permanentes; convirtiу a Tarragona y Cartagena en ciudades romanas --recordemos que en el 49 a. de J.C. habнa hecho lo mismo con Cбdiz--, y de manera especialmente reveladora, permitiу la entrada en el senado de tres hispanos: Lucio Cornelio Balbo, Lucio Decidiу Saxa y Ticio. Eran los primeros no romanos que pasaban a formar parte de esta instituciуn. CAPНTULO IX Termina la conquista de Hispania (I) Cuando tuvo lugar el asesinato de Cйsar, en el 44 a. de J. C., Hispania estaba a punto de ser conquistada completamente por Roma. La consumaciуn de esa labor, que se habнa extendido
a lo largo de dos siglos, la llevу a cabo su sobrino y heredero Octavio Augusto. A ese ъltimo episodio de la conquista y a algunos aspectos fundamentales del legado romano vamos a dedicar este capнtulo. їCuбndo terminу la conquista de Hispania por los romanos? El ъltimo episodio de la conquista de Hispania se desarrollу de los aсos 29 al 18 a. de J.C. Sуlo quedaban por someter los cбntabros y astures y el aplastamiento de su resistencia exigiу la presencia personal de Augusto, el fundador de Caesar Augusta, la actual Zaragoza, en el 14 a. de J.C. Resulta significativa la duraciуn de aquella conquista. Desde el 218 al 18 a. de J.C., habнan pasado doscientos aсos. Si lo comparamos con otras conquistas realizadas por Roma, їla de Espaсa fue un proceso muy prolongado, breve, normal? Extraordinariamente prolongado. Basta tener en cuenta que Cйsar habнa necesitado sуlo diez aсos para conquistar las Galias que excedнan territorialmente a la actual Francia. No cabe duda de que la resistencia hispana resultу comparativamente
mucho mбs encarnizada. їQuй le debemos a Roma? Muchнsimo. No podemos llegar a otra conclusiуn si observamos que el dominio romano se prolongу a lo largo de seis siglos --cuatro de ellos durante la Era cristiana-- y que fue la influencia cultural mбs profunda experimentada por Espaсa, tanto que llegу a fundirse con ella. No se trata ъnicamente de las grandes obras pъblicas --acueductos, calzadas, puentes, teatros, etcйtera-- sino que Roma nos dejу la lengua latina de la que derivan todas las lenguas peninsulares, con la excepciуn del vascuence que hunde sus raнces en la Prehistoria; nos dejу la unidad de Espaсa; nos dejу instituciones como el municipio; nos dejу la existencia de la educaciуn superior; nos dejу la urbanizaciуn --de hecho, tanto la Casa andaluza como los baсos y los jardines llegaron con Roma--; nos dejу el sistema de comunicaciones y las demarcaciones regionales; nos dejу las mejoras en la explotaciуn minera y la agricultura, y, de manera muy especial, nos dejу el Derecho, del que procede en no escasa medida nuestro ordenamiento jurнdico, especialmente en бreas como el derecho civil.
A pesar de tratarse de un pueblo recientemente sometido, los hispanos se adaptaron magnнficamente a la nueva situaciуn. Es mбs, demostraron que podнan integrarse a la perfecciуn en ella. Por ejemplo, en apenas unas dйcadas eran hispanos los que enseсaban latнn a los romanos como fue el caso de Quintiliano. En el curso de los siglos siguientes, Espaсa dio a Roma filуsofos como Sйneca, escritores como Marcial y Prudencio y, de manera muy especial, emperadores como Trajano, Adriano, Marco Aurelio y Teodosio. CAPНTULO X
El Cristianismo llega a Hispania En los capнtulos anteriores nos hemos acercado a la primera gran influencia cultural de nuestra Historia: la romana. Ahora tenemos que seсalar otra que fue paralela en buena medida a la procedente de Roma y que marcarнa decisiva-mente la Historia espaсola. Nos referimos, claro estб, al cristianismo. їCuбndo llegу el cristianismo a Hispania? Para responder esta pregunta tenemos que diferenciar de manera tajante entre la leyenda y la Historia. La leyenda habla de los varones apostуlicos enviados a Es-paсa por los primeros discнpulos de Jesъs; o de Santiago, al que se habrнa aparecido Marнa. La verdad es que todas estas tradiciones son muy tardнas y lo mбs seguro es que carezcan de base histуrica. Por ejemplo, en el caso de los varones apostуlicos nos encontramos ante una
tradiciуn que es del siglo x, y en el caso de Santiago, la primera referencia es del siglo vil y aparece contenida en el Brevia-rium Apostolorum. Resulta obvio que no es fбcil admitir como histуricos datos que se mencionan por primera vez no menos de medio milenio despuйs de cuando supuestamente sucedieron. їPero contamos con datos histуricos sobre la llegada del cristianismo? Yo creo que pisamos un terreno mucho mбs firme al referirnos a Pablo de Tarso. En su carta a los Romanos, escrita en el 57 d. de J.C., comenta cуmo pensaba venir a Hispania. Entre el 60 y el 62 estuvo en Roma, pero en ese ъltimo aсo quedу libre y marchу a Hispania. Al respecto, abundan los testimonios antiguos. De la presencia de Pablo en Espaсa encontramos referencias en la Carta a Draconcio de Atanasio, en la Catequesis de Cirilo de Jerusalйn, en el Comentario a Hebreos de Juan Crisуs-tomo, en Epifanio y en el Comentario a II Timoteo de Teodoreto de Ciro. Ya con posterioridad estб atestiguado que el cristianismo en Hispania recibiу una fuerte influencia
del asentado en Africa. їPor dуnde se extendiу inicialmente el cristianismo en Hispania? Muy posiblemente, el primer punto de Hispania que escuchу el Evangelio fue la actual Tarragona, el puerto donde tocу tierra Pablo de Tarso. Es tambiйn mбs que posible que los primeros en oнr las Buenas Nuevas, siguiendo la estrategia del apуstol, fueran las comunidades judнas. Durante los siglos siguientes el cristianismo se expandiу por toda Hispania contribuyendo mucho a la romanizaciуn en zonas aisladas. La ъnica excepciуn a ese esfuerzo civilizador fue una parte del territorio de los vascones. їCуmo era ese cristianismo primitivo? Desde luego, era conocido en otras partes del mundo. Ireneo lo menciona en el siglo n y Tertuliano en el siglo m. Para aquella йpoca, ya estaba extendido por toda Hispania. Aparte de eso, era muy sencillo y apegado al espнritu del Nuevo Testamento. Esto explica su resistencia
frente a las persecuciones imperiales, que fueron verdaderamente feroces. En la del siglo i i i con Diocleciano fueron aniquilados casi todos sus documentos. їPor quй fueron perseguidos los cristianos? Inicialmente, los cristianos no fueron perseguidos porque Roma los consideraba tan sуlo un grupo mбs de judнos igual que los saduceos o los fariseos. Esa situaciуn no durу mucho tiempo, ya que las autoridades judнas co-menzaron a considerar a los cristianos de manera negativa al pensar que predicaban a un mesнas --Jesъs-- que no era verdadero y solicitaron ocasionalmente de las autoridades romanas que los castigaran. Si esa situaciуn no se produjo de manera generalizada se debiу a un magistrado romano llamado Galiуn que, por cierto, era de origen hispano. Por lo que nos han transmitido las fuentes, sabemos que Galiуn, procуnsul de Acaya, se negу a castigar a los cristianos por una razуn religiosa (Hechos 18, 12). Por supuesto, en los aсos siguientes se produjeron agresiones puntuales azuzadas por algunos adversarios judнos --hubo judнos, por el contrario, que aceptaron a Jesъs como el mesнas prometido-- y la
plebe a la que molestaba aquella nueva fe. Sin embargo, no se produjo una persecuciуn a gran escala hasta el emperador Nerуn. En ese caso concreto, la razуn fue muy similar a la que impulsarнa a gobernantes posteriores a desencadenar po-gromos contra los judнos. Los cristianos eran un chivo expiatorio ideal para distraer al populacho y como tales los utilizу Nerуn cuando se produjo el incendio de Roma. Las persecuciones posteriores se produjeron por razones como la negativa a rendir culto al emperador y a los dioses paganos (Trajano o Marco Aurelio) o el deseo de borrar a los cristianos de la vida pъblica hasta llegar a su exterminio (Diocleciano). CAPНTULO XI Termina la conquista de Hispania (II) En capнtulos anteriores hemos ido viendo cуmo
Hispania no sуlo se asimilу a la cultura romanay sino que ademбs le fue proporcionando polнticos y sabios. A continuaciуn nos detendremos en algunos de los emperadores romanos de origen hispano. їQuiйn fue el primer emperador de origen hispano? El primer emperador hispano fue Marco Ulpio Trajano. Naciу en Itбlica (Sevilla), en el aсo 53 d. de J.C. y falleciу, en Selinonte, en 117. їFue Trajano un emperador importante? Sin ningъn gйnero de duda. Marco Ulpio Trajano fue uno de los grandes -- y buenos-- emperadores, y con йl alcanzу el Imperio romano su mбxima expansiуn territorial. Sin embargo, lo que llama especialmente la atenciуn es que con йl se reprodujo el fenуmeno de la llegada de los hispanos a la cima de Roma. Si con el hispano Balbo, en la йpoca de Julio Cйsar, por primera vez un hombre no nacido en Roma entrу en el senado, con Trajano, por primera vez tambiйn, un ciudadano romano de origen provincial accediу al trono imperial.
Antes de llegar a ese punto, Trajano habнa destacado en la carrera militar en Germania y Oriente, recibiendo el nombramiento de cуnsul en el aсo 91. Kn el aсo 98, el emperador Nerva lo adoptу --un mecanismo utilizado por los emperadores de la йpoca para asegurar una sucesiуn en razуn del mйrito y no de la sangre-- y lo nombrу cesar, asociбndole a las tareas de gobierno. Nerva es el pasodoble favorito de la Maestranza sevillana y Nerviуn se llama al estadio del Sevilla Fъtbol Club. Curioso. Al final, la influencia histуrica aparece donde menos se espera, pero, volviendo a nuestro relato, ten-go que decirte que, cuando se produjo el fallecimiento de Nerva, Trajano se encontraba en la frontera del Rin, donde aъn se mantuvo un aсo y medio para consolidar la seguridad del Imperio. Finalmente, en el verano del aсo 99 entrу en Roma. En primer lugar, Trajano adoptу una serie de medidas para controlar el senado. Por un lado, introdujo nuevos senadores procedentes de las provincias orientales que le eran fieles; por otro, encomendу algunas de sus funciones a burуcratas
que dependнan de йl. Finalmente, obligу a los senadores a comprar tierras en Italia como una forma de inyectar dinero en la agricultura. Gran impulsor de las obras pъblicas encaminadas al desplazamiento de tropas y al comercio, mantuvo una polнtica exterior enfocada hacia nuevas conquistas como forma de controlar posibles agresiones de los bбrbaros. En el aсo 106, tras un lustro de combates, logrу ocupar Dacia, la actual Rumania, que se convirtiу en provincia romana. La campaсa se encuentra relatada en los relieves de la columna Trajana, pero lo mбs importante es que Roma conseguнa de esa manera un acceso al mar Negro. En Oriente, Trajano conquistу el reino nabateo de Arabia noroccidental, convirtiу Armenia en provincia y procediу a invadir Mesopotamia. Trajano soсaba con derrotar a los partos --uno de los enemigos seculares de Roma-- e incluso llegar a la India como Alejandro. Sin embargo, los planes de Trajano se vinieron abajo al estallar una sublevaciуn contra Roma que se extendiу por Mesopotamia, Palestina, Chipre, Egipto y Cirenaica. Trajano se vio obligado a cambiar sus planes y sofocar las re-beliones. Lo hizo
con йxito salvo en el caso de Palestina. Presa de un ataque que le dejу medio paralнtico, Trajano muriу en Cilicia cuando lo trasladaban a Roma. Ha-bнa sido un gran emperador e incluso cuando sus acciones no fueron las mбs adecuadas, por ejemplo, al desencadenar una nueva persecuciуn contra los cristianos, resultу mucho mбs moderado que otros que lo precedieron. їQuiйn fue el segundo emperador hispano? Adriano, que naciу en la hispбnica Itбlica en el aсo 76 d. de J.C. y falleciу en Baia en el 138. Adriano se beneficiу tambiйn de la instituciуn romana de la adopciуn que, en este caso, tuvo como adoptante al emperador Trajano. Adriano lo sucediу a su muerte con el nombre de Cйsar Trajano Adriano Augusto. Consciente de que no podнa mantenerse la polнtica de expansiуn de su predecesor, Adriano redujo las fronteras y abandonу Asiria, Mcsopotamia y Armenia, lista medida provocу una conspiraciуn entre los militares, pero Adriano la descubriу y castigу a los partнcipes de tal manera que su poder se vio fortalecido y le permitiу emprender su programa de gobierno. Para que йste fuera lo mбs
adecuado posible, procediу a viajar por el imperio para conocer las necesidades de sus subditos y para que pudieran asesorarlo en posibles soluciones. Galia, Britannia--donde levantу un muro de 117 km que irнa siempre ligado a su nombre--, Germania, Бfrica y Siria fueron visitadas por Adriano hasta que el aсo 134 regresу definitivamente a Roma. El gobierno de Adriano se caracterizу por la paz y el crecimiento econуmico, siendo la excepciуn a esa regla una sublevaciуn provocada en Judea por un falso mesнas llamado Bar Kojba. La guerra --que durу del 131 al 134-- se tradujo en medidas contra los judнos y se des-truyeron los lugares sagrados judнos y judeocristianos, y en la conversiуn de la ciudad de Jerusalйn en una urbe pagana que recibiу el nombre de Aelia Capitolina. Gran reformador, Adriano despojу de sus poderes al senado para entregбrselos al consejo imperial que se convirtiу en una especie de gobierno ministerial que dependнa directamente del emperador. Tambiйn destacу Adriano como un gran impulsor de obras pъblicas. Asн erigiу un extraordinario mausoleo que luego servirнa de base al castillo de Sant'Angelo;
y construyу la Villa Adriana en las cercanнas de Tнvoli. Adriano habнa adoptado como sucesor a Lucio Cejonio Cуmodo Vero, pero, al fallecer йste, designу sucesor a Antonino Pнo, quien despuйs serнa un gran emperador. CAPНTULO XII Espaсa da emperadores a Roma: Teodosio
En las pбginas anteriores hemos ido viendo cуmo Hispania dio a Roma emperadores como Trajano o Adriano. Por increнble que pueda parecer,; se trataba ъnicamente del principio. Hispania iba a convertirse en columna vertebral de una nueva Romay la cristiana, y lo hizo, entre otras formas y a travйs de una dinastнa imperial. їQuй habнa pasado en Roma tras la йpoca de los grandes emperadores? En el siglo III se produjo la denominada Crisis que lograrнa ser conjurada por Diocleciano. En paralelo, tuvo lugar un notable crecimiento del cristianismo, que fue perseguido con ferocidad, aunque de manera inter-mitente, hasta inicios del siglo iv. їCуmo consiguiу el cristianismo la tolerancia definitiva? Gracias al emperador Constantino que no lo convirtiу en religiуn oficial --como se afirma errуneamente tantas veces-- pero sн lo tratу con suma deferencia. En su deseo de ayudar al cristianismo --en el que
veнa un pilar esencial de la paz y el desarrollo del imperio-- Constantino llegу hasta el punto de convocar el concilio de Nicea para solventar la controversia cristolуgica provocada por la herejнa de Arrio. Lo cierto es que tras casi tres siglos de persecuciуn, el cristianismo no sуlo habнa sobrevivido, sino que era mucho mбs fuerte. їEn quй medida afectу ese triunfo del cristianismo a Roma? Enormemente, sobre todo a partir del aсo 395 en que Teodosio, un hispano de Cauca (Coca, Segovia), se convirtiу en emperador. Su nombre se iba a convertir en paradigma de una generaciуn de romanos dedicada a asegurar la contenciуn de los bбrbaros y a llevar a cabo la cristianizaciуn del imperio. En no escasa medida, se puede decir que acometieron la ingente tarea de construir una nueva Roma. їQuй papel tuvieron los hispanos en esa nueva Roma? Verdaderamente, fue un papel extraordinario. No
sуlo lograron salvar a Roma, sino que, ademбs, consiguieron dotarla de un nuevo contenido cultural e, incluso, legal en el que las asperezas de la herencia clбsica se vieron dulcificadas por los aportes humanitarios del cristianismo. їDe dуnde procedнan esos hispanos que tuvieron tanta influencia en la Historia de Roma? Ya casi de todas partes de Hispania. Teodosio era de la meseta como Egeria o Hidacio; Osio era obispo de Cуrdoba; Prudencio era de la Tarraconense. їQuй aportaron a Roma? Sin temor a exagerar, se podrнa afirmar que una nueva cosmovisiуn que le permitiу sobrevivir como imperio sin desaparecer, como habнa sucedido con otras grandes construcciones polнticas de la Historia. Los cristianos hispanorromanos tenнan una visiуn providencialista de la Historia que se tradujo, entre otras cosas, en una nueva literatura y en una nueva legislaciуn mбs humana y justa. De hecho, si el imperio sobreviviу una generaciуn mбs se debiу fundamentalmente a ellos.
La figura de Prisciliano es una de las mбs sugestivas --y manipuladas-- de la Historia antigua de Espaсa, pero їquiйn era Prisciliano? Era espaсol, gallego por mбs seсas. Obispo de Avila, se sintiу disgustado por la relajaciуn que observу en ciertos estamentos eclesiales y optу por una prбctica que podrнamos calificar de rigorista. їFue Prisciliano un hereje? Como tal fue condenado en el concilio de Zaragoza del aсo 380, pero el papa san Dбmaso no respaldу la condena e incluso se negу a recibir a los enemigos de Prisciliano que fueron los verdaderos impulsores de aquella decisiуn. De hecho, para lograrlo hubo que recurrir al so-borno. їPor quй fue perseguido entonces? Es mбs que posible que a causa de una pasiуn tan re-pugnante y tan humana como la envidia. Prisciliano no sуlo tenнa fama de ser un buen cristiano, sino que ademбs era muy popular y gozaba de una notable influencia en sectores como las mujeres.
їCuбl fue el destino final de Prisciliano? El usurpador Mбximo --que triunfу en las Galias-- lo llamу a Trйveris. Prisciliano acudiу y allн el sнnodo de obispos de Aquitania y fue condenado a muerte. Su ejecuciуn tuvo lugar en el aсo 385. їQuй consecuencias tuvo la ejecuciуn de Prisciliano? Verdaderamente nefastas. Hasta entonces los herejes podнan haber sido objeto de sanciones canуnicas, pero йstas discurrнan en el бmbito de lo espiritual. Con la ejecuciуn de Prisciliano se sentу un precedente para proceder a la ejecuciуn de herejes. CAPНTULO XIII El reino visigodo (I): los primeros aсos En el capнtulo anterior hicimos alusiуn a los bбrbaros y a su llegada hasta las fronteras del
Imperio romano. Hoy vamos a referirnos al pueblo bбrbaro que dejу una impronta mayor en la Historia de Espaсa: los visigodos. їQuiйnes eran los visigodos? Era un pueblo germбnico de la familia goda a la que pertenecнan tambiйn los ostrogodos y los hйrulos. (La otra familia germбnica eran los teutones, a los que pertenecнan francos, sajones y anglos.) Aunque originalmente paganos, habнan sido cristianizados por Ulfilas. Sin embargo, el suyo era un cristianismo arriano, es decir, que sostenнan que el Hijo no era Dios sino un dios creado. El cristianismo ha-bнa dulcificado en cierta manera sus costumbres, pero, a la vez, al ser arriano implicaba diferencias con los romanos y dificultaba una posible integraciуn en el Imperio. їCуmo entraron en el Imperio romano? Empujados por la presiуn desencadenada por los hunos, los godos llegaron en el aсo 376 a las puertas del Imperio romano pidiendo protecciуn y tierras en las que asentarse. Gracias a una decisiуn muy discutida, Roma les permitiу franquear sus fronteras y establecerse en el interior del imperio en calidad de
federados. їCuбndo entraron en Espaсa? En el 414, dirigidos por Ataъlfo, penetraron en Espaсa por lo que ahora es Cataluсa. Su misiуn era contener a otros pueblos germбnicos --suevos, vбndalos y ala-nos-- que ya habнan cruzado las fronteras del imperio y habнan entrado en Espaсa. їEran los visigodos ya un reino independiente? No. Se trataba de un reino federado, es decir, aliado de Roma. Por ejemplo, Teodoredo combatiу en el aсo 451 al lado del emperador romano en contra del rey huno Atila. Ademбs se trataba de una monarquнa muy inestable. Baste decir que tanto Ataъlfo --casado con Gala Placidia, la hermana del emperador Honorio-- como su sucesor Sigerico fueron asesinados. їCuбles eran las causas de la inestabilidad de la monarquнa visigoda? Fundamentalmente, dos. La primera es que la
monarquнa era electiva y, por lo tanto, la sucesiуn -- que muchas veces se adelantaba recurriendo al asesinato-- solнa provocar unas disensiones continuas. La segunda era que existнa una pugna en ocasiones muy tensa entre el elemento romano y el germбnico. їCуmo se convirtieron los visigodos en un reino independiente? Como sucediу con otros reinos bбrbaros, los visigodos se convirtieron en un reino independiente cuando en 476 se produjo la desapariciуn del Imperio romano al ser depuesto el ъltimo emperador Rуmulo Augustulo por Odoacro, rey de los hйrulos. Una de las cuestiones que mбs tinta han hecho correr a lo largo de la Historia es la de la caнda del Imperio romano de Occidente. Ya hemos visto que cayу en el aсo 476 con la deposiciуn de Rуmulo Augustulo, pero їpor quй cayу el Imperio romano? Histуricamente se han articulado diversas teorнas
para responder a esa pregunta. Hay quien se ha referido a su debilidad interna y tampoco han faltado los que han insistido en que el cristianismo corroyу las bases sobre las que se asentaba. La realidad es que el Imperio romano no cayу sino que, como en su dнa seсalу Piganiol, lo asesinaron. Al fin y a la postre, no pudo resistir el empuje continuado de las inmigraciones bбrbaras que se extendieron por espacio de un siglo. Por lo que se refiere al cristianismo, hay que seсalar que no fue la causa de su caнda, sino mбs bien la de que el desplome no fuera total. їSe pudo evitar la caнda del Imperio romano? Sн. Pero si, al final, se produjo esa conclusiуn se debiу en no escasa medida a la falta de virtudes cнvicas. Desde luego, resulta bien significativo que los bбrbaros fueran los que formaban el ejйrcito. їCуmo viviу la gente la caнda del Imperio romano? Pues no resulta muy claro que se enteraran de que habнa sucedido. No se trataba sуlo de que las
comunicaciones hacнan que una noticia tardara mucho en trans-mitirse, sino de que el imperio seguнa vivo y pujante en su parte oriental. Ademбs los bбrbaros siguieron mante-niendo la herencia romana con la que habнan convivido durante un siglo y a la que consideraban propia. Por lo que se refiere al cristianismo, fue el vнnculo de uniуn entre la Antigьedad clбsica y el nuevo mundo. Por raro que pueda parecer, la sensaciуn de que el imperio habнa desaparecido de manera definitiva tardу en producirse. CAPНTULO XIV El reino visigodo (II): los primeros reyes En el capнtulo anterior estuvimos hablando de los visigodos y de sus primeros aсos en Espaсa. Vamos a detenernos ahora en la trayectoria de sus primeros reyes.
їQuй caracterizу a los primeros reyes visigodos? Fundamentalmente, la tensiуn entre su situaciуn de conquistadores, su deseo de conservar la herencia de Roma y la necesidad de encajar con una poblaciуn de hispanorromanos dominados. їCuбles fueron los reyes mбs importantes? Por supuesto, Eurico, que fue el primer rey visigodo, mбs que Ataъlfo. Fue el autor de un cуdigo legal que tendrнa gran relevancia histуrica y que establecнa la divisiуn entre conquistados hispanorromanos y conquistadores godos. De notable importancia fue tambiйn Alarico II que, tras ser vencido en la Galia, se vio obligado a trasladar la capital de su reino a Toledo. En esos momentos nos ha-llamos ya plenamente con un reino espaсol cuya capital se halla en la misma Espaсa. Tambiйn importantes fueron Atanagildo --que llamу en su ayuda a los bizantinos a los que entregу tierras entre el Jъcar y el Guadalquivir-- y, sobre todo, Leovigildo que fue ya un rey plenamente espaсol.
Para lograr la unidad polнtica, Leovigildo liquidу los restos del poder de los suevos, restу peso a los bizantinos y sometiу a los vascones. Menos afortunado fue con su objetivo de lograr la unidad religiosa. Leovigildo no sуlo no consiguiу arrastrar a los hispanorromanos al arrianismo, sino que incluso su hijo y heredero Hermenegildo aceptу la fe trinitaria. La respuesta de Leovigildo fue de-tenerlo y decapitarlo. Sin embargo, acabу comprendien-do que el arrianismo no lograrнa imponerse. Es muy posible que al morir, Leovigildo recomendara a su hijo y sucesor Recaredo la conversiуn al catolicismo. CAPНTULO XV El reino visigodo (III): los primeros reyes catуlicos En el capнtulo anterior vimos que los primeros reyes
visigodos fueron arrнanos. Con Leovigildo, resultу obvio que no iba a ser fбcil imponer el arrianismo sobre la religiуn de la mayorнa de la poblaciуn. Muy posiblemente, el mismo Leovigildo recomendу a su hijo Recaredo la conversiуn al catolicismo. En este capнtulo vamos a detenernos en la conversiуn al catolicismo de los reyes visigodos y en las consecuencias que semejante hecho tuvo. їPor quй se produjo la conversiуn de Recaredo al catolicismo? Sin duda, hubo varias causas. Una fue la mбs que posible recomendaciуn de Leovigildo en ese sentido. Sin embargo, a eso hay que aсadir la considerable superioridad de la cultura catуlica y la identificaciуn con la poblaciуn hispanorromana. Ese paso se sellу formalmente en el curso del III concilio de Toledo del aсo 589. їQuй consecuencias tuvo esa conversiуn? Bastantes y ademбs relevantes. De entrada, se llegaba a una situaciуn de unidad espir ual cuya ъnica nota discordante eran los judнos. Aъn mбs importante era la forja de una unidad y una legalidad
nacionales de ca-rбcter espaсol. Si, por un lado, se produjo la desapariciуn de las barreras raciales; por otro, Sisebuto y Suintila expulsaron a los bizantinos; y Chindasvinto y Recesvinto promulgaron el Fuero juzgo o Liber iudicum en el que se sentaron las bases de una legislaciуn espaсola unida. Partiendo de esas bases polнticas, sociales y espirituales, no sorprende que en la Espaсa visigoda se produjera el primer renacimiento cultural posterior a la caнda del Imperio romano. Fruto de esa pujanza fueron figuras tan notables como las del historiador Paulo Orosio, Leandro, Braulio o Juliбn. De todos estos personajes el mбs importante, sin ningъn gйnero de dudas, fue Isidoro de Sevilla. Nacido en Cartagena en 560 y muerto en 636, Isidoro era hijo de Severiano y Teodora, y tuvo como hermanos a los santos Leandro, Fulgencio y Florentina. Isidoro fue el primer introductor de Aristуteles en Occidente siglos antes de Averroes o de santo Tomбs, y tambiйn el primer europeo que redactу una summa del saber. A йl le debemos una Historia de los reyes godos, vбndalos y suevos, pero, sobre todo, las Etimologнas, que fue la primera en-ciclopedia de la Historia, muy anterior a la
francesa del siglo x v i i i . En las Etimologнas, Isidoro incluyу esta clara y conmovedora referencia a Espaсa como naciуn: ЎOh, Espaсa! La mбs hermosa de todas las naciones que se extienden desde Occidente hasta la India. Tierra bendita y feliz, madre de muchos pueblos... De ti reci-ben la luz el Oriente y el Occidente. Tъ, honra y prez de todo el orbe; tъ, el paнs mбs ilustre del globo... No hay en el mundo regiуn mejor situada. Ni te abrasa el estнo ni te hiela el rigor del invierno sino que, circun-dada por un clima templado, te nutren cйfiros blandos. Cuanto hay de fecundo en los ejidos, de precioso en las minas y de provechoso en los animales, tъ lo produces... Rica, por lo tanto, en hijos, joyas y pъrpuras, fecunda tambiйn en gobernantes y en hombres que po-seen el don de mandar, te muestras tan fecunda en adornar prнncipes como feliz en producirlos. Con ra-zуn, ya hace mucho tiempo, te deseу la dorada Roma, cabeza de gentes, y, aunque, vencedor, aquel empuje romano te desposara primero, luego, el muy floreciente pueblo de los godos, tras haber conseguido numerosas victorias, a su vez te tomу y te amу...
Difнcilmente hubiera podido expresar nadie mejor el sentimiento de orgullo nacional que vivнan los hispanos. Mezcla de la herencia romana, la cristiana y la germбni-ca, ellos consideraban ahora a Espaсa una naciуn especialmente dichosa. Este renacimiento cultural no se limitу a la teologнa, la poesнa o la Historia, sino que tuvo su repercusiуn tambiйn en las artes plбsticas, como la arquitectura --igle-sias de San Juan de Baсos en Palencia, Santa Comba de Bande en Orense y San Pedro de la nave en Zamora-- o la orfebrerнa (tesoro de Guarrazar). Hace unos meses, el BNG (Bloque Nacionalista Galego) publicaba su proyecto de Estatuto para Galicia donde apelaba al reino de los suevos como la primera naciуn gallega independiente. їExiste alguna base para esa afirmaciуn? Pues ciertamente ninguna. A decir verdad, ni siquiera resulta seguro que se pueda hablar de un reino suevo. Cuando se produjo su entrada en el interior del Imperio romano en el 409, habнan dejado propiamente de ser suevos aunque,
convencionalmente, los denomi-nemos asн. Su importancia era tan escasa que, de hecho, cuando en el 406 entraron por el Rin ni siquiera fueron detectados. En el 419 estaban tan debilitados que sуlo la intervenciуn del ejйrcito romano evitу su exterminio. En el 464 se sometieron a los visigodos. De 550 a 585 lograron una cierta autonomнa e incluso llegaron a Oporto de manera efнmera, pero esa etapa durу poco. En 585 los aniquilу Leovigildo. їEntonces nunca existiу esa naciуn gallega? Hablar de una naciуn gallega es un verdadero despropуsito por varias razones. La primera es que cultural-mente lo que ahora conocemos como Galicia estuvo muy vinculado a Roma desde fechas muy antiguas. En el aсo 13~ a. de J.C., Dйcimo Junio Bruto el Galaico alcanzу el Miсo, y en el 61 a. de J.C., Julio Cйsar desembarcaba en la Coruсa (Brigantium). Ahн no habнa suevos ni nada parecido.
Jurнdicamente, el derecho gallego --muy primitivo-- procede del derecho romano y no del germбnico. Lingьнsticamente, el gallego es una lengua romance derivada del latнn y no de alguna otra lengua germбnica. Por ъltimo, religiosamente, la Historia de Galicia estб vinculada al catolicismo y no al arrianismo. Pretender, por lo tanto, identificar a Galicia con los suevos no pasa de ser un verdadero dislate. CAPНTULO XVI El reino visigodo (IV): el final En el capнtulo anterior vimos la consecuencias de la transformaciуn del reino visigodo en una monarquнa espaсolay nacional y catуlica. Los logros de esa monarquнa fueron extraordinarios,,, sobre todo, si se
considera la йpoca y si se compara con la situaciуn en el resto de Occidente. Sin embargo, la monarquнa padecнa una serie de males que facilitaron su desapariciуn. їCuбles fueron las causas de la debilidad del reino visigodo? La primera, sin duda, fue la monarquнa electiva que era un semillero de conflictos. De esa monarquнa electiva derivaba una divisiуn en partidos que envenenу la vida polнtica. A esto se sumу pronto una clara decadencia moral que, entre otras circunstancias, se manifestaba en el in-cumplimiento de la ley; un antisemitismo cada vez mбs acentuado, y una grave despreocupaciуn frente al peligro que representaba el islam. їResultaba tan claro el peligro islбmico? Sin duda. Hay que tener en cuenta que el rey Wamba (672-680) ya se vio obligado a enfrentarse con una flota musulmana que devastу Andalucнa. Sin embargo, ese riesgo no fue visto ni por los que conspiraron contra Wamba y le raparon la cabeza para arrebatarle el trono ni tampoco por sus
sucesores Ervigio (680-687) y Egica (697-701). De hecho, tras la muerte De Witiza (701-710) --que fue cegado y depuesto-- sus partidarios no dudaron en buscar la alianza con los musulmanes para conseguir sus objetivos. їQuй sucediу a la muerte de Witiza? Podrнa decirse que se agudizaron las enfermedades polнticas propias de la monarquнa visigуtica. A la divisiуn polнtica de los godos entre partidarios del finado Witiza y del presente rey Rodrigo se sumaron la irres-ponsable peticiуn de ayuda a los musulmanes y la actitud favorable de los judнos, golpeados incansablemente por los reyes visigodos, hacia estos invasores. їPor quй llamaron a los musulmanes? Evidentemente por un gravнsimo error de cбlculo. Los partidarios de Witiza creнan que los musulmanes les ayudarнan a derrocar a Don Rodrigo, pero luego no se quedarнan en Espaсa o serнan asimilados como los arrianos. їCuбl fue el resultado?
Una verdadera tragedia nacional que se tradujo en la aniquilaciуn de la primera sociedad occidental de la йpo-ca y en una presiуn islбmica sobre Europa que continuу incluso tras la expulsiуn de los musulmanes de suelo espaсol. Los antecedentes son conocidos. Primero, se produjo la traiciуn de don Juliбn, gobernador de Ceuta y padre de Florinda o la Cava (la prostituta), a la que, supuestamente, habrнa seducido don Rodrigo. Luego, el desembarco de los musulmanes, procedentes del norte de Бfrica, en Espaсa. A continuaciуn la traiciуn del obispo don Opas y de Gisberto que se pasaron al bando musulmбn convencidos de que se verнan beneficiados por los invasores. Finalmente, la derrota de Guadalete (711) donde se vio desbaratado el ejйrcito que don Rodrigo habнa enviado contra los agresores islбmicos. Empezaba asн uno de los perнodos mбs sangrientos y trбgicos de la Historia de Espaсa. CAPНTULO XVII El Islam en Espaсa (I):
Guadalete y la conquista
En el capнtulo anterior nos referimos al final del reino visigodo y a la derrota del rey visigodo, don Rodrigo, en Guadalete. Hoy vamos a detenernos en los inicios de un perнodo trбgico, el del dominio musulmбn, que iba a extenderse durante casi ocho siglos. їDesde cuбndo ambicionу el islam apoderarse de Espaсa? De manera bien significativa, ese deseo naciу del propio Mahoma. Entre las tierras que debнan quedar sometidas al islam por mandato expreso de Mahoma se hallaba Espaсa, denominada «al-Andalus». Al respecto, existe un hadiz (dichos y acciones del Profeta Mahoma relata-dos por sus compaсeros y complidos por aquellos sabios que les sucedieron) muy especнfico que afirma: Cuando el enviado de Dios, ЎDios le bendiga y le salve!, estaba en Medina, se puso a mirar hacia Poniente, saludу e hizo seсas con la mano. Su compaсero Abu Aiъb al-Ansбri le preguntу: «їA quiйn saludas, Ўoh, Profeta de Dios!?» Y йl le contestу: --A unos hombres de mi comunidad (musulmana)
que estarбn en Occidente, en una isla llamada alAndalus. Hn ella el que estй con vida serб un defensor y combatiente de la fe y el muerto serб un mбrtir. A todos ellos los ha distinguido (Dios) en su Libro (Corбn 39, 58): "Serбn fulminados los que estйn en los cielos y los que estйn en la tierra, excepto aquellos que Dios quiera." Partiendo de ese punto de arranque no puede extraсar que Espaсa fuera --y siga siйndolo actualmente-- una tierra ambicionada por los musulmanes. їCуmo fue la conquista de Espaсa por los musulmanes? Pues en contra de lo que suele afirmarse y a pesar de que en Guadalete, gracias a la traiciуn, los musulmanes lograron aniquilar el ejйrcito espaсol, la resistencia fue notablemente prolongada. De hecho, Tarik se vio obligado a llamar en su ayuda a Musa -- el famoso Moro Muza-- porque sus tropas no eran suficientes para someter a los espaсoles. Dado que el invasor musulmбn planteaba, de
acuerdo con la ley islбmica, la elecciуn entre la capitulaciуn o ahd (rendiciуn y pago de la shizya) o la resistencia y suhl (esclavitud de mujeres y niсos y asesinato de los hombres), hubiera sido lуgico que se hubieran sucedido las capitulaciones. Sin embargo, Sevilla y Mйrida resistieron durante meses y, todavнa en 713, Sevilla se sublevу por segunda vez y Toledo seguнa resistiendo. Hasta el 714, Zaragoza, Barcelona y Tarragona no pudieron ser conquistadas. Allн, el conde Casio se convirtiу al islam, lo que dio lugar a la estirpe de los Banu Qasi. Al cabo de un lustro de combates --algo excepcional si se compara el tiempo que otras naciones tardaron en verse sometidas por la espada del islam-- y a pesar de las victorias, los musulmanes no habнan logrado subyugar a los espaсoles y se planteу la posibilidad de retirarse de Es-paсa dado que con el fruto de las conquistas no habrнa bo-tнn para todos. Si tal eventualidad --que habrнa cambiado la Historia-- no se produjo, se debiу a que en 716 y 719 llegaron dos nuevas oleadas de invasores norteafricanos. їEn quй situaciуn quedу la poblaciуn espaсola con la llegada de los musulmanes?
Las situaciones fueron muy diversas. Los partidarios de Witiza, que habнan llamado en su ayuda a los musulmanes, conservaron lo suyo e incluso lo acrecentaron como fue el caso de Agila. Los judнos --que habнan sufrido en los aсos previos una acumulaciуn terrible de normas antisemitas-- me-joraron de situaciуn e incluso se convirtieron en un ins-trumento indispensable para que los invasores pudieran construir una administraciуn. Sin embargo, para la inmensa mayorнa de la poblaciуn espaсola la invasiуn constituyу una tragedia sin precedentes y de escalofriantes caracterнsticas. O fue ex-terminada en el suhl, o se convirtiу en esclava, o se vio condenada al exilio o se vio reducida a la condiciуn de dhimmнes, es decir, de minorнa que se hallaba obligada a pagar un impuesto para ser objeto de una tolerancia muy limitada. їEntonces no existiу una convivencia feliz entre las tres culturas de al-Andalus?
La idea de que al-Andalus fue un lugar de pacнfica convivencia entre las tres culturas es uno de los mitos mбs descabellados que se pueda imaginar. La realidad es que se tratу de una sociedad ferozmente dividida y que esas divisiones incluso se extendieron a los propios musulmanes. La sociedad se dividнa en: · dhimmнes: cristianos o mozбrabes y judнos, sometidos a realizar el pago de la jizya, a llevar una ropa especial y a sufrir prohibiciones como las de mon-tar a caballo o contraer matrimonio con una musulmana, y · musulmanes: que, lejos de disfrutar de una armo-nнa igualitaria, se hallaban trбgicamente divididos entre la aristocracia бrabe, los musulmanes del norte de Бfrica y los muladнes o hijos de conversos espaсoles. Sуlo los primeros disfrutaban de una sociedad que se sustentaba, en no escasa medida, en el saqueo y la esclavitud. A lo largo de los siglos siguientes, serнan constantes los enfrentamientos no sуlo entre musulmanes, por un lado, y cristianos y judнos, por otro, sino, de manera bien significativa, entre los propios musulmanes, separados por razones fundamentalmente raciales.
CAPНTULO XVIII El Islam en Espaсa (II): la resistencia espaсola En el capнtulo anterior vimos cуmo el islam no fue aceptado pacнficamente por los espaсoles, sino que provocу en ellos una encarnizada resistencia. La desapariciуn del ejйrcito visigodo en Guadalete y la llegada continuada de nuevos invasores procedentes del norte de Бfrica tuvieron como consecuencia que, al cabo de los aсos, las diferentes ciudades espaсolas fueran cayendo en manos del islam. Sin embargo, el ansia de resistencia nacional no se extinguiу. A esos inicios nos referiremos en los capнtulos siguientes. їCuбl fue el primer foco de resistencia contra el islam? El constituido en torno a Pelayo en Asturias.
їCуmo se articulу esa resistencia? Hay diferentes teorнas al respecto. Sбnchez Albornoz pensaba que habнa convencido a los naturales del lugar de la necesidad de resistir. Lйvy-Pro venial se inclinaba porque habнa sido elegido por los godos para enfrentarse con los invasores. En cualquiera de los casos, resulta obvio que se formу un nъcleo de resistencia contra los invasores islбmicos y que se aglutinу en torno a Pelayo, un noble godo. їTardу mucho en convertirse en un foco polнtico articulado? En el 718, los espaсoles ya habнan establecido un reino en Asturias. Cuatro aсos despuйs lograron la primera victoria sobre los musulmanes en Covadonga. Por primera vez en su Historia, el islam era frenado en el campo de batalla. Por cierto, aunque algunos autores in-sisten en negar la historicidad de la victoria de Covadonga, lo cierto es que aparece tambiйn en las fuentes бrabes, si bien en ellas se minimiza la relevancia del combate. їSe perpetuу la resistencia ofrecida por Pelayo?
Sн. A su muerte fue sucedido por Fбfila (737-739) al que dio muerte un oso. A Fбfila lo sucediу Alfonso I, casado con Emersinda, la hija de Pelayo. La resistencia que habнa comenzado ya no se detendrнa hasta expulsar de Espaсa a los invasores musulmanes. CAPНTULO XIX El Islam en Espaсa (III): el nъcleo asturiano
En el capнtulo anterior nos referimos a la creaciуn de un reino en Asturias por don Pelayo asн como a la victoria logra-da sobre los musulmanes en Covadonga. En las pбginas siguientes vamos a detenernos en el primer gran monarca de Asturias. їQuien sucediу a don Pelayo? Alfonso I, esposo de Emersinda, como dijimos antes. Fue, sin duda, un gran rey, plenamente consciente de la necesidad de emprender una reconquista de la Es-paсa invadida por el islam. їCuбl era el objetivo de Alfonso I? No se trataba sуlo de resistir a los terribles golpes musulmanes, sino tambiйn de recuperar territorio perdido. Asн, Alfonso I, en primer lugar, reconquistу la zona cantбbrica que habнa sido ocupada por los bereberes. Luego se extendiу por Galicia, haciйndose con plazas tan principales como Lugo, Tuy, Oporto, Braga y Viseo. A continuaciуn descendiу y recuperу Leуn, Astorga, Zamora, Salamanca, Бvila, Segovia,
Sepъlveda, Simancas, Amaya o Miranda de Ebro. їQuй les quedo entonces a los musulmanes? Fn el 745, los musulmanes no pasaban de controlar Mйrida y Coria en el centro y en el oeste, siendo Toledo y Talavera los puntos mбs avanzados de dominio musulmбn. Resulta obvio por la magnitud de sus logros --y la escasez de medios con que contaban los asturianos-- que las poblaciones locales no deseaban apoyar a un invasor como el islбmico que habнa demostrado de manera repetida lo despiadado que podнa ser su dominio. їPor quй no se mantuvieron esos logros reconquistadores? Por falta de gente que pudiera colonizar el terreno recuperado. Sin embargo, con los mozбrabes que huнan de al-Andalus se pudo fortificar una zona que iba de Galicia a las tierras de los vascones. Esto incluнa los valles de Sella, Potes y el Nerviуn, y zonas como Бlava, Bureba y la Rioja que se mantendrнan reconquistadas, mientras que el valle del Duero pasу a ser una tierra de nadie.
CAPНTULO XX El Islam en Espaсa (IV): el emirato independiente
Cuando se produjo la invasiуn de Espaсa por los musulma-nesy la dinastнa califal era la de los omeyas. Sin embargo, pronto Abul Abbas el Sanguinario asesinarнa a todos los omeyas y se convertirнa en califa. De la terrible matanza, sуlo escapу un jovencнsimo Abd ar-Rahmбn que llegarнa a Espaсa y que cambiarнa la Historia. їPor quй asesinу Abul Abbas a los omeyas? Por razones polнticas y religiosas. El 28 de noviembre de 749, Abul Abbas Abd Allah, descendiente de Abbas, pariente de Mahoma, se proclamу califa en Kufa, alegando que era el imбn oculto esperado por los musulmanes. Inmediatamente, y como gesto de benevolencia, ofreciу una amnistнa..., que aprovechу para asesinar en Abu Frutus a los omeyas. їLogrу alguien escapar de la matanza? Sуlo dos personas. Una de ellas fue Abd ar-Rahmбn, con sуlo veinte aсos. Durante cuatro aсos vagу por el norte de Бfrica huyendo de los esbirros de Abul Abbas.
Se salvу porque los yemenнes enfrentados a los qavsнes le ofrecieron pasar a la Penнnsula. El 14 de agosto de 755, desembarcaba en Almuсйcar. Para nuestra Historia, se tratу de un episodio muy relevante porque, como veremos, fundу el emirato independiente. їCуmo se hizo con el poder en Espaсa Abd arRahmбn? Aprovechando la divisiуn en clanes que existнa en alAndalus. Abd ar-Rahmбn, primero, eliminу a los qaysнes respaldado por los yemenнes. Luego eliminу a los yemenнes y se enfrentу con los bereberes levantiscos. Asн, apoyado en el ejйrcito y en el clan de los quraysнes que eran los suyos, logrу conquistar el poder. їPor quй se proclamу emir? Para ser independiente del califato de Bagdad. їCуmo mantuvo el poder? De una manera que fue la constante en la presencia del islam en Espaсa, mediante una combinaciуn de represiуn terrible en el interior y del sistema de
aceifas--expediciones de saqueo-- en el exterior. Con todo, Pero no siempre tuvo йxito. Fruela I derrotу en Pontuvium una expediciуn musulmana y capturу a Ornar, el hijo del emir. їFue eficaz el sistema islбmico? Sн, pero era dйbil. Exigнa una enorme violencia y se basaba en el despojo. Sin embargo, cuando Abd arRahmбn falleciу en Cуrdoba el 30 de septiembre de 788, se hallaba relativamente consolidado. CAPIНTULO XXI El islam en Espaсa (V): el emirato independiente y la resistencia interna
En pбginas anteriores hicimos referencia a la implantaciуn y consolidaciуn del emirato independiente en Espaсa con Abd ar-Rahmбn I. En las siguientes vamos a detenernos en la serie considerable de resistencias internas que provocу este nuevo rйgimen. їQuй focos de resistencia al poder del emir se produjeron en el interior de al-Andalus? Fundamentalmente tres: Las sublevaciones de los muladнes o espaсoles convertidos al islam. La resistencia de los mozбrabes o cristianos que vivнan en tierras dominadas por el islam. La rebeliуn de Ornar ibn Hafsъn a partir de Muhammad I. їPor quй se sublevaron los muladнes? A pesar de las proclamas supuestamente igualitarias del islam, lo cierto es que los espaсoles que se habнan convertido al islam eran discriminados y
explotados. Por aсadidura, no dejaron de sufrir el despotismo del emir. Al respecto, debe recordarse que al-Hakam II afirmу que coserнa el territorio con una aguja que serнa la espada. Estas circunstancias explican la repetida resistencia de los muladнes --a fin de cuentas espaсoles-- frente a los emires. Los ejemplos son repetidos. En el 796 se sublevaron en Zaragoza los Banu Qasi. Poco despuйs sucediу lo mismo en Toledo. A esto hay que aсadir las sublevaciones recidivantes en algunas ciudades. Por ejemplo, en Mйrida, en 806813 y 817, o en Cуrdoba, que se alzу contra el emir en 805 y 806, para culminar en el escalofriante motнn del arra-bal en 818. їQuiйn fue el personaje mбs importante en esa rebeliуn de los muladнes? Sin ningъn gйnero de duda, el legendario Ornar ibn Hafsъn que durante aсos mantuvo en jaque a los distintos emires aunque, al final, su proyecto polнtico fracasу y de sus ruinas surgiу incluso el califato de Cуrdoba. Como ya hemos seсalado, con Muhammad I, se
sublevaron las marcas de Toledo y de Mйrida. Al poco tiempo se sumaron a la rebeliуn contra el despotismo omeya los Banu Qasi en Zaragoza y Ornar ibn Hafsъn en la serranнa de Ronda. La familia de Ibn Hafsъn habнa abandonado el cristianismo con su abuelo Shafar, en la йpoca de alHakam I. Por lo que a йl se refiere, tras matar a un vecino, se vio obligado a huir y se convirtiу en un bandido que no tardу en lanzar consignas polнticas. En 883 fue capturado y se le ofreciу ser jefe de la guardia del emir pero prefiriу volver a la resistencia. Ibn Hafsъn invitaba, segъn sus propias palabras, a sacudirse «el yugo de este gobierno que os quita vues-tros bienes y os impone pesadas cargas, mientras los бrabes os colman de humillaciones y os tratan como esclavos». No cabe duda de que aquel llamamiento, basado en una terrible realidad, tuvo йxito. En el aсo 899, Ornar controlaba la mayor parte del sur de al-Andalus y el emir apenas un territorio alrededor de Cуrdoba. Llegados a ese punto, Ibn Hafsъn dio un paso de enorme trascendencia y fue el de regresar a la fe de
sus mayores. Se convirtiу asн al cristianismo. Esa decisiуn le privу de apoyo entre muchos musulmanes que podнan compartir sus objetivos sociales, pero que se sentнan mбs vinculados con otro seguidor de Mahoma --aunque fuera un ex-plotador-- que con un cristiano. Asн, en la ъltima dйca-da de su vida Ibn Hafsъn fue perdiendo terreno. Muriу en 917 en Bobastro y finalmente sus hijos fueron derrotados por Abd ar-Rahmбn III, en 918. їPor quй tuvo lugar la resistencia de los mozбrabes? Pues las razones son obvias. Los cristianos eran, sin lugar a dudas, el grupo peor tratado de entre los distintos colectivos sometidos al emirato. Intentaban conservar su religiуn, su lengua romance y su cultura y, por ello, fueron objeto de un fanбtico golpe tras otro. Contra ellos se de-sencadenaron persecuciones en el aсo 822, entre el 850 y el 851 y, con especial virulencia, del 852 al 859 cuando tuvo lugar, entre otros, el martirio de san Eulogio. CAPНTULO XXII
El Islam en Espaсa (VI): los otros focos de resistencia En el capнtulo anterior nos referimos a las resistencias internas que provocу el emirato y con anterioridad narra-mos la resistencia cristiana en Asturias. Prуximamente, trataremos el califato cordobйs, pero antes hemos de recordar los nъcleos de resistencia que fueron surgiendo en el norte. Aparte de la resistencia del reino asturiano, їquй otros focos de resistencia frente al islam aparecieron en Es-paсa? Fundamentalmente tres: la Marca Hispбnica, Aragуn y Navarra. їQuй fue la Marca Hispбnica? Un territorio tapуn creado por el imperio carolingio
para enfrentarse a una posible invasiуn islбmica. En el 777, Carlomagno fracasу en un intento de conquistar Zaragoza, Pamplona y Barcelona, pero en 820 controlaba lo que serнa, posteriormente, la Cataluсa vieja. Hasta 1180, los condes de esa tierra que luego serнa Cataluсa datarнan sus documentos por los monarcas francos a los que estaban sometidos. Barcelona fue arrasada en 852 y 858, pero, en 870, un godo de Carcasona llamado Vifredo el Velloso uniу bajo su dominio los condados de Barcelona, Gerona, Urgel-Cerdaсa y Conflent. No era independiente puesto que dependнa del imperio franco, pero sн era un foco de resistencia frente al islam. їY Aragуn? A inicios del siglo ix sobre las montaсas aragonesas regнa un conde franco llamado Aureolo. En el curso de ese mismo siglo, Aragуn escapу de la influencia franca para caer en la navarra. Entre los siglos v i i i y xi, pasу de 600 km cuadrados a 4000. їY Navarra?
Pamplona fue ocupada en el 716 por los invasores is-lбmicos, pero se sublevу contra ellos en 735, 755 y 777. Ocasionalmente, Navarra estuvo sometida a los francos, pero en 824 Pamplona los echу de su seno convirtiйndose en un reino independiente. Su primer monarca fue Sancho Garcйs I (905-925) que muy pronto sometiу a Aragуn y a los condados de Sobrarbe y Ribagorza al este de Aragуn, extendiйndose tambiйn por la Rioja. їQuй pasу con estos brotes de resistencia? Los condados de lo que luego serнa Cataluсa acabarнan dominados por el de Barcelona. Sin embargo, nunca llegarнa a existir un reino de Cataluсa o de Barcelona. Aragуn, por el contrario, sн se convertirнa en reino. Navarra era ya reino a inicios del siglo IX, pero el gran peso de la resistencia contra el islam --como veremos en el siguiente capнtulo-- siguiу vinculado al
reino asturiano. Desde su apariciуn a finales del siglo XIX, el nacionalismo catalбn ha insistido en la existencia de una naciуn catalana y en la inexistencia de la naciуn espaсola. їQuй base histуrica hay para esa afirmaciуn? Ninguna. De hecho choca con lo que pensaban en los siglos vil y v i i i los que habitaban los territorios de lo que luego serнa Cataluсa. Ln el aсo 801 d. de J.C., un ejйrcito al mando de Ludovico Pнo, rey de Aquitania, llegу hasta la ciudad de Barcelona. De esa manera, se creу el condado de Barcelona. De forma harto significativa, en los documentos de Ludovico Pнo se distinguнa entre sus subditos denomi-nando a unos francos y a otros espaсoles. Eran precisamente espaсoles los que vivнan en condados como los de Barcelona, Ausona, Ampurias o Urgel, que eran feudos del ducado de Septimania y, por lo tanto, del reino franco. Asн, en un precepto otorgado por Ludovico en abril del aсo 815 y destinado a la protecciуn de los habitantes del condado de Barcelona y otros condados subalternos, se habla literalmente de los espaсoles Juan, Suintila,
y un largo etcйtera, y, sobre todo, se dice algo enormemente interesante sobre los habitantes de lo que ahora denominamos Cataluсa: Muchos espaсoles no pudiendo soportar el yugo de los infieles y las crueldades que йstos ejercen sobre los cristianos han abandonado sus bienes en aquel paнs y han venido a buscar asilo en nuestra Septimania, o en aquella parte de Espaсa que nos obedece. En el documento, como era de esperar, no aparece ni la palabra «Cataluсa» --que tardarнa varios siglos en sur-gir-- ni el tйrmino «catalanes» porque se trataba de ideas aъn inexistentes. Sin embargo, sн se hace referencia a que esa zona territorial formaba parte de Espaсa y que sus habitantes eran espaсoles. CAPНTULO XXIII El islam en Espaсa (VII):
Alfonso III, «Rey de toda Espaсa» En pбginas anteriores nos referimos a varios nъcleos de resistencia situados en el norte de la Penнnsula. Con todo, el avance mбs importante lo iba a protagonizar el gran nъcleo occidental impulsado por Alfonso III, un rey que -- demostrando el impulso patriуtico que lo movнa-- se atribuyу la soberanнa sobre «toda Espaсa». їCuбl era la base del plan de Reconquista de Alfonso III? Por un lado, buscaba, por supuesto, recuperar la tierra ocupada por los musulmanes, pero, a la vez, y esto resulta muy importante, deseaba proporcionar tierras de refugio a los mozбrabes que, desesperados, huнan de al-Andalus. їCуmo se articulу la Reconquista llevada a cabo por Alfonso III? Sobre tres ejes. Uno de ellos, orientado desde
Galicia, darнa lugar con el tiempo al nacimiento de las coronas de Portugal y Castilla. El segundo eje avanzу por el centro y, partiendo de municipios como Toro y Zamora, preparу la reconquista del valle del Tajo. El tercer eje arrancу de una tierra que ya a finales del siglo IX comienza a llamarse Castilla, es decir, que tiene nombre propio tres siglos antes que Cataluсa. їQuй hitos mбs importantes tuvo la Reconquista de Alfonso III? En el oeste, en 868, repoblу Oporto y en 878, Coimbra. En el centro, la victoria cristiana de la Polvorosa obligу por primera vez a los musulmanes a pedir una tregua. En el este, Diego Rodrнguez Porcelos, hijo del conde castellano Rodrigo, fundу en 873 Burgos. Llegу incluso hasta Mйrida donde liberу a los mozбrabes y se los llevу al norte. No puede negarse que los logros de Alfonso III fueron
extraordinarios. їPor quй se autodenominу Alfonso III Rex totius Hispaniaй! Por una razуn bien sencilla. Porque se veнa como rey de la Espaсa que resistнa frente al islam. Queda asн de manifiesto que existнa la idea de una Espaсa que combatнa por liberarse de los invasores musulmanes. їCуmo fue el final del reinado de Alfonso III? Fue trбgico. En 909 fue destronado por sus hijos, que se dividieron el reino. Con el tiempo, Ordoсo anularнa aquel paso a la vez que establecнa la capital del reino en Leуn. CAPНTULO XXIV El Islam en Espaсa
(VIII): el califato de Cуrdoba En el capнtulo anterior nos referimos a los nъcleos de resistencia contra el islam en el norte. En las prуximas pбginas nos ocuparemos del perнodo de mayor esplendor del islam en Espaсa, el relacionado con el califato de Cуrdoba. Antes de entrar en el califato y por abordar un tema de especial importancia, se ha hablado mucho de las apor-taciones de los бrabes a Espaсa, como los jardines, los baсos, las casas andaluzas, etcйtera. їQuй hay de verdad en ello? Pues la verdad es que casi todo en el emirato siguiу elevбndose sobre lo que habнa sobrevivido de la herencia hispanorromana. Asн, las aldeas o cortijadas rurales insertas en el seno de una gran propiedad constituнan una herencia clara del Bajo Imperio romano; la mayor parte de las ciudades eran de origen preislбmico; las casas que suelen denominarse бrabes o andaluzas seguнan un claro
patrуn romano; el sistema de aparcerнa estaba copiado de los bizantinos y la agricultura mantuvo patrones ema-nados directamente de los conocimientos romanos, como el uso y trazado de canales y acequias, conservados naturalmente por los visigodos. No deja de ser una terrible ironнa que los musulmanes aniquilaran una cultura extraordinaria, fruto de la fusiуn de elementos romanos, cristianos y germбnicos, y que lo que sobreviviу se atri-buya ahora a los destructores. Pero їhabrнa alguna aportaciуn original? Posiblemente, lo que sн fue caracterнstico del dominio islбmico fue la consolidaciуn de un sistema latifundista de propiedad de la tierra en la zona en que las tierras mбs productivas pertenecнan a la aristocracia бrabe, asentada en el sur, Levante, valle del Ebro y Toledo. Tambiйn fue original la crнa de la paloma aunque no el arroz, ya conocido con los romanos, ni la alcachofa, que vino con los godos. En realidad, mбs allб de un talante y una estratificaciуn social basada en la religiуn, apenas aportaron nada. Entremos, pues, en materia. їCуmo llegу al
poder Abd ar-Rahmбn III? En el 912, cuanto tenнa veintiъn aсos de edad, fue designado sucesor por su abuelo Abdallah. En apariencia, lo ъnico que tenнa era un pequeсo territorio en torno a Cуrdoba, pero en el aсo 927 muriу Ornar ibn Hafsъn y al aсo siguiente Abd arRahmбn tomу Bobastro. Eliminado el principal adversario, Abd ar-Rahmбn no tuvo mucha dificultad en ir consolidando su poder. Su seguridad era tanta que, finalmente, dando un relevante paso histуrico, se proclamу califa. їCуmo naciу la idea de un califato cordobйs? Las explicaciones son diversas. Por supuesto, se puede mencionar la personalidad patolуgica de Abd ar-Rahmбn III que le hacнa sufrir enormemente, pero no puede pasarse por alto que fue un intento de contener a los musulmanes norteafricanos que miraban codiciosamente hacia al-Andalus y que ya habнan establecido un califato. En un intento de controlar esa situaciуn, el cordobйs
no sуlo se proclamу califa, sino que ademбs repitiу una re-ceta ya seguida por Roma y continuada, por ejemplo, por Isabel la Catуlica, la de que la seguridad de la Penнnsula pasa por dominar el norte de Africa. Fue asн como Abd ar-Rahmбn III impuso su dominio sobre Ceuta, Melilla y Tбnger. їQuй impacto tuvo el califato en la polнtica peninsular? Verdaderamente enorme. Es cierto que inicialmente Abd ar-Rahmбn fue derrotado por Leуn en San Esteban de Gormaz (917) y por Leуn y Navarra en Mudania (918). Sin embargo, a pesar de esos fracasos primeros, sus «campaсas» --no aceifas-- de Muez (920) e Iratн (924) fueron grandes victorias en las que dispensу terribles muestras de crueldad, como el asesinato de los doscientos monjes de San Pedro de Cerdeсa o el arrasa-miento de Pamplona. Tras la derrota de Simancas renunciу a nuevas campaсas (939). En un intento de sobrevivir aun a costa de renun-ciar a la alianza con otros caudillos espaсoles, en 950
Borrell II de Barcelona se sometiу. Al sometimiento barcelonйs se sumaron cambios dinбsticos en los r e i no s del norte que el califa supo aprovechar en beneficio pro pнo. En 959, controlaba a Sancho el Gordo de Navarra y, en 960, los reinos cristianos eran tributarios del califato. їCuбles fueron los aportes del califato? Fundamentalmente, consistieron en el control sobre al-Andalus y los nъcleos de resistencia norteсos y en el lujo en el que gastaba el fruto de sus saqueos en el norte y de un monopolio casi absoluto del trбfico de esclavos en el Mediterrбneo. Recuйrdese, por ejemplo, que a la muerte de Abd ar-Rahmбn III su palacio de Medina Aza-hara (Madinat al-Zahra) disponнa de los servicios de tres mil setecientos cincuenta esclavos varones y de seis mil trescientas mujeres de las que la inmensa mayorнa tambiйn estaba reducidas a la esclavitud. їPor quй no pudo perpetuarse el esplendor del califato despuйs de Abd ar-Rahmбn III?
Porque ni el sistema era productivo ni podнa mantener el expolio de manera indefinida. Al final de su vida, Abd ar-Rahmбn III se quejaba de que no habнa conocido la felicidad salvo unos dнas aislados. їA quй se debнa esa peculiar confesiуn? їQuй mal le provocу esa amargura? De entrada, su inmenso complejo de inferioridad. Hijo de una vascona, era pelirrojo y de ojos azules, lo que se asemejaba muy poco al patrуn racial del бrabe. De ahн que se tiсera el pelo y la barba de negro. Ademбs el califa era paticorto y eso le llevaba a mostrarse siempre montado a caballo. Ese desequilibrio seguramente se encuentra en la base de una crueldad extraordinaria de la que dio muestras repetidas a lo largo de su vida. Por ejemplo, cuando ordenу despedazar al niсo Pelayo porque no cediу a sus deseos sexuales o cuando perpetrу el asesinato de los doscientos monjes de San Pedro de Cerdeсa o cuando, tras la derrota de Simancas, ejecutу encolerizado a trescientos de sus oficiales de caballerнa y a centenares de sus
guerreros en horcas y cruces. No puede extraсar que una mente asн de enferma pudiera escribir al final de su vida: He reinado mбs de cincuenta aсos, con victoria y con paz. Amado por mis subditos, temido por mis enemigos y respetado por mis aliados. Riquezas y honores, poder y placeres, aguardaron mi llamada para acudir de inme-diato. No existe bendiciуn terrenal que se me haya esca-pado. En esta situaciуn he procedido a anotar con dili-gencia los dнas de felicidad pura y autйntica que he disfrutado: SUMAN CATORCE. Hombre, no cifres tus deseos en el mundo terrenal. CAPНTULO XXV El Islam en Espaсa (IX): el final del califato y Almanzor
En pбginas anteriores nos acercamos al gran perнodo de esplendor del islam en Espaсa, el correspondiente al califato de Cуrdoba y a su fundador Abd ar-Rahmбn III. Se tratу, sin embargo, de una situaciуn efнmera porque el sistema carecнa de solidez. A esta cuestiуn esencial, vamos a dedicar este capнtulo. їCуmo comenzу la decadencia del califato? El declive del califato se iniciу no mucho despuйs del fallecimiento de Abd ar-Rahmбn III. Al morir, al-Hakan II dejу el trono cordobйs a Hisam, un muchacho de once aсos sin ninguna experiencia polнtica. El poder real quedу, sin embargo, en manos del ъltimo gran personaje del califato: al-Mansur o, como lo llamaban los cristianos, Almanzor. їCуmo llegу al poder Almanzor? El joven califa Hisam tenнa el apoyo del Yafar alMushafi, quien disponнa del beneplбcito de la madre del califa, la concubina Subh de Navarra. Al-Mushafi, a su vez, contaba con la estrecha colaboraciуn de un hombre llamado Abi Amir Muhammad, miembro de
una familia бrabe con posesiones en Algeciras que se trasladу a Cуrdoba para estudiar jurisprudencia y literatura. Este Abi Amir acabarнa recibiendo con el tiempo el sobrenombre de «al-Mansur o el Victorioso». Al-Mushafн le nombrу, primero, administrador de la sultana Subh y despuйs del joven Hisam. A la muerte de al-Hakam II recibiу el nombramiento de visir y tutor del joven califa, por lo que Almanzor y su protector alMushafi empezaron a enfrentarse abiertamente. En el aсo 978, apaсу totalmente a al-Mushafi del entorno del califa, gracias al apoyo de su suegro, el general Galib, y tres aсos mбs tarde consiguiу que el joven Hisam le otorgara pъblicamente los poderes absolutos del gobierno, de esta forma, el califa pudo dedicarse a la vida piadosa que era lo que mбs le interesaba. їQuй significу el gobierno de Almanzor? Una dictadura militar que durу mбs de veinte aсos. Las crуnicas hablan de 57 expediciones victoriosas en las que destruyу Barcelona (985) --el conde Borrell no comprendiу que no quisiera pactar con йl --, Coimbra 987), los monasterios leoneses de
Sahagъn y Eslonza 988), Santiago de Compostela (997) y Pamplona (999). No puede sorprender que algunos consideraran que Almanzor era una seсal de que EL FIN DEL MUNDO se hallaba cerca. Porque, a decir verdad, el musulmбn ni construнa ni recuperaba terreno. Tan sуlo arrasaba, asesinaba, sa-queaba y esclavizaba. Una copla asegura que Almanzor perdiу el tambor en Calataсazor; es decir, que, finalmente, fue derrotado por los cristianos. Pero їse corresponde esa afirmaciуn popular con la realidad? La realidad histуrica es que en el aсo 999, Pamplona fue arrasada por los musulmanes. En un intento de defenderse frente a aquellas agresiones, Sancho Garcнa, conde de Castilla, formу una coaliciуn con Leуn, Navarra y los condes de Saldaсa. Finalmente, los aliados cho-caron con las tropas de Almanzor en Peсa Cervera, Soria, a 50 km de Calataсazor. El castellano Sancho Garcнa protagonizу varias cargas de caballerнa que estuvieron a punto de hundir el frente de Almanzor, pero entonces йste trasladу el campamento de un llano a una colina y los cristianos,
cre-yendo que se trataba de refuerzos que llegaban para ayudar al musulmбn, se retiraron. Se tratу de una victoria de Almanzor --de hecho, tras ella volviу a saquear Burgos--, pero fue la ъltima. Ya sуlo realizу una aceifa en 1002 cuando arrasу el monasterio de San Millбn de la Cogolla y de ahн regresу con una dolencia que le obligу a viajar en litera. Falleciу a los pocos dнas en las cercanнas de Medinaceli (Soria). Cronicуn Burguense dirнa que «fue sepultado en los in-fiernos». їQuй sucediу tras el gobierno de Almanzor? Nada habнa logrado salvo someter todo a la fuerza bruta y, al morir, el aparato del Estado islбmico se colap-so. De hecho, el gobierno dictatorial de Almanzor fue una de las causas que motivaron el estallido de la Gran Fitna y la guerra civil en alAndalus entre los aсos 1009 y 1031. La violencia islбmica habнa causado males inde-cibles, pero demostrу ser incapaz de articular un sistema polнtico no ya justo , sino meramente
estable. CAPНTULO XXVI
Sancho III el Mayor En el capнtulo anterior nos referimos al tremendo golpe que experimentу el poderнo islбmico tras la muerte de Almanzor. Esa fase de decadencia discurrirнa en paralelo al reinado de uno de los grandes monarcas espaсoles de la Edad Media: el navarro Sancho III. їQuiйn era Sancho III de Navarra? Sancho Garcйs III, apodado «el Mayor o el Grande», fue rey de Navarra, o mбs exactamente del reino de Nбjera-Pamplona, entre los aсos 1000-1035, de los condados de Sobrarbe y Ribagorza desde 1018 y de Castilla desde 1029. Ascendiу al trono en el aсo 1000, heredando los reinos de Navarra y Aragуn, con la resi-dencia regia fijada en Nбjera. En 1016 delimitу las fronteras entre Navarra y el condado de Castilla. Se trataba de una polнtica de amis-tad que se consumarнa al contraer matrimonio con Munia o Muniadona, hija del conde castellano Sancho Garcнa. De ese matrimonio nacerнan
Fernando --que serнa el primer Rey de Castilla--, Gonzalo (conde de Sobrarbe y Ribagorza) y las hijas Mayor y Jimena, que serнa reina de Leуn tras casarse con Bermudo III. їCуmo influyу Sancho III en el desarrollo de la Reconquista? De manera muy considerable. Indirectamente, porque reconociу a Castilla y porque iniciу una polнtica de apertura a Europa mediante la introducciуn de la reforma de Cluny, presente en los monasterios de San Salvador, Leire y San Juan de la Peсa. Directamente, asegurбndose un control del norte de Espaсa que iba desde Zamora a Barcelona (1003). Pero їcуmo se contemplу a sн mismo Sancho III? їComo un rey navarro? Como ya habнa sucedido con Alfonso III, Sancho III se contemplу como rey de la Espaсa que pensaba arrancar de las manos de los invasores musulmanes. Mal que les pese a los nacionalistas vascos, el tнtulo que se dio no fue el de rey de una Euskadi
inexistente sino el de «Imperator To-tus Hispaniae». Buena prueba de ello es que llegу a acuсar moneda con dicho tнtulo. Por si fuera poco, en el decreto de restauraciуn de la catedral de Pamplona, Sancho III se refiriу a «nuestra patria, Espaсa» y a Witiza y Rodrigo los denominу «nuestros predecesores y antepasados». їPuede extraсar que lo denominaran Rex Ibericus y Rex Hispaniarurrv: Pero entonces, їno existiу Euskadi o Euskalherria durante la Edad Media? Pues la verdad es que no. En el aсo 800 d. de J.C., Iсigo Arista se hizo con el poder en la antigua ciudad de Pamplona. Enfrentado con los musulmanes que habнan invadido Espaсa y con las presiones de los francos, aquel reino de Pamplona acabу convirtiйndose en el reino de Navarra y, poco a poco, en lucha continuada contra los invasores islбmicos, fue extendiйndose territorialmente. A finales del siglo x, Navarra se anexionу una parte de Бlava y en 1029, Sancho III el Mayor --que, como ya hemos visto, se definнa a sн mismo como emperador de Espaсa y heredero de los monarcas visigodos-- pasу a controlar Castilla y las actuales
provincias vascongadas. Esa uniуn durу poco. En realidad, permaneciу tan sуlo durante la йpoca de esplendor de Navarra. En 1035, Castilla recuperу su independencia y, paso a paso, sus fronteras antiguas, y en 1076 Vizcaya se separу del reino de Navarra para, voluntariamente, entrar a formar parte de los territorios de la Corona de Castilla. En 1109, Castilla se uniу otra vez a Navarra gracias a las acciones de Alfonso I el Batallador. En esos momentos, Vizcaya, que era parte de Castilla, se convirtiу tambiйn en un territorio de Navarra. Aquella uniуn fue tambiйn fugaz. En 1134, con la muerte de Alfonso I el Batallador, Castilla volviу a ser independiente y Vizcaya tambiйn se separу de Navarra para seguir siendo un territorio castellano. A finales de ese mismo siglo x i i , Бlava y Guipъzcoa se incorporaron tambiйn por separado y de manera voluntaria a Castilla y seguirнan formando parte de ella durante siglos. De hecho, cuando a inicios del siglo xvi Navarra se reintegrу en la Espaсa reunificada lo hizo como reino y conservando sus viejos fueros.
A lo largo de la Edad Media, y tan sуlo por unas dйcadas, Navarra contу entre sus territorios a las tres provincias vascongadas de la misma manera que estuvo incluida durante algunos aсos Castilla. Por lo tanto, ni existiу una Euskalherria unida, ni en esa Euskalherria estuvo Navarra, ni jamбs las provincias vascongadas domi-naron Navarra. Semejantes concepciones no son sino un ejemplo mбs de los delirios mitolуgicos del nacionalismo vasco. їQuй sucediу a la muerte de Sancho III? Pues seguramente que cometiу el mayor error de un reinado muy fecundo. Antes de morir en el 1035, diviу sus territorios entre sus hijos: su primogйnito, Garcнa heredу Pamplona y algunas tierras en Aragуn y Castilla; Fernando obtuvo una buena parte del condado de Castilla; Ramiro recibiу tierras en Aragуn y en Navarra, y Gonzalo en el Sobrarbe y en Aragуn. CAPНTULO XXVII Castilla: de condado a
reino En el capнtulo anterior vimos cуmo Sancho III dividiу sus territorios entre sus hijos. De manera bien significativa, Castilla dejaba de ser condado para convertirse en reino. En las prуximas pбginas vamos a detenernos en las causas de ese cambio y en los orнgenes de Castilla. їCuбndo comienza la Historia de Castilla? Tan sуlo algunas dйcadas despuйs de la invasiуn islбmica. Las primeras repoblaciones tuvieron lugar en el 791 en el valle de Mena, Valpuesta y el nъcleo occidental. Los habitantes procedнan de Cantabria y de lo que ahora denominamos Vizcaya y entonces era conocido como la Bardulia. El 15 de septiembre del aсo 800, el ъltimo aсo del mismo siglo en que tuvo lugar la llegada de los musulmanes, ya nos encontramos con un documento notarial en el que aparece el nombre de Castilla. El texto se redactу en el hoy desaparecido monasterio de San Emete-rio de Taranco de Mena, situado en el valle de Mena, en el norte de la actual provincia de
Burgos. En virtud de este documento, el abad Vнtulo donaba unos terrenos y afirmaba: « Bardulia quae mine vocatur Cuistella» (Bardulia que ahora se denomina Castilla). їPor quй recibiу el nombre de Castilla? Por los castillos que se fueron estableciendo en su territorio para asegurar la defensa contra las agresiones is-lбmicas. їCuбndo se convirtiу en condado? Su primer conde fue Rodrigo (850-873). En esa йpoca, Castilla limitaba al norte con la cordillera Cantб- brica; al sur, con Valdivielso, Mena y Brida; al oeste, con Aguilar de Campoo y la Braсosera; y al este, siguiendo el Ebro, con Puentelarra. La misiуn del conde era cobrar impuestos e impartir justicia, pero el de Castilla, desde el principio, se entregу a la expansiуn de su territorio. De hecho, el hito mбs importante fue la repoblaciуn de Amaya en 860, pero, coincidiendo con el reinado de Alfonso III, el «rey de toda Espaсa», la expansiуn experimentada por Castilla fue muy importante al incluir tierras de
Бlava y La Rio ja. їCуmo obtuvo el condado de Castilla la independencia? La leyenda habla de un caballo y de un azor comprado por el rey Ramiro II de Leуn a Fernбn Gonzбlez. Habrнa pasado el tiempo y, al no saldar la deuda, los intereses habrнan ascendido tanto que al monarca le habrнa resultado mбs rentable entregar la independencia al condado que abonar el precio. Ciertamente, Castilla logrу la independencia con el citado conde, pero ese logro hay que atribuirlo al propio dinamismo castellano. A Fernбn Gonzбlez (931-970) las fuentes le atribuyen las tнpicas virtudes castellanas: trabajo, honor, reli-giosidad e independencia. Intervino en Simancas, donde derrotу a Abd ar-Rahmбn III (939) y logrу ademбs reba-sar la lнnea del Duero. Aquellos avances son los que explican que, en 1035, Castilla ya fuera un reino.
CAPНTULO XXVIII El reino de Castilla: de Fernando I a Sancho II
En el capнtulo anterior hicimos una breve referencia a los orнgenes de Castilla. En las pбginas siguientes vamos a comentar lo que fueron sus primeros aсos como reino. їQuiйn fue Fernando I, el primer rey de Castilla? Fernando fue hijo de Sancho el Mayor de Navarra y de la castellana doсa Muniadona. Como ya vimos, su padre le entregу Castilla como reino, pero se trataba de una Castilla desmembrada que, en parte, se habнa entre-gado a Leуn y Navarra. Como era de esperar, Fernando I acometiу como primera tarea de su reinado el recuperar esos territorios. Lo consiguiу en el caso de Leуn, tras la muerte de Bermudo III de Leуn en la batalla de Tama-rуn, en Burgos; y en el de Navarra, al vencer a su hermano Garcнa en Atapuerca. Fue a partir de entonces cuando pudo entregarse a la causa de la Reconquista. Se tratу de un proyecto que acometiу con йxito y cuyo logro mбs importante fue la toma de Coimbra en 1063. Sin embargo, como en el caso de su padre, cometiу el error de dividir el reino.
їCуmo dividiу el reino Fernando I? Sancho, su primogйnito, heredу el reino de Castilla y se convirtiу en Sancho II. El resto de sus dominios los repartiу entre sus hijos, otorgу el reino de Leуn a Alfonso, Galicia a Garcнa y Zamora a Urraca. Por lo que se refiere a Elvira, entrу en un monasterio. їQuй sucediу tras la divisiуn del reino? Sancho II intentу, guiado por un criterio bastante lуgico, reunificar el reino paterno y emprendiу la guerra contra sus hermanos para conseguirlo. Con la intervenciуn de Rodrigo Dнaz de Vivar, el famosнsimo Cid Cam-peador, derrotу a Alfonso en Llantada y Golpejera obligбndole a exiliarse en Toledo. Urraca se puso al frente de la nobleza leonesa y se encerrу en Zamora decidida a resistir a Sancho. Este intentу tomar la plaza, pero, durante el asedio, fue asesinado por el traidor Vellido Dolfos. Sancho fue sucedido por Alfonso, que se convirtiу en rey de Castilla. Serнa un monarca decisivo en el avance de la Reconquista y en un momento especialmente peligroso para Occidente, el de las nuevas invasiones islбmicas procedentes del norte de Africa.
CAPНTULO XXIX
Las invasiones norteafricanas (I) los almorбvides. El Cid Como vimos en algunos capнtulos anteriores, tras la muerte de Almanzor el califato se descompuso en distintos reinos de taifas. Estos reinos no sуlo dejaron de manifiesto su incapacidad para poder enfrentarse a la presiуn de los nъcleos de resistencia norteсos, sino que, en realidad, estaban condenados a desaparecer a medio plazo permitiendo el final de la Reconquista. Si no fue asн, se debiу a un fenуmeno singular: la llegada de una serie de oleadas invasoras islбmicas que procedнan del norte de Бfrica. La primera fue la de los almorбvides. їPor quй los reinos de taifas no podнan resistir las presiones cristianas?
Por dos males que habнan caracterizado desde sus inicios a al-Andalus: la incapacidad para crear un Estado islбmico viable y la crispada fragmentaciуn racial. Cuando el califato estallу, las taifas se formaron con bastante lуgica mediante divisiones raciales. Asн, habнa taifas bereberes, бrabes e incluso eslavas, porque en estas ъltimas se habнan hecho con el poder antiguos esclavos procedentes del este de Europa. El islam no habнa suprimido esas diferencias de clase y de raza. Si acaso, habнa servido para agudizarlas. їQuiйnes eran los almorбvides? Una secta islбmica fundada por un bereber llamado Yahya ben Ibrahim. Йste peregrinу a La Meca en 1083 y allн descubriу un islam mucho mбs estricto del que habнa conocido y que lo cautivу. Al regresar a su tierra intentу arrastrar a sus paisanos hacia su nueva visiуn religiosa, pero no fue bien acogido. Yahya optу entonces por en-cerrarse en un ribat --de donde viene el nombre de al-murabbitun, origen del almorбvide espaсol-- a orillas del Nнger. Durante los aсos siguientes, la combinaciуn de la sumisiуn al islam y el recurso de la espada proporciona-ron una amplia expansiуn a los
almorбvides. De hecho, a la muerte de Yahya le sucediу Yusuf ben Tashufin que en 1070 fundу Marrakech. En 1085, los reyes musulmanes de Badajoz y Granada pidieron su ayuda para enfrentarse a la presiуn de los reinos cristianos. De manera paradуjica, repetнan el error de los partidarios de Witiza, unos siglos antes, cuando llamaron a los musulmanes del norte de Africa en ayuda suya y lo ъnico que lograron fue su propia aniquilaciуn. їQuй significу la llegada de los almorбvides? Una terrible oleada de violenta intolerancia. Los cristianos mozбrabes fueron obligados a convertirse al islam o, de lo contrario, eran asesinados. Por cierto, y antes de continuar, durante siglos, Es-paсa contу con la liturgia mozбrabe, una liturgia propia independiente de otras occidentales como la am-brosiana o la romana. їCуmo naciу el culto mozбrabe?
(.orno un efecto de la romanizaciуn, seguramente en el Bajo Imperio. Se trataba de un culto especнficamente espaсol aunque en lengua latina. Su perduraciуn a lo largo de los siglos constituye una prueba de la voluntad de resistencia de los espaсoles frente al islam. їQuiйn lo sustituyу por el romano? Fue una decisiуn de Alfonso VI de Castilla, que deseaba enlazar con la Europa transpirenaica y que pensу que una de las mejores maneras de hacerlo serнa adaptar sus usos litъrgicos. Asн, en 1080 convocу un concilio general de sus reinos en Burgos, declarбndose oficialmente la aboliciуn de la liturgia hispбnica y su sustituciуn pol-la romana. їProvocу oposiciуn esa medida? Pues la verdad es que sн, porque el mozбrabe se consideraba el culto especнfico espaсol que no debнa ser sustituido por el romano. Resulta significativo que uno de los que mбs se opuso a esa medida fuera el Cid. їPor quй ha persistido el mozбrabe excepcional-mente en Toledo?
Hay razones histуricas muy poderosas. Con la reconquista de Toledo en 1085, como concesiуn en el pacto de conquista, Alfonso VI autorizу a seis parroquias a conservar la antigua liturgia. Durante algъn tiempo, tambiйn se mantuvo en las comunidades cristianas bajo dominio musulmбn, pero en medio de un proceso de decadencia provocado por la feroz persecuciуn islбmica que acabarнa implicando su desapariciуn. Aclarado queda. Estбbamos hablando de la intolerancia de los almorбvides... Sн, lo cierto es que tampoco los musulmanes escaparon de aquella severidad teolуgica. Por lo que se refiere a los reinos del norte no tardaron en sufrir las agresiones de los invasores norteafricanos. En 1086, Alfonso VI fue derrotado en Azagala, cerca de Badajoz. De manera bien significativa, tras la batalla, los almorбvides llamaron a la oraciуn subidos en una pirбmide levantada con las cabezas de cautivos cristianos. їCуmo se articulу la resistencia frente a los almorбvides?
Alfonso VI tuvo el buen criterio de llamar al Cid, al que habнa desterrado previamente siguiendo el consejo de algunos envidiosos. El caballero castellano articulу una hбbil lнnea de defensa contra los invasores que se apoyaba sobre Toledo, Aledo y Valencia. De esa manera, el Cid controlaba el valle del Ebro y la zona de Valencia obligando a los rйgulos moros a enfrentarse con los almorбvides. Justo en esos momentos en que Castilla se convertнa en bastiуn de la defensa de Occidente contra los invasores norteafricanos, el conde de Barcelona Berenguer Ra-mуn II intentу lanzar contra ella a los rйgulos moros. Sin embargo, en 1089, el conde de Barcelona fue vencido por el Cid, que lo capturу en Tйvar. їCуmo se puso fin a la amenaza almorбvide? En 1090, los almorбvides controlaban ya al-Andalus con mano de hierro. La respuesta dada por Castilla fue una ofensiva de contenciуn que, en 1094, permitiу a Alfon.^ VI entrar en Lisboa, Santarem y Cintra, mientras que el Cid conquistaba Valencia. Aquellas victorias castellanas tuvieron un efecto enorme sobre la marcha de la Reconquista. Permitieron, por ejemplo, que en 1096, Pedro I de
Aragуn reconquistara Huesca. La tradiciуn ha insistido en seсalar las virtudes del Cid, Rodrigo Dнaz de Vivar, en el enfrentamiento con los musulmanes. Pero їrealmente fue su papel tan destacado en la lucha contra el islam? Aunque los almorбvides no fueron derrotados totalmente hasta 1147 con la toma de Almerнa, el papel del Cid fue esencial en la lucha contra estos invasores norteafricanos. De entrada, el Cid supo establecer una lнnea de contenciуn que demuestra su talento como estratega. Ademбs, manejу magnнficamente las alianzas --era un gran diplomбtico-- separando a los rйgulos moros de los almorбvides y trabando una alianza natural con Aragуn, especialmente con Pedro I. De esa manera, juntos derro-taron a los almorбvides en Peсa Cadiella y en Bairйn, cerca del mar. Por aсadidura, supo controlar los intentos de irresponsable traiciуn como el del conde de Barcelona y demostrу ser un magnнfico tбctico. Por ejemplo, en la batalla de los llanos de Cuarte, el Cid no llegу a recibir los refuerzos de Alfonso VI ni del rey de
Aragуn, pero supo dividir a las fuerzas almorбvides y aplastarlas. Insistamos CAPНTULO XXX Las invasiones norteafricanas (II): los almorбvides. Alfonso el Batallador y Alfonso el emperador
Como vimos en el capнtulo anterior, cuando sobrevino la muerte del Cid, la oleada almorбvide habнa quedado con-teniday si bien no eliminada del todo. En las prуximas pбginas vamos a detenernos en su final. їQuй sucediу tras la muerte del Cid? En 1108, Alfonso VI fue derrotado en Uclйs. Convencido de la necesidad que existнa de recuperar la unidad nacional aniquilada por la invasiуn islбmica, Alfonso VI concibiу la idea de convertir a Alfonso I el Batallador, rey de Aragуn en cabeza de los reinos hispanos. Dado que Aragуn comprendнa entonces Navarra ese paso ha-brнa significado una reunificaciуn que no se produjo hasta los Reyes Catуlicos a finales del siglo xv. Cuando Alfonso VI muriу (1109), su hija Urraca buscу el matrimonio con el rey aragonйs para coronar ese proyecto. їCuбl fue la labor del Batallador? En 1188 reconquistу Zaragoza y, al quedar abierto el
valle del Ebro, se pudo proceder a la reconquista de Tudela, Tarazona, Daroca y Calatayud. Ademбs, el Batallador protagonizу una extraordinaria cabalgada hacia Granada. Finalmente, muriу en Mequinenza combatiendo a los almorбvides. La labor reconquistadora del Batallador fue extraordinaria, pero quedу frustrada por dos razones fundamentales. La primera es que no llegу a consumar el matrimonio con doсa Urraca --era homosexual o quizб impotente-- y la esposa consiguiу la anulaciуn. De esa manera, la reunificaciуn de Espaсa se retrasу por siglos. La segunda razуn es que Alfonso el Batallador otorgу un testamento en el que dividнa su reino entre las уrdenes militares. їQuй establecнa el testamento de Alfonso el Batallador? Tras un corto viaje al valle de Arбn, en octubre de 1130, Alfonso se encontraba asediando Bayona. Antes de levantar el sitio que durу un aсo redactу Alfonso I su singular y extraсo testamento en el que dejaba el reino a las уrdenes militares de Oriente: el Temple, el Hospital y el Santo Sepulcro.
El dнa 7 de septiembre de 1134, y tras haber ratificado su inviable testamento, muriу el monarca en Poleсi-no, aldea situada entre Sariсena y Graсйn. Fue enterrado en los aledaсos de Huesca, en El Castillo-abadнa de Montearagуn. їPor quй tomу esa decisiуn Alfonso el Batallador? Por una mezcla de motivos. Por un lado, era obvio que Alfonso no habнa podido tener un heredero propio y, aparte de Castilla, no veнa con quiйn emparentar. Por otro, abrigaba un profundo deseo de Reconquista y, sin duda, las уrdenes militares habнan demostrado su valнa. Un testamento que les entregara el reino, en apariencia, permitirнa continuar la tarea reconquistadora. їEra viable el testamento de Alfonso el Batallador? La verdad es que resultaba irrealizable, ya que las уrdenes militares no estaban en condiciones de asumir el gobierno del reino.
їCуmo se solucionу el enredo? La muerte de Alfonso sin sucesiуn directa abriу una crisis profunda en el reino de Aragуn. Los nobles aragoneses no aceptaron la ъltima voluntad dispuesta por el difunto monarca y elevaron al trono a Ramiro II, hermano de Alfonso, que a la sazуn era obispo de Roda-Barbastro. En Navarra la situaciуn planteada fue similar, y resultу elegido rey Garcнa Ramнrez el Restaurador. Por su parte, los almorбvides, vista la crisis polнtica y dinбstica, contraatacaron con йxito y recuperaron momentбneamente algunas zonas. їCуmo se produjo el final de los almorбvides? Serнa el reino de Castilla el encargado de frenarlos. Urraca, como ya indicamos, no tuvo hijos de Alfonso el Batallador y asн la corona de emperador pasу a su hijo Alfonso, tenido en otro matrimonio. Alfonso serнa precisamente el que acabarнa con la amenaza que representa-ban los almorбvides. En 1135, el hijo de Urraca fue coronado emperador
como Alfonso VII. Al acto asistieron como vasallos los reyes de Navarra, el conde de Barcelona y otros seсores de Espaсa y Francia. Alfonso VII precisamente fue el que asestу el golpe de gracia a los almorбvides. En 1139 tomу Oreja, en 1143 Coria; en 1144, Mora y en 1147, Almerнa, con lo que el imperio almorбvide se desplomу sin dejar rastro. CAPНTULO XXXI Espaсa hacia su reunificaciуn: Barcelona entra en la Corona de Aragуn En el capнtulo anterior nos referimos a uno de los intentos mбs importantes de reunificaciуn acontecidos durante la Edad Media espaсola, el
que pretendнa unir a Castilla y a Aragуn casando a doсa Urraca con Alfonso el Batallador. Como vimos, ese intento --que pudo haber cambiado la Historia no sуlo de Espaсa sino de todo Occidente--fracasу por culpa del rey aragonйs. En las prуximas pбginasy nos ocuparemos de otro intento unificador especialmente importante porquey en esta ocasiуny sн se coronу con el йxito. Nos referimos a la entrada del condado de Barcelona en la Corona de Aragуn. їPor quй se fijу Aragуn en Barcelona para la uniуn de ambas entidades polнticas? La verdad es que tardу en hacerlo dado que Barcelona era una entidad polнtica muy menor. De hecho, ya comentamos que el primer intento se dirigiу hacia Castilla, que era lo mбs lуgico. La situaciуn, como vimos tambiйn, fracasу por Alfonso el Batallador. Йste no sуlo no consumу el matrimonio con la castellana Urraca, sino que ademбs, en su testamento, dejу como herederas de su reino a las уrdenes militares.
їY quй sucediу entonces? Pues como ya seсalamos, nadie pensу en cumplir un testamento tan disparatado. Por supuesto, a las уrdenes militares se les reconocieron algunos privilegios, pero mientras que los nobles aragoneses en Jaca elegнan como sucesor a Ramiro el Monje -- que en realidad era obispo de Roda-Barbastro-- los navarros hicieron lo mismo con Garcнa el Restaurador. Ramiro carecнa ciertamente de experiencia polнtica, pero durante su breve reinado (1134-1137), sofocу varias revueltas, lo que dio origen a la leyenda de la campana de Huesca, supuestamente formada con las cabezas de nobles levantiscos. Pero, por encima de todo, Ramiro procurу continuar con йxito la tarea de reunificaciуn de Espaсa y garantizar la sucesiуn de la corona. Asн, intentу prohijar a Garcнa Ramнrez, ya rey de los navarros, con la intenciуn de volver a unir Navarra con Aragуn. Tambiйn se esforzу por tener un hijo legнtimo que heredara el reino de Aragуn. Con tal finalidad se casу el dнa 13 de noviembre de 1135 en la catedral de Jaca con Inйs de Poitou, una francesa noble y viuda que habнa demostrado su ferti-lidad en un matrimonio anterior.
Del enlace con Inйs naciу el 11 de agosto de 1136 una niсa que recibiу el nombre de Petronila. A finales de ese mismo aсo, el rey y su esposa se separaron. Inйs se retirу al monasterio de Santa Marнa de Fontevrault, donde falleciу en torno al aсo 1159. Ramiro tomу, al poco de nacer la niсa, la decisiуn de casarla con Ramуn Berenguer IV, conde de Barcelona. Los esponsales, a pesar de la considerable diferencia de edad, se firmaron el 11 de agosto de 1137. їEran equivalentes ambas entidades? їEra Cataluсa una naciуn? No. Aragуn era un reino y tenнa una importancia considerable aunque fuera menor que la de Leуn o Castilla. Cataluсa como tal no existнa aъn, pero sн el condado de Barcelona. Por supuesto, es un disparate seсalar que fuera una naciуn. Con tales datos, no sorprende que las condiciones para el matrimonio las pusiera el rey Ramiro el Monje, que mantenнa una posiciуn muy superior, y que fueran aceptadas por Ramуn Berenguer IV. El 13 de noviembre de ese mismo aсo, Ramiro II abdicу el reino en su yerno, aunque no asн la
dignidad real. Desde ese momento Ramуn, con tнtulo de prнncipe de Aragуn y conde de Barcelona, se hizo cargo de las dos entidades. Finalmente, en agosto de 1150 se celebrу la boda del conde Ramуn Berenguer y doсa Petronila en Lйrida. їCуmo se denominу esa nueva unidad polнtica? Por supuesto, Aragуn. Era lуgico que asн fuera porque no se trataba de una confederaciуn o de una uniуn de dos reinos sino de la entrada del condado de Barcelona dentro de los territorios de la corona aragonesa. CAPНTULO XXXII Las provincias vascongadas entran en Castilla En el capнtulo anterior vimos uno de los intentos
mбs am-biciosos de reunificaciуn de Espaсa en el curso de la Edad Media. En este capнtulo nos ocuparemos de otro especialmente importante porque significу la integraciуn voluntaria de las provincias vascongadas en la Corona de Castilla. їCuбndo y por quй se integrу Alava en la Corona de Castilla? Ya en el siglo viii, Бlava estuvo a punto de integrarse en Asturias, que fue el primer foco de resistencia contra la invasiуn islбmica, y lo mismo sucediу en el siglo x en la Castilla de Fernбn Gonzбlez. Cayу en la уrbita de Navarra con la polнtica expansionista de Sancho el Mayor, pero en 1076 era de nuevo independiente. En 1199-1200, con Alfonso VIH, se uniу a Castilla de manera voluntaria, ya que deseaba huir del anexionismo navarro y ademбs sabнa que Castilla respetarнa sus libertades. їCuбndo y por quй se integrу Guipъzcoa en la Corona de Castilla? En 1200, Guipъzcoa pidiу la entrada en Castilla
precisamente para librarse de las asechanzas navarras. La elecciуn no pudo ser mбs acertada porque esta provincia, defendida por Castilla, no sufrirнa ningъn fenуmeno de violencia hasta la Guerra de la Convenciуn del siglo xviii. їCuбndo y por quй se integrу Vizcaya en la Corona de Castilla? Vizcaya en el siglo xi era un seсorнo independiente. Con Sancho el Mayor, se vio incorporada a Navarra, pero en 1180 recuperу su independencia. Reforzу entonces su uniуn con Castilla, que todavнa no era formal. En 1200, Alfonso VIII entregу el seсorнo de Vizcaya a los Lуpez de Haro que fueron los creadores de Vizcaya y que formaron parte de la corona castellana. En 1379, Juan II de Castilla se convirtiу en seсor de Vizcaya al heredar el seсorнo. їEntonces nunca existiу una naciуn vasca? Por supuesto que no. Las provincias vascongadas llegaron a estar unidas, pero nunca entre sн, sino mбs bien como parte de la Corona de Castilla a la que prefirieron a la posibilidad de unirse a una Navarra en parte vascuence-parlante.
CAPНTULO XXXIII La tercera invasiуn islбmica: los almohades. El primer parlamento europeo Tras la aniquilaciуn del imperio almorбvide por Alfonso VII de Castilla, al-Andalus se vio sumida en un segundo pe-rнodo de taifas. Su reacciуn entonces fuet como en el pasado, la de pedir socorro a un nuevo movimiento islбmico, los almohades norteafricanos. El que йstos invadieran Espaсa pudo cambiar la Historia de Occidente. їQuiйnes eran los almohades? Una secta islбmica surgida en torno a Muhammad ibn Tumart. Este personaje habнa nacido en 1084 en
los montes del Antiatlas, en el sur de Marruecos. En 1121 se proclamу al-Mahdн al-Masum (el infalible mahdн) y en 1122 se enfrentу con los almorбvides que eran sus rivales en la predicaciуn de un mensaje islбmico rigorista. Muriу en 1130, pero en el aсo 1147 --el mismo aсo que Alfonso VII tomaba Almerнa-- sus seguidores tomaron Marrakesch. Resultaba obvio que se habнan convertido en los herederos naturales de los almorбvides. їCуmo llegaron los almohades a Espaсa? Invitados, como lo habнan sido los musulmanes del siglo viii o los almorбvides. Tambiйn en este caso no te-nнan la menor intenciуn de marcharse de Espaсa una vez puesto el pie en ella. En 1148 los agentes almohades se apoderaron de Sevilla y en 1149, de Cуrdoba. En 1157, en un golpe de enorme efecto, arrebataron Almerнa a los castellanos. El terreno habнa quedado preparado para una invasiуn en toda regla y, en 1161, un ejйrcito almohade desembarcу en Gibraltar.
їCuбl fue la reacciуn de los reinos cristianos? Desde 1161, intentaron resistir a los almohades, que eran tan fanбticos como para provocar el exilio del musulmбn Averroes o del judнo Maimуnides. Sin embargo, en 1195, Alfonso VIH de Castilla sufriу una derrota terrible en Alarcos, y en 1196 Toledo se vio sitiada por los almohades. їCambiу esa situaciуn? Sн, y de manera decisiva, cuando en 1212 se formу una coaliciуn para enfrentarse con el poder almohade. Su artнfice principal fue Alfonso VIII de Castilla, al que se sumaron Pedro II de Aragуn y Sancho VIH el Fuerte de Navarra, aunque no Alfonso IX de Leуn. Este ejйrcito combinado logrу derrotar a los almohades en las Navas de Tolosa, una de las batallas decisivas de la Historia de Occidente ya que, de haberse producido una victoria islбmica, Europa se hubiera visto anegada por una nueva invasiуn norteafricana. El papel de francos y alemanes --que arremetieron contra los judнos en Toledo y que tras la toma de Calatrava se retiraron-- en esta empresa fue mнnimo. Todo lo contrario sucediу con Diego Lуpez de Haro, seсor de Vizcaya,
que rompiу las dos primeras filas de combatientes islбmicos o el de Alfonso VIII, que lanzу una carga de caballerнa a la desesperada mandando fuerzas no sуlo castellanas, sino tambiйn aragonesas y navarras. En noviembre de 1212, en Coimbra, los reyes de Castilla, Leуn y Portugal firmaron un tratado en virtud del cual se asignaban las zonas de reconquista. En 1223, los almohades desaparecieron en Marruecos. їQuй consecuencias tuvo la victoria sobre los almohades? Como hemos seсalado, la victoria sobre los almohades salvу a Europa y ademбs dejу de manifiesto hasta quй punto la Reconquista era una tarea cuyo fin se encontraba al alcance de la mano. De hecho, de no haberse producido una epidemia tras la victoria de las Navas de Tolosa y la muerte de Alfonso VIII, la situaciуn de los invasores islбmicos en la Penнnsula hubiera sido muy precaria. Sin embargo, no sуlo este triunfo tuvo relevancia, sino que tambiйn hay que aсadir algunos otros aspectos muy importantes de la historia espaсola de la йpoca y que son menos conocidos. Por ejemplo, la apariciуn del primer parlamento europeo.
Pero se suele repetir que el primer parlamento fue el inglйs y que estuvo relacionado con la aceptaciуn de la Magna Charta Libertatum de Juan Sin Tierra, En realidad, їcuбl fue el primer parlamento de la Historia de Europa? Pues no fue el inglйs, sino el leonйs de 1188 convocado por Alfonso IX. Se tratу de una reuniуn extraordinaria de la Curia --un уrgano de gobierno procedente de la tradiciуn visigуtica-- en la que se incluyeron pro-curadores de las ciudades del reino y de algunas poblaciones importantes. El nacionalismo catalбn insiste en que en esta regiуn espaсola existiу el primer parlamento, pero lo cierto es que no hubo nada parecido a lo ya acontecido en Leуn hasta 1214. їPor quй se creу? Como ha sucedido habitualmente con los parlamentos, porque el monarca necesitaba su ayuda ante un grave problema. En este caso concreto se trataba de la amenaza de los almohades.
їQuiйnes estaban representados en ese primer parlamento de la Historia de Europa? La nobleza, el clero y las ciudades. їQuй competencias tenнa aquel parlamento? Como tambiйn sucederнa con otros parlamentos a lo largo de la Historia, sus competencias estaban relacionadas fundamentalmente con los impuestos. El parlamento podнa conceder un petitum (como en 1188) o la moneda, que era el derecho de acuсar moneda, algo aprovechado para variar la aleaciуn o «quebrar moneda». En 1188, Alfonso IX recibiу un petitum, pero en las cortes de Benavente de 1202 vendiу a los municipios su derecho para quebrar moneda durante siete aсos. A cambio, el rey concediу la Carta Magna leonesa en la que se recogнan derechos como la inviolabilidad de do-micilio, que la declaraciуn de la guerra y la firma de la paz estuvieran sujetas a los tres estamentos,
etcйtera. їSe perpetuу ese parlamentarismo? Sн. Continuу en Castilla. Con posterioridad, pero con una impronta mбs oligбrquica y menos democrбtica se dio en Cataluсa y despuйs se fue extendiendo al resto de Espaсa. CAPНTULO XXXIV La gran alianza contra el islam: Fernando III y Jaime I La victoria de las Navas de Tolosa reafirmу la certeza de los reinos cristianos de que su supervivencia y su paz no estarнan aseguradas hasta acabar con la amenaza islбmica y que esta meta sуlo serнa
alcanzada si se aliaban. Йsa fue la tarea fundamental de Fernando III їle Castilla y Leуn y de faime I de Aragуn. їCуmo llegaron Fernando III y Jaime I a la conclusiуn de que habнa que terminar la Reconquista? En el caso de Jaime I el Conquistador, porque creciу convencido de que el imperio transpirenaico con el que habнan soсado algunos monarcas de Aragуn no era posible, especialmente tras la muerte De Pedro II el Catуlico (1213), ante el castillo de Muret. A esto se uniу posiblemente el hecho de que fue educado por el maestre de los templarios por decisiуn del papa Inocencio III. De esa manera, su formaciуn careciу del tono localista que ha-bнa aquejado a algunos de sus predecesores y tuvo una proyecciуn mбs universal. їCуmo abordу esa tarea Jaime I? Mediante dos grandes empresas como fueron la conquista de Baleares y la de Valencia, que habнa sido reconquistada por el Cid y perdida con
posterioridad. Este gran impulso concluyу en 1238 tras trece aсos de campaсas. Por cierto, Cйsar, el nacionalismo catalбn ha insistido en que con Jaime I entrу el catalбn en Valencia y que valenciano y catalбn son la misma lengua. Yendo por partes, їquй lengua hablaban los valencianos a la llegada de Jaime I? Hablaban una lengua romance que los бrabes llamaban al-Rumнa. De esta lengua dan testimonio las crуnicas que hablan de cуmo los aragoneses que llegaron a Valencia se entendнan con los habitantes de Valencia. De hecho, el propio Jaime I se encontrу con que muchos de los nombres topуnimos eran romances e incluso ordenу que los jueces del lugar dictaran las sentencias en la lengua romance, que ya se hablaba. їCon quiйnes repoblу Valencia Jaime I? El Llibre del Repartiment seсala que la mayorнa de las tropas que participaron en la conquista de Valencia no eran catalanas sino aragonesas; que entre ambas la poblaciуn no aumentу ni siquiera un
cinco por ciento; que muchos de los catalanes prefirieron no quedarse y que los pocos que permanecieron, se asentaron precisamente en zonas que, histуricamente, no han sido valencianoparlantes. Difнcilmente podrнan haber llevado el catalбn a Valencia. їEstaban convencidos valencianos y catalanes de que hablaban lenguas distintas? Por supuesto, Martнn de Viciana seсala que los que llegaron con Jaime I no hablaban catalбn, sino provenzal y que acabaron hablando valenciano. Joanot Martorell escribiу que habнa escrito el Tirant lo Blanc en «valenciano vulgar». Gregorio Genovar, en pleno siglo xvi, seсalу que el Blanquerna, escrito en mallorquнn, todavнa no ha-bнa sido traducido al valenciano. Por otro lado, hasta Pi i Margall o Josep Pнa reconocieron que se trataba de lenguas diferentes. їCуmo abordу la Reconquista Fernando III? En 1230 se produjo la uniуn definitiva de Castilla y Leуn, y, de esa manera, se abriу el camino para que la Reconquista llegara a su apogeo en la persona en que se juntaban ambos reinos: Fernando III.
Fernando III reconquistу, en primer lugar, Cуrdoba, lo que constituyу un hito extraordinario. No se trataba sуlo de que hubiera sido reconquistada la antigua sede del califato sino que ademбs, en un acto cargado de simbolismo, Fernando III recuperу las campanas de Santiago de Compostela que se habнa llevado Almanzor siglos antes en una de sus aceifas y las devolviу a su lugar de origen. Tras la reconquista de Cуrdoba, ante йl quedaban los reinos moros de Sevilla, Granada y Murcia. Fernando III hubiera marchado sobre Granada, pero el rey moro se le adelantу declarбndose tributario y entregбndole Jaйn. Por si fuera poco, el rey de Sevilla se hizo vasallo del rey de Tъnez, lo que implicaba una nueva amenaza procedente del norte de Africa. La combinaciуn de ambas circunstancias impulsу a Fernando III a acometer la reconquista de Sevilla (1248), una empresa castellana en la que, no obstante, colaboraron aragoneses, navarros, portugueses y los moros de Granada. Tras la espectacular reconquista de Sevilla --una operaciуn militar verdaderamente extraordinaria-- el avance continuу hasta tomar Jerez y Cбdiz, mientras el infante Alfonso se apoderaba del reino de Murcia
que habнa pedido su absorciуn en Castilla. En 1244 se firmу el tratado de Aimizra que fijaba los lнmites de la Reconquista entre las coronas de Castilla y de Aragуn. Se establecieron en la confluencia del Jъcar y el Cabriel pasando por el puerto de Biar hasta Denia. De esa manera, quedaba fijado el futuro de Espaсa porque mientras que Aragуn se lanzarнa hacia el Mediterrбneo, Castilla acabarнa la Reconquista. Fernando III, convencido, como tantos otros antes y despuйs, de que la seguridad espaсola dependнa del control del norte de Бfrica, se preparaba a saltar sobre este continente para emprender la guerra contra los benimerines cuando muriу en Sevilla en 1252. Una ъltima cuestiуn, Cйsar. Se suele repetir que los andaluces actuales son descendientes directos de los dominadores бrabes que hubo en al-Andalus, pero їson de verdad los cordobeses y sevillanos descendientes de los бrabes? Pues es cierto que se suele contar lo que dices, pero la realidad histуrica es muy diferente.
Los musulmanes que habнa en Cуrdoba y Sevilla tras su reconquista por parte de Fernando III fueron expulsados y la repoblaciуn se llevу a cabo con gente de Castilla, Leуn, Cantabria, Galicia o, incluso, las tierras Vascongadas. De hecho, los habitantes musulmanes que prefirieron optar por no vivir bajo el gobierno de un rey cristiano fueron sustituidos por gentes venidas del norte. Ciertamente, si alguien pudiera trazar con seguridad su genealogнa hasta algъn antepasado cordobйs o sevillano de la segunda mitad del siglo xiii se encontrarнa con seguridad con un castellano, un leonйs o incluso un viz-caнno pero no con un andalusн. CAPНTULO XXXV Aragуn se extiende por el Mediterrбneo (I) Como vimos en el capitulo anterior, el tratado de Almizra (1244) permitiу a Castilla continuar la
Reconquista, pero, a la vez, abriу a Aragуn el camino para su expansiуn mediterrбnea. Fue йste un fenуmeno que comenzу precisamente con la muerte de Jaime I el Conquistador. їCuбles fueron los tйrminos del testamento de Jaime I? Jaime I dividiу el reino entre Pedro III y Jaime. A Pedro le dejу Aragуn, Valencia y Cataluсa, y a Jaime, las Baleares, el condado de Rosellуn y el seсorнo de Mont-pellier con el tнtulo de rey de Mallorca. їCuбl fue el papel de Pedro III en la expansiуn por el Mediterrбneo? Extraordinario. En 1282 intervino en Sicilia al sublevarse los habitantes de la isla contra los franceses. Ale-gaba que defendнa los derechos de su esposa doсa Cons-tanza, hija de Manfredo, el regente de la isla, vencido por los franceses. La escuadra aragonesa mandada por Roger de Lauria derrotу a los franceses en Malta y Nбpoles e impuso que, como seсalan las fuentes histуricas,
«hasta los peces ostentaran las barras de Aragуn». Fue entonces cuando intervino el papa, aliado de Francia, y excomulgу a Pedro III y concediу la Corona de Aragуn a Carlos de Va-lois, hijo del rey de Francia. La respuesta de Pedro fue conceder el Privilegio general a los nobles aragoneses para evitar una sublevaciуn y derrotar al ejйrcito francйs en el Coll de Panissars. Al morir, sin embargo, Pedro III prometiу devolver la isla a cambio de que el papa le levantara la excomuniуn. їCumplieron los hijos de Pedro III la promesa que йste formulу al papa? No. Ni Alfonso III, rey de Aragуn, ni Jaime II que lo sucediу cumplieron la promesa. Al final, en 1302 se llegу a un acuerdo en virtud del cual don Fadrique, hermano de Jaime II, se casу con la hija de Carlos de Anjou y se creу en beneficio suyo el reino de Sicilia. їCuбl era la situaciуn de Aragуn a finales del siglo xiv? La de una extraordinaria expansiуn en el Mediterrб-
neo. Jaime II consiguiу el reconocimiento del derecho de conquista de Cуrcega y Cerdeсa que fueron incorporadas en 1325 y 1355 respectivamente, y los almogбvares de Roger de Flor --que, por cierto, gritaban en combate: «ЎAragуn, Aragуn!»-- se apoderaron de los ducados de Atenas y Neopatria. Por si fuera poco, Pedro IV recuperу en 1349 el reino de Mallorca arrebatбndoselo al rey Jaime III. A esas alturas, la Corona de Aragуn era la primera potencia mediterrбnea de Europa. CAPНTULO XXXVI Aragуn se extiende por el Mediterrбneo (II) En el capнtulo anterior, vimos cуmo Pedro III y sus sucesores extendieron el poder de la Corona de Aragуn por el Mediterrбneo en una serie de enfrentamientos con Francia e incluso con el
papado. En las pбginas siguientes hacemos referencia a cуmo su influencia llegу hasta el imperio bizantino. їContinuaron la polнtica de expansiуn mediterrбnea los herederos de Pedro III? Sн. Jaime II no sуlo mantuvo el poder aragonйs sobre Sicilia, sino que ademбs consiguiу el reconocimiento del derecho de conquista de Cуrcega y Cerdeсa -- que logrу en lucha contra Pisa-- que fueron incorporadas en 1325 y 1355 respectivamente a la Corona de Aragуn. Por aсadidura, impulsу la famosa expediciуn de catalanes y aragoneses a Bizancio. їPor quй tuvo lugar una expediciуn de aragoneses y catalanes a Bizancio? Se produjo a peticiуn del emperador bizantino que se enfrentaba con la terrible presiуn islбmica. Los almogбvares de Roger de Flor --los mismos que gritaban: «ЎAragуn, Aragуn!»-- se apoderaron de los ducados de Atenas y Neopatria. Nunca antes --y nunca
despuйs-- llegarнan las armas aragonesas tan lejos de su punto de partida. Por cierto, el nacionalismo catalбn ha insistido en catalanizar a Roger de Flor. Pero en realidad, їde dуn-de era? Pues en contra de lo que han afirmado algunos, no era de Tarragona. Se llamaba Rutger von Blume, es decir, Rogelio de Flor en alemбn, y habнa nacido en Brindisi, Italia, hijo de un cetrero del emperador germбnico Federico II y de una burguesa italiana, hacia el aсo 1266. Fue monje o caballero templario, pero lo expulsaron de la orden por robo y entonces se contratу con Fadrique de Sicilia, hijo de Pedro III de Aragуn. Don Fadrique, que advirtiу sus dotes militares, lo puso al mando de los almogбvares En 1303 entrу al servicio de Andrуnico II Paleуlogo que lo contratу para que combatiera a los turcos y lo cierto es que consiguiу rechazarlos hasta el Tauro (1304). Andrуnico le concediу el tнtulo de megaduque (comandante de la flota) y la mano de Marнa, su sobrina
e hija del zar de Bulgaria. Pero Roger no se conformу con aquella recompensa, ya que deseaba ser cйsar. Para evi-tarlo, Miguel IX, hijo de Andrуnico, lo asesinу en Adrianуpolis. Semejante felonнa provocу que sus hombres lle-varan a cabo una cadena de sangrientas represalias --la famosa «Venganza Catalana»-- en Tracia y Macedonia. їConcluyу con ese episodio la expansiуn aragonesa en el Mediterrбneo? No. Pedro IV recuperу en 1349 el reino de Mallorca al arrebatбrselo al rey Jaime III tras la batalla de Lluchmajor. A esas alturas, Aragуn era la primera potencia mediterrбnea de Europa. Pero aъn se extenderнa mбs ya en la Espaсa reunificada de los Reyes Catуlicos. CAPНTULO XXXVII Alfonso X el Sabio
El perнodo de expansiуn de las coronas de Castilla y Aragуn tuvo tambiйn su paralelo en una enorme repercusiуn cultural. De hecho, puede afirmarse que en esa йpoca se viviу el mayor esplendor cultural y artнstico desde que la invasiуn is-lбmica del siglo viii aniquilara la floreciente cultura espaсola. El paradigma de esa envidiable situaciуn fue Alfonso X el Sabio. їContinuу Alfonso X el Sabio la tarea de la Reconquista? Alfonso era hijo de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia, lo que tendrнa enormes consecuencias para su reinado. Por un lado, proseguirнa con el esfuerzo reconquistador de su padre; pero, por otro, soсarнa, sobre todo, con heredar el imperio alemбn. Asн, a Alfonso X se deberнa la conquista de plazas como Murcia e incluso, en 1260, la incursiуn sobre Rabat, que tomу y quemу. Sin embargo, nunca llegу a ser el monarca guerrero que fue su padre. їPor quй recibiу el sobrenombre de sabio?
Porque fue un monarca que constituye un verdadero preludio del Renacimiento. Puede parecer increнble en la actualidad, pero Alfonso X fue poeta, jurista, gramбtico, astrуnomo, traductor. ., y todos esos cometidos los llevу a cabo de manera extraordinaria. їCuбles fueron los principales aportes culturales de su reinado? En economнa, la creaciуn de la Mesta (1273) y la repoblaciуn de tierras reconquistadas a los musulmanes en Murcia y Baja Andalucнa. En derecho, llevу a cabo la unificaciуn legislativa con el Fuero Real y las Siete partidas. En el terreno de la Historia, fue responsable de dos obras de extraordinaria relevancia como fueron la Estoria de Espaсa --donde se percibe claramente una visiуn de Espaсa como naciуn fragmentada por la invasiуn islбmica, pero que en ese momento luchaba para lograr su liberaciуn y la unidad perdida -- y la Grande e general estarнa, destinada a explicar la Historia Universal. En literatura, dejу las Cantigas de Santa Marнa que demuestran hasta quй punto a pesar de que la
lengua oficial era el castellano, йste podнa convivir con el uso de alguna lengua minoritaria como el gallego. En el бrea de la ciencia, Alfonso X nos legу el Lapidario, una obra relacionada con las propiedades de los minerales, y las Tablas alfonsнes. Tambiйn resultу de especial relevancia el establecimiento de la Escuela de Traductores de Toledo, que se dedicу a traducir al castellano obras de referencia de distintas lenguas y asн abriу el camino hacia el Renacimiento. Y aquн debemos referirnos a un hecho de especial relevancia: la invenciуn de la pуlvora. їPara fuegos reales o artificiales? Muy reales. La utilizaciуn de la pуlvora constituyу una autйntica revoluciуn cultural y militar en su momento. No suele conocerse, sin embargo, que su primera utilizaciуn en Occidente tuvo lugar, precisamente, en territorio espaсol y en conexiуn con la Reconquista. Se usу por primera vez en Niebla, una localidad de Huelva. Tras un asedio de nueve meses, Alfonso X tomу la ciudad en 1262. En el asedio, utilizу unos
primitivos caсones. їQuй mбs aportes culturales se deben a Alfonso X? Alfonso X tambiйn influyу en el terreno de la gramбtica al llevar a cabo la primera reforma ortogrбfica del castellano. Como ya hemos indicado, йsta era la lengua oficial del reino en detrimento del latнn, que prevalecнa en algъn otro reino peninsular. їSe puede comparar a Alfonso X con algъn otro monarca de la йpoca? Rotundamente no y resulta muy difнcil a lo largo de la Historia universal encontrar a un personaje semejante. CAPНTULO XXXVIII La batalla del Estrecho (I): hasta la muerte de
Fernando IV La labor reconquistadora de Fernando III y la gran obra cultural de su hijo Alfonso X se tradujeron en una йpoca de enorme brillantez. Sin embargo, sobre semejantes logros se iba a cernir una terrible amenaza, la de una nueva invasiуn procedente del norte de Бfrica, la cuarta, la de los benimerines. їQuiйnes eran los benimerines? Un nuevo grupo fundamentalista islбmico que, en esta ocasiуn, sustituнa a los almohades. їPor quй invadieron Espaсa? Deseaban controlar el estrecho de Gibraltar y, de esa manera, el mar Mediterrбneo. Como en otras invasiones anteriores, se combinaron las ambiciones de los invasores y la imprudencia de los que habitaban Espaсa. En este caso, el rey de Granada les ofreciу dos plazas en la Penнnsula a cambio de que le proporcionaran ayuda contra los cristianos. Como antaсo Tarik, los almorбvides o los almohades, los benimerines aceptaron la invitaciуn,
pero con intenciones que iban mбs allб de favorecer a los que les habнan pedido ayuda. Asн, en 1275, los benimerines ocuparon Tarifa y Algeciras, pero, acto seguido, desenca-denaron una yihad o guerra santa islбmica con Sevilla y Jaйn como objetivos. їCuбles fueron los resultados de la llegada de los benimerines? Alfonso X reaccionу con energнa ante aquella nueva invasiуn norteafricana y los obligу a retirarse. Sin embargo, se tratу de un alivio pasajero. En 1285, el reino moro de Granada y los benimerines concluyeron el tratado de Marbella que entregaba a los segundos las bases de Tarifa, Ronda, Algeciras y Estepona. їRespondieron los cristianos a esta amenaza? Por supuesto. Se trataba de una cuestiуn de supervivencia. La respuesta cristiana fue el pacto de Monteagu-do (1291) suscrito entre Castilla (Fernando IV) y Aragуn (Jaime II). Al aсo siguiente, Castilla, con ayuda aragonesa, recuperу Tarifa en una campaсa en la que destacу Guzmбn el Bueno. їQuiйn era Guzmбn el Bueno?
Alonso de Guzmбn, luego conocido como «Guzmбn el Bueno», fue un hijo bastardo de Don Pedro Nъсez de Guzmбn, nacido en Leуn el 24 de enero de 1256. En abril de 1284 muriу Alfonso X. Al aсo justo, Abu Yusuf y su hijo desembarcaron en Tarifa. Alonso de Guzmбn, disgustado con el rey de Castilla, cruzу el Estrecho y se puso al servicio de Abu Yusuf para cobrar impuestos en Marruecos. En 1286, falleciу Abu Yusuf y le sucediу su hijo Abu Yacub. Йste intentу librarse de los cristianos y, en especial, de don Alonso. Sin embargo, йste descubriу la tre-ta que le tenнa preparada consistente en tener que ir a cobrar impuestos con pocos hombres a una tribu, la cual serнa recompensada por el monarca si mataban al de Guzmбn. Para huir de ese riesgo, embarcу junto con sus hombres hacia la Penнnsula (1292). Una vez en Sevilla, presentу sus servicios al monarca castellano que los aceptу. їY por quй pasу a la Historia? Llegado junio de 1293 y ante la ausencia de caballeros, don Alonso enviу una misiva al rey con la propuesta de convertirse en alcaide de Tarifa por menos salario. Se-gъn la crуnica, serнa de
seiscientas veces mil maravedнes. Alonso de Guzmбn se convirtiу en alcalde y entonces los musulmanes intentaron tomar la plaza por la fuerza. Sin embargo, tanto las defensas como los defensores resistieron todos los embates. Vista la imposibili-dad de tomar Tarifa, los musulmanes maniataron a Pedro Alonso y, tras presentarlo ante su padre, amenazaron con degollarlo en su presencia. Sin embargo, sуlo obtu-vieron una negativa por respuesta: E don Alonso Pйrez le dijo que la villa que gela non daсe; que cuanto por la muerte de su fijo, que йl le daria el cuchillo con que lo matase; й alazуlez de encima del darve un cuchillo, й dijo que ante querнa que le matase aquel fijo й otros cinco si los toviese, que non darle la villa del Rey su seсor, de que йl ficiera omenaje. El infante allн mismo lo degollу, mandу cortar su cabeza y la catapultу al castillo. Guzmбn habнa aceptado la muerte de su hijo antes que rendir la plaza cuya defensa tenнa encomendada. їQuй trascendencia tuvo esa acciуn de Guzmбn
el Bueno? Mucha. Los africanos se retiraron a Бfrica a principios de septiembre de 1294. A Abu Yacub ya sуlo le quedaban Algeciras y Gibraltar, por lo que decidiу venderlas a Granada y no volver nunca mбs a la Penнnsula, como asн ocurriу. Sin embargo, los sucesores de Abu Yacub volvieron a atacar los reinos espaсoles.. Sн, asн fue. Los benimerines --conscientes de que la fuerza de los espaсoles estaba en la uniуn y la garantнa de la derrota en su divisiуn-- ofrecieron su alianza a Aragуn a cambio de entregarles la Murcia que habнa reconquistado Castilla. Los acuerdos llegaron ciertamente a firmarse, pero quedaron, en ъltima instancia, malogrados. Finalmente, los benimerines dieron un golpe de Estado en Granada que derribу a Muhammad III y entronizу en su lugar a Ismail I. Fernando IV muriу sin poder responder a aquel golpe y el Estrecho quedу a merced de los musulmanes. La batalla del Estrecho llegaba a su punto decisivo.
CAPНTULO XXXIX La batalla del Estrecho (II): hasta la batalla del Salado En el capнtulo anterior describimos el inicio de la amenaza de los benimerines. En йstey vamos a seсalar cуmo йsta quedу definitivamente conjurada. їCуmo era la situaciуn de los benimerines a inicios del siglo XIV? Como ya seсalamos, los benimerines dieron un golpe de Estado en Granada que derribу a Muhammad III y entronizу en su lugar a Ismail I. Fernando IV muriу en 1312 sin poder responder a aquella nueva agresiуn y el Estrecho quedу nuevamente a merced de los musulmanes. Que invadieran de nuevo Espaсa era tan sуlo cuestiуn de tiempo.
Por cierto, el reinado de Fernando IV fue uno de los mбs tormentosos de la Baja Edad Media espaсola. Pero ademбs en йl se produjo un suceso singular, el que le harнa pasar a la Historia con el sobrenombre de «el Emplazado». їPor quй se denominу a Fernando IV el Emplazado? La leyenda cuenta que Fernando IV sentнa un gran odio hacia dos rivales llamados Juan y Pedro Alfonso de Carvajal. De hecho, el rey pidiу a su favorito Juan Alfonso de Benavides que los asesinara. Se produjo entonces una lucha en legнtima defensa, pero como en el alter-cado muriу el noble favorito del rey, йste mandу prender a los hermanos que fueron hallados y detenidos en la fe-ria de Medina del Campo (Valladolid), cuando compra-ban los arreos para sus caballos. El castigo consistiу en encerrarles en una jaula en el castillo de Martos, muy cerca de la ciudad de Jaйn, para despeсarlos a los pocos dнas por el precipicio.
Los hermanos Carvajal se habнan declarado inocentes, pues la muerte del noble habнa sido en defensa propia y no por asesinato, asн que en el momento de ir a morir lanzaron al aire su deseo de «emplazar» al rey a morir al cabo de un mes, en el caso de que ellos fueran realmente inocentes. їSe cumpliу el emplazamiento? El rey muriу al mes justo de esta ejecuciуn. Por esa razуn se le conoce con el apodo de «el Emplazado». їExiste una explicaciуn para este hecho? No. O, por lo menos, la desconocemos y hay que reconocer que el episodio resulta sobrecogedor. Sin duda, pero volvamos a los benimerines. їPor quй decidieron intentar de nuevo la invasiуn de Es-paсa? La situaciуn era muy propicia: controlaban una base en Granada, Castilla se enfrentaba con problemas sucesorios, porque Alfonso XI era un niсo y no resultaba claro si Aragуn se opondrнa. Durante los aсos sucesivos, los benimerines no
dejaron de lanzar ataques desde Ceuta, y entre 1323 y 1325 estuvieron a punto de colapsar el sistema de seguridad de la frontera de Castilla con Granada. їCуmo reaccionу Alfonso XI frente a la nueva amenaza de los benimerines? En primer lugar, intentу restaurar la alianza entre cristianos, y asн, en 1328, concluyу con Aragуn el acuerdo de Tarazona. Despuйs atacу el reino de Granada y tomу las plazas de Ayamonte, Teba o Caсete. Pero aъn quedaba por llegar el enfrentamiento decisivo. El 30 de octubre de 1340, tuvo lugar la batalla del Salado. Se tratу de una victoria castellana comparable a la de las Navas de Tolosa. Fue seguida en 1343 por otra victoria, esta vez a orillas del rнo Palmones, y en 1344 por la reconquista de Algeciras. En 1350, la batalla del Estrecho podнa darse por concluida y la Reconquista por cercana a su fin. Pero no fue asн. .
No. Se retrasу siglo y medio, pero, como veremos, tan triste circunstancia se debiу mбs a los problemas internos de Castilla y Aragуn que a otra causa. CAPНTULO XL La crisis de las monarquнas hispбnicas (I): Castilla En las pбginas anterioreSy examinamos cуmo la derrota de los benimerines podrнa haberse traducido en elfinal de la Re-conquistay seсalamos cуmo si no fue asн se debiу a la crisis interna de las monarquнas hispбnicas. Para poder entender-la nos vamos a detener en este capнtulo en la configuraciуn de la monarquнa castellana y haremos lo mismo despuйs con la aragonesa. їCуmo se fue forjando el modelo institucional de la Corona de Castilla?
Se fue forjando gracias a la Reconquista y a la repoblaciуn en los tйrminos establecidos en fueros. Esta circunstancia explica que Castilla poseyera un acento de libertad que llegaba incluso a las clases inferiores de la sociedad --los caballeros villanos-- y que estuvo ausen-te en otras zonas de Espaсa. La repoblaciуn fue, en ocasiones, municipal siguiendo un modelo casi democrбtico; y en otras, seсorial, especialmente al sur del Tajo. Este ъltimo modelo darнa un poder a los nobles que crearнa tensiones con el rey. їCuбles eran las instituciones mбs importantes? En primer lugar, la monarquнa que tenнa elementos de derecho divino, pero que no era una teocracia. De hecho, el rey gobernaba no sуlo en la medida en que te-nнa derecho dinбstico, sino en que ademбs se ajustaba a ese derecho. En segundo lugar, se encontraban las Cortes, un germen de parlamento que, como en el caso inglйs, se relaciona con el derecho a autorizar o prohibir los gastos regios y tambiйn a defender los derechos de los subditos.
їCуmo era el ordenamiento territorial de Castilla? La Corona de Castilla mantuvo la vigencia de sus reinos, es decir, Leуn, Castilla, Galicia, Toledo, Extremadura, Sevilla, Cуrdoba, Jaйn y Murcia. Sin embargo, tuvo una sola Corte regia y unas Cortes ъnicas para seсalar la unidad de todos los reinos. Sн hubo dos Chan-cillerнas --la de Leуn y la de Castilla -- y cuatro nota-rios: el de Castilla, el de Leуn, el de Toledo y el de Andalucнa. їTuvo otras instituciones centrales la Corona de Castilla? Sн. Fue el caso de la Audiencia (1371), el Consejo Real (1385) y la Casa de Cuentas. Has seсalado que la Corona de Castilla conservу la identidad de sus reinos, їcуmo logrу entonces la igualdad de sus subditos? Pues de la ъnica manera que esto resulta posible, mediante la igualdad jurнdica. Eso explica la importancia de las Siete partidas y del Fuero Real de Alfonso X el Sabio o la extensiуn del Fuero de
Sepъlveday de 1076, a todas las poblaciones nuevas. Desde esta perspectiva, el reino Castilla era polнtica, social y jurнdicamente una entidad mucho mбs moderna y avanzada que Aragуn o Navarra. Eso explica, por ejemplo, que protagonizara otros logros y que la universidad apareciera en esta corona. їDуnde apareciу la primera universidad espaсola? La mбs antigua documentada es la de Palencia. A finales de 1218, Alfonso IX fundу el Studium Salmanti-no, actual Universidad de Salamanca. Alfonso X protegiу el Estudio y le otorgу su estatuto en 1254 y, al aсo siguiente, obtuvo del papa Alejandro IV la validez universal de los tнtulos de Salamanca, salvo en Bolonia y Pa-rнs. Se trata de universidades mбs antiguas que las famosas de Oxford y Cambridge. їCуmo era la organizaciуn social? Tras el rey se encontraban los nobles, los villanoslibres y los siervos. Sin embargo, la situaciуn de los siervos era, posiblemente, la mejor de Europa.
Por debajo de йstos se hallaban los judнos --que disfrutaban del mejor trato de todos los reinos peninsulares, que pasaron por una йpoca de oro y que contribuyeron al desarrollo de la administraciуn -- y los musulmanes o mudй jares. їCuбl era el rйgimen econуmico? Tenнan una especial importancia la agricultura, la industria lanera que acabarнa dando lugar a la Mesta y el comercio con los mercados del norte de Europa. їQuй papel tenнa la Iglesia catуlica? Muy considerable. Se reflejу en el estilo gуtico y tambiйn en la literatura y en la universidad. CAPНTULO XLI La crisis de las monarquнas hispбnicas
(II): Aragуn En el capнtulo anterior nos detuvimos en la configuraciуn de la monarquнa castellana, la mбs poderosa de Espaсa. En las pбginas siguientes haremos lo mismo con la segunda corona, la de Aragуn. їCuбles eran las instituciones bбsicas de la Corona de Aragуn? En primer lugar, la monarquнa, que sufrнa una fuerte erosiуn de su autoridad por influencia de la nobleza --Pedro IV acabу con el Privilegio de la Uniуn-- y que ademбs aceptaba la ley sбlica que excluнa del trono a las mujeres. Despuйs se hallaba el justicia mayor de Aragуn. Apoyado por los nobles como intйrprete de los fueros y mediador con la monarquнa. De hecho, su administraciуn de justicia no era delegada del rey sino propia. Las Cortes, a diferencia de las de Castilla, no eran
ъnicas sino que existнan las aragonesas (convocadas por primera vez por Alfonso II), las valencianas y las catalanas. Estaban representados en ellas el clero, la nobleza y el pueblo. Ademбs habнa unas Cortes generales en que se juntaban las tres regiones y que se reunнan en Monzуn. De especial interйs era tambiйn la Diputaciуn, una delegaciуn de las Cortes que recaudaba y administraba los subsidios votados en su dнa. їCуmo era la organizaciуn social? La tнpica del feudalismo: nobles, villanos-libres y siervos, pero en el caso de los siervos la situaciуn era muy difнcil, especialmente con los catalanes payeses de remensa. Todavнa con Fernando el Catуlico pesaba sobre el derecho de pernada. Por debajo de йstos se hallaban los judнos y los musulmanes o mudejares. їCuбl era el rйgimen econуmico? Tenнan una especial importancia la agricultura aragonesa, la agricultura y la industria valencianas y el comercio catalбn que dio lugar al Consejo de
Ciento y al Consulado del Mar. їQuй papel tenнa la Iglesia catуlica? Muy considerable. Se reflejу en los estilos gуtico y mudйjar. Con todo, debe seсalarse que el Renacimiento valenciano --el primero del mundo-- no fue propiamente eclesial. Tambiйn tuvo importancia en la universidad, que es considerablemente posterior en el tiempo a la de Castilla, pero importante. Por cierto, ya que estamos hablando de Aragуn,їcuбl es el origen del escudo de las cuatro barras? Durante las ъltimas dйcadas se ha convertido en caballo de batalla la cuestiуn del origen del escudo de las cuatro barras. Para los nacionalistas catalanes, se tratarнa de un estandarte catalбn que incluso vendrнa a probar la hegemonнa catalana sobre la Corona de Aragуn. La Historia real es muy diferente. Fluviб ha insistido en buscarle un origen catalбn (antes de la existencia de Cataluсa), pero esa tesis
resulta inaceptable. Su origen deriva del viaje de Sancho Ramнrez (10641094) a Roma en 1068 para consolidar el joven reino de Aragуn ofreciйndose en vasallaje al papa. Se trata de un vasallaje documentado incluso en la cuantнa del tributo de 600 marcos de oro al aсo. De ahн que se haya aducido que Alfonso II, conocedor de ese viaje, tomara como emblema del vнnculo de vasallaje las conocidas barras rojas y oro, inspirado en los colores propios de la Santa Sede, que eran bien conocidos y estбn bien documentados en las cintas de lemnisco de los sellos de la Santa Sede, y son visibles hoy todavнa en la umbrella Vaticana. No extraсa que el mismo padre Ribera --historiador del siglo xvii-- diga que en el siglo xiii, el de Jaime I, los catalanes las denominaban de Aragуn (no de Barcelona o de Cataluсa). CAPНTULO XLII La crisis de las
monarquнas hispбnicas (III): Castilla y la Casa de Trastбmara Unos capнtulos atrбs nos referimos a Alfonso XIy a su papel esencial en la batalla del Estrecho. En apariencia, Castilla estaba cerca del final de la Reconquista, sin embargo, en su lugar se produjeron el inicio de la crisis de la corona castellana y la entronizaciуn de la dinastнa Trastбmara. їCuбl era el panorama de Castilla a la muerte de Alfonso XI? Dinбsticamente, era muy complicado. Habнa un heredero menor que era Pedro, hijo de Marнa de Portugal, y diez bastardos --los Trastбmara-- nacidos de su relaciуn con la sevillana Leonor de Guzmбn. Vamos a detenernos un momento en Pedro. En realidad, їfue tan cruel como pretendieron sus
adversarios? Pues depende de cуmo se mire. Por ejemplo, no fue un antisemita furibundo y cruel como Enrique de Trastбmara. Tambiйn fue magnбnimo con Enrique y sus hermanos cuando se sublevaron contra йl. De hecho, aunque los cronistas contemporбneos lo calificaron de «Cruel», en los siglos xvii y xviii aparecieron defensores, e incluso apologistas, que lo denominaron «el Justiciero». Fue el caso del conde de la Roca y del catedrбtico Josй Ledo del Pozo. Desde luego, sobre Pedro se tejieron graves acusaciones. En primer lugar, estбn las vinculadas con su vida privada, ya que mantuvo una relaciуn amorosa con Marнa de Padilla paralela al matrimonio con Blanca de Borbуn. Por si fuera poco, luego contrajo un matrimonio ulterior con Juana de Castro. A йstas hay que aсadir las relacionadas con la teologнa --se le consideraba amigo de moros y judнos-- y con su crueldad. No todas las muertes ordenadas por el rey Pedro pueden juzgarse iguales. Algunas tuvieron explicaciуn dentro de los valores de la йpoca. Йse serнa el caso de Alfonso Fernбndez Coronel al que dio muerte en 1353 por rebeldнa; de
Juan Alfonso de la Cerda en 1357; de su hermano Fadrique en 1358 y, poco despuйs, de Don Juan, infante de Aragуn, hijo de Pedro IV. Intolerable resulta, sin embargo, que Pedro I, para vengarse del infante don Fernando, diera muerte a su madre, la reina viuda doсa Leonor, o que, por odio a don Tello, ordenara asesinar a su esposa Juana de Lara; o que poco despuйs dispusiera que envenenaran a Isabel de Lara, viuda del infante don Juan. Sigamos con el enfrentamiento dinбstico. їTenнan algъn derecho legнtimo los Trastбmara a la Corona de Castilla? No, pero sн existнa una innegable ambiciуn de reinar. їQuй partidarios tenнa cada bando? El conflicto resulta muy interesante porque se produjo en un plano nacional e internacional. En el plano nacional, Pedro contaba con el respaldo de las ciudades y los Trastбmara con el de los nobles que deseaban dominar al rey, como fue el caso de Alfonso Fernбndez Coronel o de Albuquerque; o con el de los resentidos que vieron una vбlvula de escape en el antisemitismo que utilizу muy hбbilmente Enrique de Trastбmara.
En el plano internacional, Castilla se vio inmersa en la guerra de los Cien Aсos librada entre Inglaterra y Francia. Mientras que Inglaterra apoyaba a Pedro y enviу en su ayuda al famoso Prнncipe Negro, hijo de Eduardo III, Enrique fue apoyado por Aragуn y Francia. їCуmo concluyу el enfrentamiento? Hasta la batalla de Nбjera en que fueron derrotadas las compaснas blancas de Beltrбn Duguesclin por Pedro I y el Prнncipe Negro, la victoria era regia. Pero al negarse Pedro a entregar unos puertos, en el Cantбbrico, a los in-gleses, йstos le retiraron su ayuda y, finalmente, fue derrotado y muerto en los campos de Montiel. De esa manera, quedaba consagrado un modelo regio en el que los nobles controlaban la monarquнa y la Reconquista quedaba paralizada. CAPНTULO XLIII La crisis de las monarquнas hispбnicas (IV): Aragуn y la Casa de Trastбmara
Mientras Castilla se vela sacudida por conflictos dinбsticos, Aragуn sufrнa una suerte parecida. De manera bien significativa, tambiйn Aragуn acabarнa siendo gobernado por un monarca de la dinastнa Trastбmara. їCuбl era el panorama de Aragуn durante la segunda mitad del siglo XIV? Pedro IV el Ceremonioso fue un monarca fuerte que intervino en la polнtica interna de Castilla apoyando a Enrique de Trastбmara y que acabу con los privilegios de la Uniуn de Nobles (1348). En 1358, creу la Generalidad catalana. Le sucediу Juan I, que muriу en una cacerнa y que tuvo un reinado breve y desordenado (1387-1396). Segundo hijo de Pedro IV, Martнn el Humano habнa ascendido al trono de Sicilia en 1380 y en 1396 sucediу a su hermano Juan I. A la sazуn, todavнa se hallaba lu-chando con la nobleza siciliana para imponerse en la isla y se vio obligado a dejar como regente a su esposa Marнa de Luna y marchar a
recibir la Corona de Aragуn. Consciente de la importancia que tenнa contener la amenaza islбmica, lanzу dos cruzadas contra el norte de Бfrica (1398 y 1399). Tambiйn logrу someter a Cerdeсa, expulsando en 1409 a los genoveses. Con todo, el mayor conflicto con el que tuvo que enfrentarse Martнn I fue el derivado del Cisma de Occidente. En el curso de este episodio existieron a la vez dos papas --uno en Aviсуn y otro en Roma-- que se anate-matizaban entre sн. Martнn I apoyу como papa a Bene-dicto XIII, el famoso papa Luna, hasta el punto de pres-tarle ayuda militar y de ofrecerle refugio en territorio de la Corona de Aragуn. En 1410, Martнn I falleciу sin dejar descendencia y sumiendo a Aragуn en un grave conflicto dinбstico. їNo tuvo hijos el rey aragonйs? їQuй problema sucesorio planteaba la muerte de Martнn el Humano? Martнn I tuvo de la reina cuatro hijos (Martнn, Jaime, Juan y Margarita), pero todos murieron antes que йl; y de un segundo matrimonio con Margarita de Prados no nacieron nuevos vбstagos.
El problema sucesorio quizб habrнa podido solucionarse si la corona hubiera recaнdo en Fadrique, su hijo bastardo, o si Martнn I hubiera designado a un sucesor. Sin embargo, el rey se negу a hacerlo y se produjo un in-terregno de dos aсos. їCуmo se solucionу el conflicto sucesorio? La muerte sin sucesiуn de Martнn el Humano abocaba a Aragуn a un conflicto sucesorio que podrнa haber desgarrado la corona. Si no fue asн se debiу al llamado Compromiso de Caspe en el que tuvo un papel extraordinario Vicente Ferrer. Los candidatos a la sucesiуn fueron los siguientes: · Fadrique de Aragуn, conde de Luna y nieto bastardo de Martнn I de Sicilia; · Jaime II, conde de Urgel, bisnieto, por lнnea masculina, de Alfonso IV de Aragуn; · Alfonso, duque de Gandнa, nieto, por lнnea mas-
culina, de Jaime II de Aragуn; · Luis, duque de Calabria, nieto, por su madre Violante, de Juan I de Aragуn, y · Fernando de Trastбmara, llamado «el de Antequera», infante de Castilla, nieto, por su madre Leonor, de Pedro IV de Aragуn. Para solventar el conflicto, los representantes de las cortes aragonesas se reunieron y el 15 de febrero de 1412 llegaron a la denominada Concordia de Alcaсiz. En virtud de la misma, se nombraron nueve compromisarios que, reunidos en la localidad aragonesa de Caspe, debнan decidir quй pretendiente tenнa mбs derecho. їQuiйnes fueron los compromisarios? Los compromisarios fueron Domingo Ram, obispo de Huesca; Francisco de Aranda, antiguo consejero real y enviado del papa Luna; Berenguer de Bardajн, jurista y letrado general de las cortes de Aragуn; Pedro de Sagarraga, arzobispo de Tarragona; Bernardo de Gualbes, sнndico y consejero de
Barcelona, Guillem de Vall-seca, letrado general de las cortes catalanas; Bonifacio Ferrer, prior de la cartuja de Portaceli; Vicente Ferrer, dominico valenciano, y Pedro Beltrбn, que sustituyу a Ginйs Rabassa, ciudadano de Valencia experto en derecho. El 24 de junio se procediу a la votaciуn. Mientras que los representantes de los catalanes se mostraban indecisos, los aragoneses y los valencianos optaron por Fernando de Antequera que, ciertamente, era el que tenнa mбs derecho y ademбs podнa abrir el camino para la reunificaciуn definitiva de Espaсa a travйs de la uniуn de las coronas de Castilla y Aragуn. De enorme relevancia en la decisiуn final fue, desde luego, la opiniуn de Vicente Ferrer. El 28 de junio de 1412, el infante castellano Fernando de Trastбmara fue proclamado rey como Fernando I de Aragуn por los tres compromisarios aragoneses, los dos eclesiбsticos valencianos y el catalбn Bernardo de Gualbes. їQuй consecuencias tuvo la soluciуn planteada en el Compromiso de Caspe? Por supuesto, la soluciуn de un grave problema di-
nбstico, pero tambiйn --como ya hemos seсalado-- la apertura de las puertas a la reunificaciуn con Castilla. Los Trastбmara tendrнan una notable importancia en la Historia posterior de Aragуn. A Fernando de Antequera le sucediу Alfonso V --que conquistу el reino de Nбpoles-- y a йste Juan II, que, a su vez, serнa sucedido por Fernando II, el monarca que contraerнa matrimonio con Isabel I de Castilla y que llevarнa a cabo la restauraciуn de la unidad nacional quebrada por la invasiуn islбmica del s. VIII. CAPНTULO XLIV La crisis de las monarquнas hispбnicas (V): Enrique IV el Impotente
Los primeros monarcas Trastбmara que reinaron en Castilla manifestaron una lamentable tendencia a depender de la nobleza para gobernar y a desaprovechar oportunidades histуricas. Ese proceso de decadencia culminarнa con Ўa figura trбgica de Enrique TV el Impotente. їCuбles fueron los descendientes de Enrique II el de las Mercedes? En primer lugar, Juan I. Casado con doсa Beatriz de Portugal, aspirу a la corona portuguesa, pero la peste y la derrota de Aljubarrota le impidieron alcanzar sus propуsitos. De esa manera, Portugal seguirнa un desarrollo posterior como naciуn independiente de Espaсa hasta el reinado de Felipe II en el siglo XVI. Su hijo Enrique se casу con Catalina de Lancaster y fue el primer prнncipe de Asturias. Enrique III el Doliente fue un monarca mediocre, pero durante su reinado Juan de Bethencourt conquistу cuatro de las Islas Canarias (1402) que se vieron incorporadas a la Corona de Castilla. A Enrique III le sucediу Juan II.
Entregado a la poesнa y a otras diversiones, Juan II se vio dominado por su valido don Alvaro de Luna. Este personaje notable intentу controlar a la nobleza levantisca, pero, al final, cayу y acabу decapitado por influencia de Isabel de Portugal. De manera bien significativa, quizб el aspecto mбs relevante de Juan II resulte que fue el padre de la futura Isabel la Catуlica y del prнncipe Alfonso. їQuй ocasiones histуricas se perdieron durante esos reinados? Fundamentalmente, tres. La primera, la posibilidad de reunificaciуn con Portugal. Ese fracaso se saldу no sуlo con la separaciуn sino tambiйn con el hecho de que Portugal intentу invadir Castilla varias veces. La segunda fue la interrupciуn de la Reconquista que habнa quedado casi concluida con Fernando III, pero que ahora se vio paralizada. La tercera fue la de la creaciуn de una monarquнa fuerte e independiente de la nobleza como habнa sucedido, por ejemplo, en Francia. їPor quй se produjo una crisis dinбstica con Enrique IV?
Enrique IV fue un personaje verdaderamente trбgi-co. Controlado por el aristуcrata homosexual Juan Pacheco, su reinado fue un ejemplo de mal gobierno. Han corrido rнos de tinta sobre la naturaleza del mal que aquejу a Enrique IV. Para algunos, se trataba de impotencia; para otros era simple homosexualidad. Pero en realidad, їquй enfermedad marcу la vida de Enrique IV? Las noticias que nos suministran las fuentes referentes a ese perнodo del reinado nos muestran a un hombre que gustaba cada vez mбs de aislarse para dedicarse a la caza, que se apartу totalmente de las relaciones con mujeres y que se entregу sin apenas rebozo a la prбctica de la homosexualidad. Sabemos asн por distintos cronistas que aparte de su relaciуn inicial con Pacheco, Enrique IV trato homosexual con distintas personas. Una de ellas fue Gуmez de Cбceres, que aprovechу la torpe-za del rey para escalar puestos en la corte a pesar de su ca-rencia total de mйritos. Algo similar podrнa haber sucedido con Francisco Valdйs, pero йste acabу huyendo de la corte ya que no deseaba entregarse a los apetitos del monarca. Pagу Valdйs cara su resistencia, porque por orden regia fue recluido en
una prisiуn adonde iba a visitarle el rey con cierta frecuencia para reprocharle, segъn Paten-cia, «su dureza de corazуn y su ingrata esquivez». Un destino similar fue el sufrido por Miguel de Lu-cas, futuro condestable, que tampoco se sometiу a los deseos del rey por sus creencias religiosas y se vio obligado a huir al reino de Valencia. Mбs afortunado fue Enrique IV con Alonso de Herrera --al que capturaron una noche pensando que era el rey, dado que yacнa en su cama-- quizб con el mismo Beltrбn de la Cueva y con algunos de los moros que aparecнan por la corte castellana. A todo lo anteriormente descrito, Enrique IV aсadнa un gusto por lo extravagante --incluso lo monstruoso -- y una tendencia patolуgica a inducir a sus esposas a cometer adulterio. No cabe duda de que tan caуtica vida privada explica sobradamente el reinado errбtico de Enrique IV, su debilidad y, finalmente, su fracaso en una йpoca de enorme relevancia. Sin embargo, їa quй obedecнan estos comportamientos?
El diagnуstico de Maraсуn --posiblemente el que mejor ha estudiado las enfermedades de Enrique IV -- apunta a una displasia eunucoide ligada a la acromegalia y a la homosexualidad. En otras palabras, Enrique IV no fue totalmente impotente. Padecнa una debilidad sexual que se tradujo no pocas veces en impotencia, pero que, en otros casos, quizб le permitiу mantener relaciones sexuales completas. Esa falta de secreciуn sexual provoca en no pocas ocasiones una actividad de la hipуfisis que se traduce en la acromegalia que podнa apreciarse en Enrique y que reunнa manifestaciones como la estatura eleva-da, la longitud extraordinaria de las piernas, la dimensiуn exageradamente grande de las manos y de los pies y el encorvamiento con el que caminaba. A esa debilidad sexual se sumу --posiblemente en la niсez, con seguridad tras su segundo matrimonio -- un tipo de inclinaciуn homosexual bastante frecuente precisamente en varones hiposexuados. Que la misma naciу en la pubertad parece fuera de duda, ya que, como seсalarнa Maraсуn, «en ella, por razones orgбnicas y psicolу-
gicas bien conocidas, se puede invertir el instinto sexual, aun en muchachos de apariencia y tendencia normales». їY cуmo fue la vida conyugal del rey? Mal. Enrique IV se casу con Blanca de Navarra que era hija de Juan II de Aragуn. Sin embargo, no tuvo descendencia, lo que le llevу a contraer un nuevo matrimonio con Juana de Portugal, madre de Juana la Beltraneja, llamada asн porque era considerada hija de don Beltrбn de la Cueva. Que fuera hija o no de ese valido del rey es discutible, que no era hija del rey es indudable, porque la reina quedу encinta en una йpoca en que los cуnyuges estaban separados. Por eso no sorprende que los nobles exi-gieran el nombramiento de su hermano Alfonso como sucesor excluyendo a doсa Juana. Enrique IV aceptу, pero luego, seguramente pensando en la posiciуn en que la reina y йl quedaban, nombrу heredera a Juana la Beltraneja. La reacciуn de la nobleza fue fulminante. En la Farsa de Бvila, el monarca en efigie fue destronado y proclamado en su lugar Alfonso.
Йste muriу al comer una trucha empanada y los nobles ofrecieron entonces la corona a Isabel. La futura Reina Catуlica podнa haber dado entonces un golpe de Estado, pero, en la entrevista de los Toros de Guisando, prefiriу llegar a un acuerdo con Enrique IV para sucederlo sin quebrantos de la legalidad. Aparentemente, todo estaba resuelto, pero, en realidad, la guerra civil estaba servicia al morir Enrique IV en 1474. їQuй significу el reinado de Enrique IV? Varias cosas y ninguna buena. Implicу una detenciуn de la Reconquista, el retraso de la modernidad, el aliento para la agresividad portuguesa y la crisis de una monarquнa controlada por los nobles. CAPНTULO XLV El reinado de los Reyes Catуlicos (I): la guerra civil
Tras la entrevista de los Toros de Guisando, las previsiones a la muerte de Enrique TV el Impotente eran las de una transiciуn pacнfica hacia el reinado de su hermana Isabel. Sin embargo, los acontecimientos se desarrollaron de otra manera hasta degenerar en una guerra civil. A ese tema dedicaremos este capнtulo. їCuбl era la situaciуn polнtica en la Penнnsula a la muerte de Enrique IV el Impotente? El 12 de diciembre de 1474 muriу Enrique IV. En esos momentos, la situaciуn de los reinos peninsulares resultaba extraordinariamente interesante. En Castilla, Isabel --que se habнa casado en 1469 con Fernando de Aragуn-- fue proclamada reina, aunque una parte de la nobleza apoyara a Juana la Beltraneja pensando que una reina dйbil les serнa conveniente para sus propуsitos. En Aragуn reinaba Juan II, al que debнa suceder su hijo Fernando, que se habнa casado con Isabel de Castilla abriendo asн la puerta a la reunificaciуn de
Espaсa. En Navarra era reina doсa Leonor, hermanastra de Fernando de Aragуn, lo que podнa conducir tambiйn a la reunificaciуn. A todo lo anterior hay que aсadir que en, Granada, Muley Hacйn llevaba tiempo negбndose a pagar tributo a Castilla y tentando la posibilidad de una nueva guerra; y que en Portugal reinaba Alfonso V, que estaba casado con Juana la Beltraneja y soсaba con apoderarse de Castilla. їInternamente, cuбl era la situaciуn en Castilla? Distaba mucho de ser buena. La nobleza era fuerte y la economнa, dйbil. Ademбs existнa un considerable problema de inseguridad pъblica al que se sumaron ense-guida el desorden regional --que ya existнa-- y una guerra civil en contra de la legitimidad de Isabel. Vamos a abordar el tema de la guerra civil, pero antes quizб serнa conveniente que pudieras comentar cуmo Isabel de Castilla acabу casбndose con Fernando de Aragуn. Por ejemplo, la princesa Isabel de Castilla tuvo varios pretendientes que la convirtieron en el centro de una vorбgine de intrigas
nacionales e internacionales. їCuбles fueron los pretendientes mбs importantes de Isabel? No fueron pocos, desde luego. En primer lugar, estuvo, en la йpoca en que combatнan Enrique IV y Alfonso, don Pedro Girуn, maestre de Alcбntara y hermano del marquйs de Villena, que pretendнa a cambio del enlace conseguir que se llegara a la paz entre las partes. A la sazуn es posible que Isabel no hubiera podido evitar el enlace, pero el pretendiente muriу en 1468 cuando se dirigнa a tomar a la princesa por las buenas o por las malas. Luego vino cuando don Alonso de Portugal --que, por la edad, podrнa haber sido su padre-- enviу una embajada a Enrique IV para que le entregara a Isabel. La princesa no deseaba aquel enlace y Enrique IV pensу en recluirla en el alcбzar de Madrid para obligarla a ceder, pero, finalmente, fue salvada por el arzobispo de Toledo y la embajada no tuvo otra salida que regresar a Portugal con las manos vacнas.
Finalmente, hay que mencionar a Luis XI de Francia, que quiso casarla con su hermano el duque de Berry. їA quй aspiraban los pretendientes? Fundamentalmente, a aprovecharse de la princesa para cumplir con sus ambiciones, que eran, de una u otra manera, apoderarse del gobierno de Castilla. їPor quй fracasaron estos proyectos? No es fбcil de explicar porque, ciertamente, en alguno de los casos su triunfo parecнa inevitable. Sea como fuere, lo cierto es que este conjunto de episodios creу en los seguidores de Isabel un sentimiento de que la Providencia la defendнa de cualquier peligro, como pasу tambiйn cuando muriу su hermano Alfonso y a ella no le sucediу nada. Puede comprenderse ademбs que cuando, finalmente y en contra de los deseos de Enrique IV, pudo contraer matrimonio con Fernando de Aragуn esa sensaciуn providencialista aumentara impregnando todo el proyecto de reunificaciуn de Espaсa. їPor quй se produjo la guerra civil?
Por razones obvias y negativas para Castilla: por el deseo de mantenerla dividida en banderнas y por ambiciones personales de los nobles y del rey de Portugal que pensaban sacar beneficio de esa situaciуn. їCuбl fue el desarrollo de la guerra civil? Isabel obtuvo las victorias de Toro (1476) y Albuera (1479), siendo esta ъltima seguida por la anulaciуn papal de la dispensa otorgada a Alfonso de Portugal para casarse con Juana la Beltraneja. En 1479, el mismo aсo en que Fernando heredу la Corona de Aragуn, se concluyу la paz de Trujillo. їCуmo terminу la guerra y con quй consecuencias? Con una innegable victoria de Isabel. Alfonso V de Portugal renunciу a sus pretensiones y Juana la Beltraneja fue llevada al convento de Santa Clara en Coimbra. CAPНTULO XLVI
El reinado de los Reyes Catуlicos (II): el orden interior El final de la guerra civil abriу para Isabel y Fernando un universo de posibilidades polнticas. Sin embargo, antes de acometer cualquiera de ellasy resultaba obligado establecer el orden interior que la desidia y el mal gobierno habнan erosionado terriblemente durante los reinados anteriores. їQuй aspectos internos fundamentales intentaron rees-tructurar Isabel y Fernando? Fundamentalmente, tres. En primer lugar, controlar a una nobleza levantisca que sуlo buscaba el triunfo de sus intereses a costa del bienestar del reino; en segundo lugar, restaurar el orden pъblico que se veнa alterado no sуlo por la ausencia de poder central sino, especialmente, por las banderнas locales; y, finalmente, reformar la administraciуn para que la tarea de la gobernaciуn fuera lo mejor posible. Todo
ello implicaba desde el inicio fi-jar con exactitud los lнmites de gobierno que tendrнan los monarcas en una Espaсa reunificada. Йse fue el cometido de la Concordia de Segovia de 1475. їQuй se estableciу en la Concordia de Segovia? Se estableciу una igualdad de ambos monarcas en justicia, moneda y privilegios, pero Isabel se reservу la competencia exclusiva en tenedores de Castilla y Hacienda. Sabido es que el sнmbolo de la uniуn de esos reinos fueron el yugo y las flechas. Para muchos espaсoles, el yugo y las flechas han quedado vinculados a Falange o, al menos, al franquis-mo. їCuбles fueron las razones de este sнmbolo y por quй volviу a ser utilizado en el siglo xx? їPor quй se es-cogieron el yugo y las flechas? Lo propuso Nebrija. Se trataba de una simbologнa de origen virgiliano ya que el yugo aparece en las Geуrgi-cas y las flechas en la Eneъla. Ademбs permitнa jugar con las iniciales de los reyes con la F de flechas y de Fernando y la Y de yugo e Ysabel.
їQuiйn fue el primero en pensar en su reutilizaciуn? Pues, aunque pueda resultar sorprendente, fue, en 1924, el socialista Fernando de los Rнos. Pronto fue seguido por otros. En 1927, Sбnchez Mazas lo citу en una conferencia en Santander y en 1931, sucediу lo mismo con Onйsimo Redondo. їPor quй lo escogiу la Falange? En 1933, lo escogiу Josй Antonio Primo de Rivera por influencia de Sбnchez Mazas y como referencia a las glorias pasadas. Sigamos con los Reyes Catуlicos, їcuбl fue la polнtica que siguieron de cara a la nobleza? En primer lugar, el Consejo Real (1480) otorgу un papel a los letrados, a fin de cuentas expertos en leyes, por encima de nobles. Ademбs la corona asumiу el control de las уrdenes militares y el nombramiento de los corregidores. El poder local fue asumido asн por los reyes con la colaboraciуn de expertos, superando asн el poder de los nobles.
Esto se tradujo ademбs en claras manifestaciones del poder regio, como el desmochar las torres de los nobles levantiscos o la Sentencia Arbitral de Guadalupe de 1468 que suprimiу los malos usos en Cataluсa, una re-giуn espaсola especialmente atrasada en el respeto de las libertades a consecuencia de la persistencia de los comportamientos feudales. їPor quй se estableciу la Santa Hermandad? Como una manifestaciуn mбs del deseo de imponer la ley y el orden. Establecida en 1476 en las Cortes de Madrigal, se trataba de una fuerza encargada de defender el orden pъblico. Significу un avance revolucionario ya que se tratу del primer cuerpo de policнa de Europa. Dos aсos despuйs, la Inquisiciуn, establecida ya en el siglo xiii en Aragуn, se extendiу a Castilla. CAPНTULO XLVII
El reinado de los Reyes Catуlicos (III): la reconquista de Granada Elfinal de la guerra civil y el restablecimiento del orden interno abrieron para Isabel y Fernando la posibilidad de consumar una tarea que habнa llevado a los espaсoles casi ocho siglos. Se trataba de concluir la liberaciуn del suelo peninsular invadido por los musulmanes. їQuй provocу la guerra de Granada? Pues, en contra de lo que suele afirmarse, no se debiу al maquiavelismo de los Reyes Catуlicos. La razуn estuvo en la negativa de Muley Hacйn de pagar el tributo que abonaban los reyes moros de Granada a Castilla desde el reinado de Fernando III el Santo. A ese impago sumaron los musulmanes el traicionero ataque contra Zahara. Resultaba obvio que los Reyes Catуlicos no po-dнan tolerar aquellas dos agresiones y la guerra resultу inevitable.
їCuбles fueron las fases principales de la guerra de Granada? La respuesta castellana a la toma de Zahara fue desencadenar una operaciуn que permitiу al marquйs de Cбdiz conquistar Alhama. A partir de ese momento, la guerra fue un hecho. Tuvo tres fases: La primera durу diez aсos y se desarrollу fundamentalmente en la regiуn occidental del reino de Granada, recuperбndose Ronda, Loja y Mбlaga. La segunda se desarrollу en la regiуn oriental tomбndose Baza, Guadix y Almerнa. En 1482, en medio de sangrientas luchas intestinas en el seno del reino de Granada de zegrнes y abencerrajes, Boabdil se convirtiу en rey. Capturado en Lucena en 1483, los Reyes Catуlicos lo pusieron en libertad en 1486 para evitar que su tнo el Zagal fuera rey de Granada. їQuiйnes eran los zegrнes y los abencerrajes? Como hemos tenido ocasiуn de ver en diferentes
momentos, el dominio islбmico en Espaсa estuvo caracterizado desde sus inicios por una tendencia a las guerras civiles. Semejante nota trбgica estuvo tambiйn presente en la Historia del reino de Granada donde se puso de manifiesto en dos partidos bien definidos: los zegrнes y los abencerrajes. En el caso del reino de Granada, el ъnico perнodo de florecimiento fue el del sultanato de Muhammad V (1354-1359 y 1362-1391). Este rey moro logrу, por ejemplo, recuperar el trono gracias a que recibiу la ayuda de Castilla, una Castilla a la que pagaba unos tributos conocidos como parias. Sin embargo, a partir de su muerte, y durante casi todo el siglo xv, Granada se vio sacudida por las luchas entre abencerrajes y zegrнes. Para que nos hagamos idea de lo que esto significу, puede recordarse que Muhammad IX el Zurdo ocupу el poder en cuatro ocasiones distintas (1419-1427, 1430-1431, 14321445 y 1448-1453). Los zegrнes apoyaron a Muley Hacйn (1463-1482), que decidiу ir a la guerra contra Castilla y, de la misma manera, en 1482, Boabdil se hizo con el cetro con la ayuda de los abencerrajes. Por cierto, que las razones de ese apoyo resultan notables. Lo respaldaron porque su padre Muley Hacйn habнa
abandonado a su esposa Fбti-ma para irse con la esclava cristiana Isabel de Solнs a la que los moros llamaban Soraya. їEn quй medida sus enfrentamientos fueron decisivos para la pйrdida de Granada por los musulmanes? Debilitaron su capacidad de resistencia, pero no fueron decisivos para la derrota. їHubiera sido reconquistada Granada sin esas luchas intestinas? Sн. Sin duda. Si te parece, pasemos a la tercera fase de esa guerra de Granada. Esa fase se iniciу porque Boabdil deberнa haber respetado la situaciуn de paz especialmente si se tiene en cuenta que era, legalmente, vasallo de Castilla. Sin embargo, optу por la guerra. Esta vez, Granada y las Alpuj arras quedaron entre dos fuegos y la ciudad fue sitiada en la primavera de 1491 talбndose su vega. En el curso del asedio, fue quemado el campamento cristiano e Isabel ordenу la construcciуn de uno definitivo que fue Santa Fe.
Finalmente, el 2 de enero de 1492, aprovechando unas generosнsimas condiciones de capitulaciуn, Boabdil entregу las llaves de la ciudad a los Reyes Catуlicos. La Reconquista --la titбnica lucha de liberaciуn nacional frente a los temibles ocupantes islбmicos-- habнa con-cluido. їCuбles fueron los tйrminos de la rendiciуn del rey Boabdil? Como ya he seсalado, resultaron muy generosos. Se permitнa la prбctica del islam y ademбs se otorgaban tierras a Boabdil como seсor de las Alpujarras. Sin embargo, el derrotado rey moro prefiriу marcharse a Fez, donde muriу. CAPНTULO XLVIII El reinado de los Reyes Catуlicos (IV): la expulsiуn de los judнos
El final de la Reconquista, en 1492, estuvo vinculado a otros dos hechos de enorme relevancia: la expulsiуn de los judнos y el descubrimiento de Amйrica. Examinaremos el primer episodio en este capнtulo y el segundo en el siguiente. їQuй provocу la expulsiуn de los judнos? No se puede hablar de una sola causa. En primer lugar, debe seсalarse que la situaciуn de los judнos habнa sido muy difнcil desde las matanzas de 1391, que comen-zaron en Sevilla y se extendieron como una mancha de sangre por toda Espaсa sin tener en cuenta la divisiуn en reinos. Ese episodio se tradujo en la aniquilaciуn de no pocas juderнas y en la decadencia creciente de las restantes. Por si fuera poco, ocasionу el problema converso. Mi-llares de judнos abrazaron el catolicismo, en 1391, para escapar de la muerte, y en las dйcadas siguientes no fueron pocos los que optaron tambiйn por la conversiуn por razones de interйs o de medro. Dado que tambiйn se produjeron conversiones sinceras, que hubo judнos que de-searon volver a su religiуn pasado el peligro y que, en uno y otro caso, se deseaba mantener la relaciуn con las familias, no resultaba fбcil saber en muchos casos si los nuevos
conversos eran catуlicos sinceros o catуlicos formales que incurrнan en el pecado de apostasнa. Naturalmente, se podнa objetar que semejante problema se debнa al hecho vergonzoso de haber obligado a miles de judнos a recibir el bautismo y que no se podнa culpar a йstos por desear salvar la vida. Sin embargo, esa consideraciуn, obligada por otra parte, no solventaba los problemas existentes. A decir verdad, йstos fueron aumentando con el paso de los aсos. їEn quй sentido? De entrada, fracasу la Inquisiciуn, instaurada desde 1479. Sus intenciones podrнan ser tan nobles como las de preservar la pureza espiritual del pueblo catуlico, pero sуlo logrу aсadir dolor y represiуn a una situaciуn ya especialmente delicada. En un intento de superar esa situaciуn, se iniciу una denominada polнtica de reconciliaciуn con los judнos, incluida en el edicto de 1481, que ofrecнa a los que hubieran regresado a la fe de sus padres el reintegrarse plenamente en el catolicismo acogiйndose a la penitencia. Ni que decir tiene que semejante vнa fue
aprovechada por pocos que, aflojada en parte la presiуn, sуlo deseaban practicar su judaismo en paz. Todo se complicу aъn mбs cuando, en 1485, el inquisidor aragonйs Pedro de Arbuйs fue asesinado por unos judнos. Arbuйs fue canonizado como mбrtir, pero la represiуn que se desencadenу sobre los judнos de Aragуn resultу extraordinaria; y, por si todo lo anterior, fuera poco, en 1490, tuvo lugar el caso del Niсo de la Guardia. їQuй fue el caso del Niсo de la Guardia? Un tristнsimo episodio de acusaciуn de crimen ritual. Durante la Edad Media y hasta inicios del siglo xx, se multiplicaron los bulos de que habнa judнos que sacrificaban niсos para burlarse de la muerte de Jesъs y utili-zar su sangre en ritos sacrilegos. A dнa de hoy, sabemos que semejante acusaciуn no se corresponde con la realidad. Por supuesto, histуricamente, ha podido haber cristianos asesinados por judнos, pero por razones extrapolables a cualquier cultura y no por causas rituales. En el caso del Niсo de la Guardia, la criatura nunca apareciу y es mбs que dudoso que llegara a existir, pero hubo una serie de judнos que confesaron el
crimen bajo tormento y la sentencia fue ejecutada en noviembre de 1491. Para muchos espaсoles, aquel proceso constituyу una prueba de que los judнos eran una amenaza real que debнa ser extirpada de Espaсa. Desde mi punto de vista, se tratу de un hecho decisivo que marcу la cuenta atrбs para la expulsiуn total. їCuбles fueron las dimensiones reales de la expulsiуn? En primer lugar, hay que decir que la expulsiуn total de 1492 vino precedida por otras parciales. Por ejemplo, en 1483 se aceptу la expulsiуn de los judнos de algunas zonas de Andalucнa y, en 1485, de Zaragoza y Albarracнn. Finalmente, la presiуn eclesial y los sentimientos antisemitas del pueblo llevaron a los reyes a no sobrenadar por encima de la marea antisemita sino a encauzarla mediante el Decreto de Expulsiуn. El 31 de marzo de 1492, ordenaron que salieran de Espaсa antes del 31 de julio. En su conjunto, unos cien mil judнos, que no aceptaron convertirse al catolicismo para evitar la ley, se vieron obligados a salir de Espaсa. Concluнa asн
una presencia que era mбs antigua en varios siglos que la de romanos o musulmanes. їPor quй fue vivida de una manera tan dolorosa por los judнos espaсoles? Aparte del drama personal de cada uno, por dos razones fundamentales. La primera, por la vinculaciуn con Espaсa, que era milenaria y que habнa dado lugar a algunas de las pбginas mбs brillantes de la Historia judнa; y la segunda, porque se produjo cuando ya habнan terminado las expulsiones en otros lugares y no era previsible que fuera a producirse ese fenуmeno en Espaсa. Se trata de una herida que quedу abierta durante siglos. їCuбles fueron sus consecuencias? En contra de lo que se afirma con frecuencia, no es cierto que Espaсa perdiera a una clase especialmente em-prendedora y que comenzara por ello su decadencia. De hecho, la hegemonнa espaсola comenzу con la expulsiуn de los judнos, que en su mayor parte estaban vinculados a la agricultura como el resto de los espaсoles y no llevaban una vida muy diferente. Sн es verdad que la pйrdida de capital humano fue importante. Las peores
consecuencias fueron, sin duda, para los expulsados, pero tampoco las hubo buenas para los que expulsaron. Buena prueba de ello es que no se solucionу el problema de los conversos y que la Inquisiciуn siguiу actuando durante los siglos siguientes contra los denominados marranos o judнos secretos. Con la expulsiуn, aparte de las obligadas consideraciones morales, los Reyes Catуlicos cometieron un gravнsimo error --quizб el ъnico de su reinado-- que tuvo nefastas consecuencias para todos. CAPНTULO XLIX El reinado de los Reyes Catуlicos (V): el descubrimiento de Amйrica
Como ya seсalamos en el capнtulo anterior, el final de la Reconquista, en 1492, estuvo vinculado a otros dos hechos de enorme relevancia: la expulsiуn de los judнos y el descubrimiento de Amйrica. En este capнtulo vamos a examinar el segundo episodio. їCuбles fueron los precedentes del descubrimiento de Amйrica? En contra de lo que afirman las leyendas no fueron los supuestos viajes de los vikingos, que jamбs estuvieron en el continente americano. Los precedentes se hallan mбs bien en los relatos de Marco Polo que en el siglo xiii se refiriу a las riquezas de Catay; en los cosmуgrafos del siglo xv como Pedro Ailly y Paolo Toscanelli, que ha-blaron de la posibilidad de llegar a Oriente por una ruta occidental, y en los hombres de Enrique el Navegante, especialmente Bartolomй Dнaz, que alcanzу en 1487 el cabo de Buena Esperanza. El mundo comenzaba a aparecer como una realidad abarcable y, sobre todo, tentadora. їQuiйn era Cristуbal Colуn?
Un marino de origen desconocido, al que desde hace dйcadas se ha atribuido un origen genovйs, aunque resulta mucho mбs probable que fuera balear. De origen judнo converso --lo que explica su interйs por ocultar su pasado--, navegу por el Mediterrбneo y el Atlбntico, pero, por encima de todo, tuvo una visiуn providencialista que se percibe en su Libro de las profecнas. En esta bien reveladora obra, indica cуmo la Segunda Venida de Cristo deberнa ser precedida por el descubrimiento de nuevos mundos en los que pudiera predicarse el Evangelio. їPor quй ofreciу sus servicios a los reyes de Espaсa? Lo cierto es que, inicialmente, lo intentу con Dinamarca, Inglaterra y Francia. Luego tratу de que Juan II de Portugal lo apoyara, pero no lo consiguiу. Finalmente, se puso en contacto con fray Juan Pйrez y fray Antonio de Marchena, del convento franciscano de La Rбbi-da, que eran conversos y que le pusieron en contacto con la reina Isabel. Tras aquel primer contacto con la reina, una junta de sabios se encargу de estudiar el proyecto, pero lo
de-sestimу y Colуn tuvo que esperar seis aсos. Cuando, cansado por la demora, Colуn estaba a punto de marchar a Francia, fue llamado por los reyes y suscribiу las Capitulaciones de Santa Fe, que fijaban las condiciones de la expediciуn para partir hacia las Indias. їQuй decidiу a los reyes a ayudarlo? En primer lugar, la convicciуn de Isabel, que percibнa posibilidades en aquel viaje y que habнa quedado fas-cinada por la cosmovisiуn de Colуn expuesta en su Libro de las profecнas. Pero a esto se sumу el final de la guerra de Granada, que no sуlo liberу recursos, sino que ademбs inyectу un enorme optimismo nacional. CAPНTULO L El reinado de los Reyes Catуlicos (VI): Colуn llega a Amйrica
En el capнtulo anterior nos referimos a los prolegуmenos de la gesta americana. Hoy vamos a detenernos en cуmo se llevу a cabo el viaje del descubrimiento. Desde hace siglos, se ha insistido en que Colуn no fue el primer europeo que llegу a Amйrica. Se ha hablado de los vikingos, aunque ya nos indicaste que esa afirmaciуn carece de base real, pero їllegу algъn europeo a Amйrica antes de Colуn? No. . Salvo el Protonauta. їQuiйn era el Protonauta? Se da ese nombre a un viajero que habrнa alcanzado Amйrica antes que Colуn. A йl se refieren Bartolomй de las Casas, Gonzalo Fernбndez de Oviedo y Lуpez de Gуmara. Segъn el Inca Garcilaso, se llamaba Alonso Sбnchez de Huelva. Los hechos debieron de ser, aproximadamente, de la manera siguiente. En el archipiйlago de las Azores, lugar en el que recalaban todos los barcos de las
expediciones patrocinadas por Portugal, Colуn «casualmente» se topу con un extraсo suceso: la apariciуn de un barco dado por perdido tiempo atrбs, durante una tormenta, cuando realizaba el viaje de vuelta desde el бrea Central Africana (volta doble). Los tripulantes del barco habrнan sido arrastrados por la Gulf Stream (corriente del Golfo) hasta las costas americanas, donde permanecieron durante cierto perнodo de tiempo, tras el cual decidieron la vuelta a Portugal. La tripulaciуn se vio mermada durante las dos travesнas, llegando a Azores sуlo un navegante, al que el profesor Manzano llamу Protonauta. Este individuo supuestamente narrу a Colуn los pormenores de su travesнa, y acto seguido muriу, con lo que Colуn fue el de-positario de una informaciуn vital y desconocida por la Escuela de Sagres. Entonces їColуn contaba con datos esenciales? Asн es y eso explica lo que cuenta Bartolomй de las Casas en el sentido de que Colуn hablaba con tanta seguridad de aquellas tierras que «parecнa que pudiera sacarse de la ropa aquel mundo y enseсarlo». їCуmo fue el primer viaje de Colуn?
El 12 de agosto de 1492, la flota de Colуn tuvo que atracar en las islas Canarias. Finalmente, el 6 de septiembre Colуn puso rumbo a las Indias. A principios de octubre logrу controlar un incipiente motнn. Finalmente, en la madrugada del 12 de octubre, el vigнa Rodrigo de Triana, desde la Pinta, lanzу el deseado grito de «ЎTierra!». La flota de Colуn acababa de avistar la isla de Guanahanн, perteneciente a las Bahamas, que serнa rebautiza-da como San Salvador. Poco despuйs continuaron viaje hasta Cuba y la Hispaniola, es decir, la Pequeсa Espaсa (Santo Domingo-Haitн). Precisamente fue allн donde Colуn fundу el primer asentamiento espaсol en Amйrica, el fuerte Navidad, por haberse constituido el 25 de diciembre de 1492. Tras esto, Colуn regresу a Espaсa para transmitir la noticia de su descubrimiento. їCуmo fueron los sucesivos viajes de Colуn? En el segundo viaje --septiembre de 1493-marzo de
1496-- Colуn descubriу la ruta mбs rбpida y segura para navegar entre Europa y Amйrica (veintiъn dнas). Ademбs llegу a las islas Deseada, Dominica, Guadalupe, Montserrat y Puerto Rico. Tras encontrar en ruinas el Fuerte Navidad, Colуn fundу al noreste de Haitн la primera poblaciуn europea de Amйrica: La Isabela. En el tercer viaje --enero de 1498-noviembre de 1500-- Colуn llegу a la isla Trinidad, la costa de Vene-zuela y la desembocadura del rнo Orinoco. Se alcanzaba por primera vez el continente. Mal administrador, Co-lуn fue condenado por el juez real Francisco Bobadilla y enviado a Espaсa. Pese a que fue liberado inmediatamente, perdiу todos sus privilegios. En el cuarto viaje --marzo de 1502-noviembre de 1504-- Colуn tratу una vez mбs de encontrar el paso hacia Asia, pero, como era lуgico, volviу a fracasar. Ex-plorу, sin embargo, las costas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamб, sуlo para constatar que no habнa forma de bordear las nuevas tierras conocidas. Finalmente, regresу a Espaсa cansado y gravemente enfermo, aunque negбndose a reconocer que sus descubrimientos estaban
relacionados con un nuevo continente desconocido hasta entonces y no con Asia. Desde hace siglos, se ha insistido en que Colуn fue tratado ingratamente por los Reyes Catуlicos. Pero en realidad, їfue asн? No. De hecho, de acuerdo con las Capitulaciones de Santa Fe, del 17 de abril de 1492, Colуn obtenнa unas condiciones verdaderamente extraordinarias que podrнan resumirse de la manera siguiente: 1. El tнtulo de Almirante en todas las tierras que descubriese o ganase en la Mar Ocйana, con carбcter hereditario y con el mismo rango que el almirante de Castilla. 2. El tнtulo de Virrey y Gobernador General en todas las islas o tierras firmes que descubriera o ganara en dichos mares, recibiendo el derecho de proponer ternas para el gobierno de cada uno de los cargos. 3. El diezmo, es decir, el diez por ciento del producto neto de la mercaderнa comprada, ganada, hallada o trocada dentro de los lнmites del almirantazgo, quedando un quinto para la corona.
4. La jurisdicciуn comercial de los pleitos derivados del comercio en la zona de su almirantazgo, segъn co-rrespondiese a tal oficio. 5. El derecho a contribuir con un octavo de la expediciуn y participar de las ganancias en esa misma proporciуn. La verdad es que, se mire como se mire, las condiciones difнcilmente podнan haber sido mбs generosas. Durante un tiempo. En 1500, alertados de una posible mala administraciуn, los reyes enviaron a la Hispaniola al administrador real Francisco de Bobadilla, que el 23 de agosto detuvo a Colуn y a sus hermanos y los en-viу hacia Espaсa. Al llegar a Espaсa, Colуn logrу recuperar la libertad, pero habнa perdido su prestigio y sus poderes. A pesar de eso, no todo estaba decidido. A decir verdad, la reina no miraba con malevolencia a Colуn, pero cuando falleciу el 26 de noviembre de 1504, quedу de manifiesto que Fernando el Catуlico no estaba dispuesto a cumplir con las Capitulaciones de Santa Fe. Colуn fue despedido y falleciу en Valladolid el 20 o
21 de mayo de 1506. Por cierto, el cuerpo de Colуn iba a sufrir no pocos viajes despuйs de muerto. . Asн es. Fue enterrado en la Cartuja de las Cuevas, en Sevilla, pero posteriormente, en 1541, fue trasladado a la catedral de Santo Domingo, en la Hispaniola, a peticiуn de la virreina Marнa de Toledo, viuda de Diego Colуn. En 1795, cuando Francia se hizo con el dominio de Santo Domingo, los restos de Colуn fueron trasladados a la catedral de La Habana, de donde volvieron a Sevilla, a su catedral, cuando en 1898 Cuba fue ocupada por los nor-teamericanos. Todo este periplo ha provocado que no se sepa a ciencia cierta el lugar en el que descansan los restos del Almirante. їSe conformaron los descendientes de Colуn con la suerte corrida por el Almirante? La verdad es que no. Despuйs de la muerte de la reina y de Colуn, en 1508, su hijo Diego Colуn recibiу el cargo de gobernador de las islas descubiertas por su padre, con dignidad de virrey,
pero reducida esa condiciуn a mero tнtulo. Don Diego pleiteу al oponerse al nombramiento de gobernadores hechos por la corona. Deseaba obviamen-te mantener una autoridad con caracteres seсoriales y asн surgieron los «pleitos colombinos». En 1535-1536, con notable sentido prбctico, Luis Colуn, un nieto de Cristуbal Colуn, renunciу a las mercedes de 1492, sobre todo, al tнtulo de virrey, y mantuvo el tнtulo honorнfico de Almirante con renta natural. En ese momento, Carlos V estaba nombrando al primer virrey americano, el de Mйxico. CAPНTULO LI El reinado de los Reyes Catуlicos (VII): la legalidad de la conquista
En los capнtulos anteriores hemos abordadlo la forma en que se llevу a cabo la gesta americana. En las pбginas siguientes vamos a detenernos en la justificaciуn legal que hubo para la empresa. їCuбles fueron los tнtulos legales para la conquista es-paсola de Amйrica? En primer lugar, hay que tener en cuenta que en aquel entonces se consideraba que el papa era el vicario de Cristo en la Tierra y que esa circunstancia implicaba su competencia para decidir en disputas territoriales ya que el universo es de Dios. Hasta entonces las rutas atlбnticas se habнan repartido con una divisiуn norte-sur siguiendo la frontera un paralelo a tenor de lo expuesto en el Tratado de Alca^ovas de 1479. Ahora iba a hacerse lo mismo de este a oeste siguiendo un meridiano que pasaba a cien leguas de las Azores y Cabo Verde. Para evitar conflictos entre Espaсa y Portugal, hubo que recurrir al arbitraje papal.
La resoluciуn papal recibiу la forma de bulas que concedieron el dominio sobre tierras descubiertas y por descubrir en las islas y tierra firme del Mar Ocйano, de-cretando la excomuniуn sobre los que viajaran a las Indias por el oeste sin autorizaciуn de los reyes de Castilla. La ъnica contrapartida de la donaciуn era la obligaciуn de evangelizar las tierras concedidas. Los Reyes Catуlicos, por tanto, recibнan el tнtulo legal de la йpoca para llevar a cabo las tareas de descubrimiento y coloniza-ciуn. їCуmo quedaron fijados esos tнtulos? En las Bulas Alejandrinas (las dos Inter costera, Eximios devotionis y Dudum siquidemque) emitidas por la Santa Sede en 1493 a peticiуn de los Reyes Catуlicos. їPudo influir en esa decisiуn que Alejandro VI, el papa Borgia, fuera espaсol? Seguramente, pero tambiйn influyу el que fuera este pontнfice el que concediу el tнtulo de Reyes Catуlicos a Isabel y Fernando, el que hubiera recibido dona-
ciones como la destinada a construir la capilla de la Aca-demia Espaсola en Roma --San Pietro in Montorio-- en 1502 con el primer oro llegado de Amйrica y, sobre todo, la hostilidad de Carlos VIII de Francia hacia el papa. їQuй repercusiуn polнtica y legal tuvieron las bulas papales? Jurнdicamente mucha, porque dieron lugar a la Junta de Valladolid (1550-1551) donde se enfrentaron Juan Ginйs de Sepъlveda y el padre Las Casas y se discutieron los derechos de que disfrutaban los indнgenas del continente americano. Sin embargo, sus consecuencias polнticas fueron desafiadas y no sуlo por la Reforma que rechazaba el poder del papa sobre continentes e islas, sino tambiйn por otras naciones catуlicas. Como seсalу Francisco I de Francia, «їdуnde estб la clбusula del testamento de Adбn que re-parte el mundo entre castellanos y portugueses?»
CAPНTULO LII El reinado de los Reyes Catуlicos (VIII): las guerras de Italia En el capнtulo anterior seсalamos la justificaciуn legal con que contуy de acuerdo con las concepciones jurнdicas de la йpocay la empresa de Indias. En las pбginas siguientesy nos vamos a detener en un episodio histуrico que tendrнa menos prolongaciуn en el tiempOy pero quey en su dнay estuvo dota-do de una enorme relevancia: las guerras de Italia. їPor quй intervino Espaсa en Italia? En 1494, a los dos aсos de la reconquista de Granada y del descubrimiento de Amйrica, falleciу el rey Fernando I de Nбpoles, hijo de Alfonso V de Aragуn. Como sucesor fue nombrado su hijo Alfonso II de
Nбpoles. Sin embargo, aquella sucesiуn no fue aceptada por Francia que procediу a invadir Nбpoles. Acto seguido, se autocoronу monarca Carlos VIII de Francia. Semejante quebrantamiento de la legalidad amenazaba la situaciуn de los Estados Pontificios, pero tambiйn la seguridad del Mediterrбneo, y para enfrentarse con semejante eventualidad Fernando el Catуlico --que era fa-miliar del rey injustamente destronado-- comenzу a buscar apoyos para una intervenciуn. Logrу el del papa y el de Florencia y la no menos importante neutralidad de Venecia. Al frente de las tropas espaсolas estarнa Gonzalo de Cуrdoba, un militar que habнa destacado bajo pabellуn castellano durante la guerra de Granada. Comenzaba asн la primera guerra de Nбpoles. їCuбl fue el resultado de esa primera guerra? Gonzalo Fernбndez de Cуrdoba asestу una derrota tras otra a las armas francesas y aunque, en el curso del conflicto, Alfonso II muriу, lo sucediу don Fadrique. Tras la victoria espaсola de Gaeta, los franceses se vieron obligados a reembarcar hacia Francia, y sus
naves fueron destruidas por una tempestad. Asн, en 1498, tras un trie-nio de triunfos militares, los soldados espaсoles pudieron regresar a la patria dejando el reino de Nбpoles en manos de don Fadrique. Pero aquello era sуlo el principio. Dos aсos despuйs se iniciarнa una segunda guerra italiana. їPor quй se produjo una segunda guerra italiana? Por la actitud maquiavйlica de Fernando el Catуlico y de Luis XII de Francia. Si la guerra anterior vino motivada por un deseo de respetar la legalidad dinбstica, йsta tuvo su origen en la codicia. En 1500, el rey de Espaсa y el de Francia firmaron el Tratado secreto de Chambord-Granada en virtud del cual se repartнan el reino de Nб- poles. Luis XII se convertнa en rey de Nбpoles y de Jerusalйn y recibнa las provincias de Labor y el Abruzo, mientras que Fernando pasaba a ser el duque de Puglia y de Calabria. Semejante reparto iba a crear problemas desde el principio por cuestiones de lнmites aunque, en realidad la razуn del conflicto fuera que los dos monarcas ambicionaban tener el control exclusivo. No puede sorprender, por
tanto, que estallara una segunda guerra. Francia contaba con una enorme superioridad numйrica y material, pero Gonzalo Fernбndez de Cуrdoba logrу conjurar la amenaza y, una vez mбs, humillу con una victoria tras otra a los ejйrcitos de Francia. Asн, triunfos como los de Ceriсola y Garellano (1503) acabaron obligando a los franceses a abandonar el reino de Nбpoles. їQuй consecuencias tuvieron las guerras en Italia? En primer lugar, coronar el sueсo de proyecciуn mediterrбnea que, desde la Edad Media, habнa tenido Aragуn, pero que ahora conseguнa toda Espaсa. En segundo lugar, se produjo un fortalecimiento de la alianza papal de enorme relevancia para la polнtica de expansiуn territorial de Espaсa. Finalmente, estas guerras permitieron controlar la polнtica de Francia, secular enemigo de los intereses es-paсoles. Suele ser comъn referirse a la avaricia de
Fernando el Catуlico en su trato con el Gran Capitбn. Incluso es habitual mencionar la gallarda respuesta del militar «palas, picos y azadones» como una muestra de donai-re. їCуmo se produjo la anйcdota? Se cuenta que cuando Fernando el Catуlico --gran tacaсo-- pidiу cuentas a Fernando Gonzбlez de Cуrdoba, el Gran Capitбn, de los gastos que habнa costado la guerra de Italia, el genial militar le respondiу: «Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados; por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los espaсoles, ciento cincuenta mil ducados; por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados; por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados; y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeсeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados.» Algunos sitъan la anйcdota en 1504, tras la muerte de Isabel la Catуlica, como un intento de los enemigos del Gran Capitбn por acabar con su carrera. En ello ha-brнa tenido un papel relevante
Juan Bautista Spinelli, que habнa recibido dos bofetadas de йl. Otras fuentes indican que el episodio se produjo en 1506, tras tener lugar la muerte de Felipe el Hermoso y ante el peligro de una nueva agresiуn francesa. Yo, personalmente, me inclino por esta tesis. Y en esa disputa, їquiйn tenнa la razуn? їFernando o el Gran Capitбn? Fernando, porque los gastos no estaban justificados. Un cronista de la йpoca harнa el siguiente resumen: En el primer capнtulo asentу que habнa gastado en frailes y sacerdotes, religiosos, en pobres y monjas, los cuales continuamente estaban en oraciуn rogando a Nuestro Seсor Jesucristo, y a todos los santos y santas que lediesen victoria, doscientos mil y setecientos treinta y seis ducados y nueve reales. La segunda partida asentу setecientos mil y cuatrocientos y noventa y cuatro ducados a las espнas de los cuales habнa entendido los designios de los enemigos y ganado muchas victorias, y finalmente, la libre posesiуn de tan gran reino. Pero no se trata ъnicamente de la dudosa
administraciуn de los caudales regios, sino del temor de que Gonzalo de Cуrdoba se convirtiera en rey de Nбpoles --como le sugerнa algъn compaсero de armas o algunos napolita-nos-- o, actuando como un condotiero cambiara de se- сor y se pusiera al servicio del papa. Fernando supo conseguir que regresara a Espaсa y conjurу el peligro. A partir de entonces, crecerнa la leyenda. CAPНTULO LIII El reinado de los Reyes Catуlicos (IX): la polнtica matrimonial En el capнtulo anterior estudiamos las guerras de Italia. Sin ningъn gйnero de dudas, se tratу de un episodio de extraordinaria proyecciуn internacional de Espaсa. Con todoy no se tratу del episodio mбs importante en la polнtica internacional de los Reyes
Catуlicos. De hecho, ese calificativo deberнa reservarse a su polнtica matrimonial їQuй finalidades perseguнa ia polнtica matrimonial de los Reyes Catуlicos? Constituнa un programa de acciуn internacional de primer orden cuya actualidad resulta innegable. En primer lugar, su intenciуn era aislar a Francia, una potencia que durante siglos ha sido enemiga de Espaсa y que ha mostrado una enorme agresividad contra otras naciones del continente. Los matrimonios concertados con Flandes, Inglaterra y el imperio alemбn pretendнan conjurar ese peligro para la paz y la estabilidad de Europa. En segundo lugar, buscaba concluir la reunificaciуn de Espaсa, recuperando los vнnculos que siempre han existido con lo que ahora es Portugal. Finalmente, la polнtica matrimonial pretendнa proyectar a Espaсa hacia el Atlбntico y Europa central, en un plan europeнsta de enorme magnitud. їCуmo se concretу esa polнtica matrimonial?
En el caso de la uniуn con Portugal, los Reyes Catуlicos pactaron el matrimonio de su hija Isabel con el infante Alfonso de Portugal y luego con Manuel I de Portugal, primo de su primer esposo. Al fallecer Isabel, casaron a su hija Marнa con Manuel de Portugal, su concuсado. En el caso de Austria, casaron a Juan con Margarita de Austria, pero el proyecto se frustrу al fallecer el infante prematuramente en 1497. La alianza con Flandes --e indirectamente con el imperio alemбn-- se articulу mediante el matrimonio de Juana (la que luego serнa conocida como «la Loca») con Felipe el Hermoso, hijo del emperador Maximilia-no. Se continuaba asн la polнtica castellana de proyecciуn hacia el norte y centro de Europa que ya vimos durante el reinado de Alfonso X el Sabio y, posteriormente, con otros monarcas. Finalmente, la alianza con Inglaterra se cimentу sobre el matrimonio de la infanta Catalina con Arturo, el prнncipe de Gales, y, a la muerte de йste, con Enrique, que, posteriormente, llegarнa a ser Enrique VIII. їQuй resultados tuvo la polнtica matrimonial de
los Reyes Catуlicos? Desiguales, porque como dice el refrбn, el hombre propone y Dios dispone. Ciertamente, permitiу aislar a Francia --lo que obtuvo un magnнfico resultado--, pero la reunificaciуn con Portugal sуlo tuvo lugar con Felipe II; y la alianza centroeuropea, al fin y a la postre, resultу contraproducente para el destino de Espaсa. CAPНTULO LIV El reinado de los Reyes Catуlicos (X): el Renacimiento espaсol Suele repetirse el tуpico de que, a diferencia de lo sucedido en otras naciones europeas, en Espaсa no hubo Renacimiento. La realidad fue muy diferente. Lo cierto es que Es-paсa disfrutу de un Renacimiento con una pujanza verdaderamente
espectacular. Se ha negado mucho que existiera en Espaсa un Renacimiento. En realidad, їtuvo un Renacimiento propio? Sin duda, con un despertar humanista y artнstico. їCуmo se manifestу? Podrнamos decir que su inicio arrancу del gusto por las lenguas clбsicas, una circunstancia en la que influyу enormemente la reina Isabel. Ese gusto por las lenguas clбsicas vino acrecentado por la labor de personajes como Beatriz Galindo (la Latina) y por la llegada de italianos como Lucio Marineo Sнculo y Pedro Mбrtir de Anglerнa. Esa conexiуn con los clбsicos y la conciencia de estar levantando un imperio sirviу de acicate para el cultivo de la filologнa, como dejaron de manifiesto Antonio de Nebrija --autor de una gramбtica de la lengua castellana-- y el Brуcense. Tambiйn relacionado con el conocimiento de los clбsicos se encontrу la obra filosуfica de Juan Luis Vives o los grandes aportes en lenguas bнblicas que,
aсos despuйs, cuajarнan en la ediciуn de la Biblia Polнglota Com-plutense y la fundaciуn de la Universidad de Alcalб de Henares. їExistiу tambiйn un Renacimiento que afectara a las artes plбsticas? Sin duda. El denominado «estilo Isabel» es todavнa gуtico, pero en el plateresco y, sobre todo, en el Cisneros aparecen elementos renacentistas. Tambiйn encontramos manifestaciones renacentistas en la escultura, como es el caso del sepulcro de los Reyes Catуlicos en Granada, de Domenico Fancelli o el retablo del Pilar de Zaragoza, de Damiбn Forment, y en La Pintura, como el retablo de Santo Tomбs de Бvila, de Pedro Gonzбlez Berruguete. Ciertamente, en Espaсa hubo un Renacimiento que sentarнa las bases de ese perнodo insuperable e incomparable que fueron los Siglos de Oro. Lo que no he estudiado mucho, Federico, y tъ como filуlogo conoces mejor, es cуmo el castellano se convierte en esa йpoca en la lengua comъn de todos los espaсoles, de la Europa culta y luego de los espaсoles de Amйrica. Asн que dйjame que te
pregunte yo. їCуmo se desarrolla ese proceso? їEstб ligado por fuerza a la unidad de Espaсa, como suele decirse por parte de los nacionalistas? No creo, Cйsar, que haga falta ser filуlogo para interesarse por la historia de la lengua espaсola, que es su nombre universal, aunque entre nosotros la llamemos «castellano». Yo siempre recomiendo el gran libro de Rafael Lapesa, de la Editorial Gredos, Historia de la lengua espaсola, en uno de cuyos mapas se ve el nacimiento y la expansiуn del castellano durante la Edad Media. Por supuesto, incluye la expansiуn castellana, que incluнa la repoblaciуn de las ciudades, pero esa repoblaciуn no se movнa por criterios lingьнsticos sino militares, asн que no cabe suponer una voluntad de expansiуn lingьнstica por parte de Castilla, sino mбs bien la coincidencia de esa expansiуn con la del propio castellano, que es sorprendente y curiosнsima. їTiene algo especial el castellano con respecto a los otros romances medievales? Pues sн, Cйsar. Tiene de especial que no se les parece, porque nace en los confines del romance
leonйs con el vascuence y es el ъnico romance latino con un sistema vocбlico diferenciado, tomado del vasco y simplificado en extremo: sуlo cinco vocales, amйn de su propia diptongaciуn a partir del latнn. Eso que le aleja de los demбs romances latinos, aparentemente le perjudica; pero tambiйn lo distingue, algo que finalmente lo beneficia. A la larga, ese carбcter romance raro, asн como su situaciуn central en la Penнnsula, lo convierten en la lengua franca o comъn de todos los reinos cristianos. Podrнamos decir, pues, que se expande directamente como lengua de Castilla e indirectamente como lengua franca de todos los espaсoles. La expansiуn es de norte a sur, del «pequeсo rincуn» que era Castilla con Fernбn Gonzбlez, hasta el reino de Toledo entre los siglos xii y xiv para luego ex-pandirse, siempre en forma triangular, de menos a mбs, por Andalucнa, Extremadura y Murcia. Eso, de norte a sur, pero tambiйn se extiende en paralelo por el valle del Duero y, muy especialmente, por el valle del Ebro, nervio de la Corona de Aragуn, que a finales del siglo xv, al llegar al poder los Reyes Catуlicos, estб ya castellanizado. Asн que tanto los reyes como los gramбticos, especialmente Nebrija,
tienen conciencia de estar alumbrando una nueva Espaсa, pero basada en la antigua, con un nueva lengua comъn, la castellana, que se ha convertido en espaсola, pero tambiйn basada en el latнn, la lengua franca de toda Europa, cuyo cultivo les interesa tanto como el del castellano. їEs un proyecto de йlites o popular? La expansiуn del castellano es fundamentalmente popular, por su utilidad en la vida cotidiana que, no lo olvidemos, protagoniza una poblaciуn mayoritariamen-te analfabeta. La suerte que tiene tambiйn ese romance tan raro, el castellano, es que en йl se produce desde el siglo xv una obra lнrica anуnima y de una calidad excepcional: el Romancero. Durante el Siglo o Siglos de Oro, entre los siglos xvi y xvii, la gran literatura espaсola no deja nunca de volver a esa fuente de inspiraciуn popular y anуnima. No ha dejado de hacerlo hasta el mismo s iglo XX, con Juan Ramуn Jimйnez y las generaciones del 27, con Lorca y Alberti como figuras mбs conocidas, o del 36, con Miguel Hernбndez, entre otros. Hay una extraсa conjunciуn de fortunas --gramatical, literaria, po-lнtica y militar--, cada una de las cuales podrнa haber fra-casado por
sн sola, pero que triunfan prodigiosamente juntas. El espaсol es, en fin, la lengua de los espaсoles porque los espaсoles lo han querido. Lo ha sido desde los inicios, aunque ahora ya sуlo seamos el tercer o cuarto paнs de lengua espaсola en el mundo. Y el ъnico del mundo en cuyo territorio no se puede escolarizar a los niсos en lengua oficial y mayoritaria por mбs que se em-peсen sus padres. Por lo visto, tanta suerte y tanto genio generaron sus contrarios: estupidez, ignorancia y tiranнa. CAPНTULO LV El reinado de los Reyes Catуlicos (y XI): las grandes reformas En los capнtulos anteriores hemos ido relatanїio algunos de los aspectos mбs relevantes del importantнsimo reinado de los Reyes Catуlicos.
Vamos a concluir nuestro estudio del mismo con una referencia a las grandes reformas que abordaron y que sentaron las bases del imperio espaсol. їEn quй terrenos especialmente se produjeron reformas durante el reinado de los Reyes Catуlicos? En algunos esenciales para el buen funcionamiento del Estado, el administrativo, el judicial, el econуmico y el militar. їCuбles fueron las principales reformas administrativas? En primer lugar, acabar con la corrupciуn en Hacienda, algo esencial para poder mantener en pie el edi-ficio de la corona. En segundo lugar, prestaron especial atenciуn a la administraciуn. Asн, nombraron a corregidores encargados de vigilar la administraciуn de los municipios. Ademбs, convirtieron el Consejo Real en eje de la polнtica y, por aсadidura, crearon el Consejo de
Indias. їY las judiciales? La administraciуn de justicia pasу a los letrados y dejу de estar en manos de los seсores, con lo que se primу la competencia profesional sobre la sangre. Igualmente, unificaron la legislaciуn (v. g.: las leyes de Toro en Castilla). Tambiйn prohibieron el derecho de asilo, innecesario en tiempos de orden y, como seсalamos ya en un capнtulo anterior, crearon la Santa Hermandad, antecedente histуrico de la Guardia Civil. їY las econуmicas? Revocaron las mercedes que venнan de la йpoca de Enrique II. Acabaron con los abusos impositivos y suprimieron las fronteras aduaneras entre Castilla y Aragуn. їY las militares? El ejйrcito se hizo permanente y dependiу directamente de la Corona. Ademбs, se reorganizу por armas y unidades y se impulsaron la artillerнa y la
marina, en este ъltimo caso para defender las rutas de Indias. Estas reformas sentaron las bases de una hegemonнa espaсola que durarнa siglo y medio, pero de eso --y de mбs cuestiones-- nos ocuparemos en el prуximo libro.

M Pidal

File: historia-de-espaa.pdf
Author: M Pidal
Author: Cesar Vidal, Jimenez Losantos
Pages: 271
File size: 0.97 Mb


, pages, 0 Mb

Handling live amphibians, 2 pages, 0.05 Mb

Mythology of the World, 3 pages, 1.62 Mb

Impact theory and practice, 10 pages, 0.22 Mb
Copyright © 2018 doc.uments.com